Agradecido por aniversario de instalación, devoción de la diócesis a la Eucaristía

Posted: February 14, 2018

Last Updated: March 16, 2018

Mis queridos hermanos y

hermanas en Cristo:

El 3 de enero de 2018, el Memorial del Santísimo Nombre de Jesús, marcó el cuarto aniversario de mi instalación como Obispo de Rochester. Estos cuatro años pasaron muy rápido y cada año estuvo repleto de muchas y variadas actividades. He visitado muchas parroquias, nuestras escuelas, instituciones de caridad, casas religiosas, hospitales, instituciones de servicios de salud y participé en muchas, muchas reuniones. Todas estas experiencias han reflejado la profunda fe y el compromiso de nuestros sacerdotes, religiosos, diáconos y laicos. Cada visita, y sí, incluso las reuniones, nos trae a la mente la devoción de nuestra gente, ustedes, mis hermanas y hermanos, a la misión de Jesús que confió a su esposa, la Iglesia.

Estos años no han estado exentos de desafíos al abordar la planificación parroquial y asegurar la celebración de los sacramentos para los fieles; fortalecer nuestras Escuelas Católicas y programas de educación religiosa; asegurar el continuo y vibrante ministerio de las Caridades Católicas; fomentando las vocaciones al sacerdocio, la vida religiosa y el diaconado permanente y la formación continua de nuestros laicos cuya participación en la vida de nuestra Diócesis es tan esencial. Cada una de estas áreas requiere recursos e incontables horas de dedicación desinteresada por parte de muchos. ¿Qué nos motiva? Creo que es un deseo sincero brindar a nuestros niños y jóvenes una Iglesia fuerte y vibrante que los nutra en Palabra y Sacramento y les dé una base sólida sobre la cual construir sus vidas y que los sostenga a lo largo de su vida. Esto está muy congruente con la misión de la Iglesia como lo reconoció el Papa Francisco en su visita pastoral en septiembre de 2015 a los Estados Unidos cuando pronunció estas palabras: “La Iglesia en los Estados Unidos siempre ha dedicado un inmenso esfuerzo al trabajo de catequesis y educación. Nuestro desafío hoy es construir sobre estos sólidos cimientos y fomentar un sentido de colaboración y responsabilidad compartida en la planificación del futuro de nuestras parroquias e instituciones”. (Papa Francisco en EE.UU., Words of Mercy and Hope, Pauline Books and Media, ©2015, p. 107).

A medida que continuamos nuestra celebración del 150 ° aniversario de la fundación de nuestra Diócesis, en concierto con el Año de la Eucaristía, estoy agradecido por los muchos esfuerzos parroquiales e institucionales para nutrir una mayor comprensión y devoción a la Santísima Eucaristía, desde Penn Yan a Brockport, de Rochester a Owego, de Phelps a Spencerport. También soy consciente de la mayor participación de nuestros jóvenes en la Adoración Eucarística como se evidencia a nivel nacional en la Conferencia Nacional Católica de la Juventud (NCYC, siglas en inglés) en Indianápolis, Indiana, en noviembre de 2017, y recientemente en los eventos Pro-Vida en Washington, D.C . Ver la fe de nuestros jóvenes levantarse en un período tan confuso y a menudo desorientado en nuestra historia es motivo de gratitud a Dios y una gran fuente de aliento. Una vez más, en su estadía entre nosotros en septiembre de 2015, el Papa Francisco habló del potencial de los jóvenes: “¡Cuántos jóvenes en nuestras parroquias y escuelas tienen los mismos ideales altos, generosidad de espíritu y amor por Cristo y la Iglesia! Le pregunto: ‘¿Los desafiamos? ¿Les damos espacio y les ayudamos a hacer su parte para encontrar formas de compartir su entusiasmo y dones con nuestras comunidades, sobre todo en obras de misericordia y preocupación por los demás? ¿Compartimos nuestro propio gozo y entusiasmo al servir al Señor? ‘”(Ibíd., Pp. 106-107). Este acercamiento a los jóvenes es muy necesario para fomentar las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa y para cultivar un compromiso de por vida ya sea en una vocación religiosa o en el sacramento del Santo Matrimonio o en cualquier otro compromiso de servir al Señor y a Su gente.

En cooperación con los Obispos de esta Provincia Metropolitana de Nueva York, también ruego que en los años venideros preservemos nuestra libertad religiosa para que podamos expresar abiertamente y sin temor qué y en Quién creemos sin preocupaciones, ansiedad o recriminación. A lo largo de los años, la proclamación del Evangelio y las enseñanzas de nuestra fe católica se han encontrado a veces con una fuerte oposición e incluso hostilidad. En otros lugares, nuestras hermanas y hermanos han huido de la persecución y los ataques violentos debido a su fe. Solo en Egipto, el Comité para Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos informó: “Se estima que han ocurrido más de 2,000 ataques contra cristianos coptos por parte de extremistas en los últimos tres años solamente”. (Declaración del Obispo Joseph C. Bambera, Presidente, Comité para Asuntos Ecuménicos e Interreligiosos, 20 de diciembre de 2017). Pero incluso en nuestro propio país hemos experimentado ataques violentos contra las comunidades de culto. Esta amenaza a nuestra libertad religiosa debería ser motivo de grave preocupación para todas las personas de buena voluntad. Este fue un tema predominante en los mensajes del Papa Francisco en esa histórica visita papal de 2015 a nuestro país: “La libertad religiosa ciertamente significa el derecho de adorar a Dios, individualmente y en comunidad, según lo dicte nuestra conciencia. Pero la libertad religiosa, por su naturaleza, trasciende los lugares de culto y la esfera privada de individuos y familias. Porque la religión misma, la dimensión religiosa, no es una subcultura, es parte de la cultura de cada pueblo y cada nación “(Ibíd., P.66). En esta nueva sesión legislativa, ruego para que los líderes del gobierno busquen la sabiduría de Dios y protejan nuestro derecho a la libertad religiosa, “porque Dios mismo nos la ha dado [a nosotros]” (Ibíd., P. 68). En unión con el Cardenal Timothy M. Dolan, Arzobispo de Nueva York y Presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, y el Arzobispo Joseph E. Kurtz, Arzobispo de Louisville y Presidente del Comité de Libertad Religiosa de la USCCB, expreso mi gratitud por la creación de una nueva División de Conciencia y Libertad Religiosa dentro de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. (HHS) y otras acciones administrativas relacionadas: “Aplaudimos a HHS por sus acciones significativas para proteger los derechos de conciencia y la libertad religiosa. Durante más de cuarenta años- desde la enmienda de la Iglesia de 1973- el Congreso ha promulgado leyes federales que protegen los derechos de conciencia en el cuidado de la salud. Estamos agradecidos de que HHS tome en serio su cargo de proteger estos derechos civiles fundamentales mediante la formación de una nueva división dedicada a proteger los derechos de conciencia y la libertad religiosa “(Declaración del Cardenal Dolan y el Arzobispo Kurtz, 19 de enero de 2018).

En una declaración relacionada que defiende el derecho humano básico a la vida, el Cardenal Dolan ofrece la gratitud de los Obispos a la Cámara de Representantes por aprobar la Ley de Protección de Sobrevivientes del Aborto Nacido-Vivo (H.R. 4712): “Esta legislación de sentido común ofrece una propuesta simple y ampliamente respaldada: un niño nacido vivo después de un aborto debe recibir el mismo grado de cuidado para preservar su vida y salud que cualquier otro niño nacido vivo a la misma edad de gestación”. “(Declaración del Cardenal Dolan, 20 de enero de 2018). Oramos para que el Senado también apruebe esta ley.

Al mirar hacia el futuro, doy gracias a Dios por el legado de la fe vivida en la Diócesis durante 150 años. Juntos enfrentamos el desafío de entregar tal legado a las futuras generaciones de creyentes. Cada uno en su corazón debe preguntar: “¿Qué estoy haciendo para contribuir a la fe que he recibido?” El hogar, la Iglesia Doméstica, es el lugar donde comienza el legado. Al cuidar y amar a sus hijos, los padres les dan a sus hijos el mayor regalo posible, el regalo de la fe en Jesús. Orar juntos, rendir culto juntos cada semana en la Misa, estos fueron los pilares sobre los cuales se construyeron nuestros 150 años de historia y siguen siendo los mismos bloques de construcción para los próximos 150 años. “Sabiendo que Jesús todavía camina por nuestras calles, que Él es parte de la vida de su pueblo, que está involucrado con nosotros en una vasta historia de salvación, nos llena de esperanza… “(Ibíd., P.94). Y la mayor de las esperanzas, el consuelo supremo, el regalo supremo se encuentra en todos los tabernáculos por todo el mundo: ¡la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento! ¡Que Él sea claramente visible en nuestras iglesias, visible en nuestro amor por los pobres, los refugiados, los marginados, visible en nuestras vidas personales!
El tiempo sagrado de la Cuaresma, que comenzará pronto el Miércoles de Ceniza, 14 de febrero, es un momento ideal para intensificar nuestra devoción personal y comunitaria a la Santísima Eucaristía asistiendo a Misa diaria, nuestras parroquias teniendo más oportunidades para la adoración del Santísimo Sacramento y por nuestra recepción del Sacramento de la Reconciliación para que dignamente podamos recibir a nuestro Salvador. Y a medida que nuestras parroquias, los programas de Caridades Católicas y muchas de nuestras otras instituciones tan hermosamente nutren y alimentan a los pobres, invitemos también a estas hermanas y hermanos a alimentarse con el Pan de Vida. Recientemente, el Papa Francisco nos recordó que “… Dios compromete a aquellos que, confinados a los márgenes de la sociedad, son los primeros beneficiarios de su don, es decir, el don, la salvación transmitida por Jesús… A esta gente, representada por los pastores de Belén, ‘apareció una gran luz’ (ver Lc 2: 9-12). … que los conduce directamente a Jesús”. (Audiencia general, 27 de diciembre de 2017).

Invocando la intercesión de Nuestra Santísima Madre María, y nuestro patrón, San Juan Fisher, para que el Señor continúe otorgando Sus bendiciones sobre todos nosotros, y rogando sus oraciones por mi continuo ministerio entre ustedes, quedo

Devotamente suyo en Cristo,
 

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio

Copyright © 2018, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa