Dedicación de la nueva Iglesia San Pío X ofrece ejemplo para la gente joven

Posted: April 17, 2018

Mis queridos hermanos
 
y hermanas en Cristo:
 
El 19 de marzo, la solemnidad de San José, celebramos la dedicación de la nueva Iglesia de San Pío X en Chili. Como recordarán, la iglesia anterior fue destruida por un incendio el día de Año Nuevo en el 2015. Tal evento podría destruir el espíritu de una parroquia, pero tal no fue el caso para los feligreses buenos y fieles de la Parroquia San Pío X.
 
Bajo la dirección de su párroco, el padre Paul A. Bonacci, los feligreses inmediatamente comenzaron la tarea de reconstruir las instalaciones de la parroquia. El centro parroquial, también dañado por el incendio, fue lo primero en ser atendido para proporcionar un nuevo lugar para la celebración de la Santa Misa y los sacramentos.
 
Mientras se restauraba el centro parroquial, comenzaron los planes para arrasar la antigua iglesia y planear para la construcción de un nuevo edificio de la iglesia, ahora bellamente terminado, y una verdaderamente digna Casa del Señor dedicada durante nuestro Año diocesano de la Eucaristía. Las palabras del Prefacio para la Misa de Dedicación captan muy bien la esencia de esta emotiva ceremonia:
 
Y así, dedicamos con alegría a su majestad esta casa de oración, construida por el trabajo humano. Aquí se prefigura el misterio del verdadero Templo, aquí está prefigurada la Jerusalén celestial. Porque tú hiciste el Cuerpo de tu Hijo, nacido de la tierna Virgen, el Templo consagrado a ti, en el cual la plenitud de la Deidad podría habitar.
 
San Pío X comenzará ahora nuevos recuerdos en esta iglesia de los bautizados en Cristo, comenzando su vida con Él. Y en esta jornada con Cristo a esa Jerusalén celestial, serán nutridos por la Santísima Eucaristía en la Santa Misa celebrada dentro de estas murallas sagradas. Los padres estarán llenos de alegría al ver a sus hijos recibir a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión por primera vez. Y cuando uno tropieza en el camino, en este lugar santo, el Cristo misericordioso recogerá a sus hijos tiernamente en el Sacramento de la Reconciliación.
 
Aquí los hijos e hijas de Dios se unirán en el Santísimo Sacramento del Matrimonio, ya que los cónyuges se comprometen a amar y honrarse unos a otros todos los días de sus vidas. En esta Casa del Señor, Jesús será adorado, las oraciones del corazón se elevarán a Jesús y se harán súplicas para que Él nos ayude a llevar nuestras cruces terrenales. Las mamás y los papás orarán por sus hijos y los niños por sus padres. Los esposos y las esposas orarán el uno por el otro; los dolores del corazón y los desafíos de la vida de hoy día serán puestos en las manos de Dios; y se le pedirá al Señor que disipe la confusión, consuele a los afligidos y abrace a los pobres a través de las buenas obras de esta parroquia.
 
Y cuando se complete este viaje terrenal, los seres queridos fallecidos serán llevados por el umbral de esta iglesia, y el pueblo de Dios orará para que estos seres amados descansen eternamente en la paz de Cristo mientras la Iglesia ofrece su oración más perfecta, el Santo Sacrificio de la Misa. En este lugar sagrado, las palabras de la Antífona de la Comunión de la Misa de Dedicación resuenan:
 
Mi casa será una casa de oración, dice el Señor: en esa casa, todos los que piden reciben, y el que busca encuentra, y la puerta se abrirá para el que llama.
 
La construcción y dedicación de una iglesia es un ejemplo muy poderoso para nuestros jóvenes, que ven a los fieles reunirse para hacer grandes sacrificios y donaciones personales de tiempo, talento y tesoro debido a su fe en Dios. Confío en que los jóvenes de la Parroquia San Pío X se hayan unido para orar y trabajar por este importante momento en la historia de la parroquia. De hecho, en los años venideros rezo para que siempre abracen este tesoro que se les está entregando y para que la casa de Dios sea su hogar.
 
Durante la temporada de Pascua, con el don de Dios del Espíritu Santo conferido a nuestros hombres y mujeres jóvenes, ahora se están llevando a cabo muchas ceremonias de confirmación. Una vez más, oro para que continúen siendo fuertes en la fe con el apoyo de sus padres, patrocinadores y las comunidades parroquiales. Nuestros jóvenes están creciendo en un mundo muy complejo que, a pesar de los extraordinarios avances científicos y tecnológicos, aún no ha construido un mundo en paz, ya sea a nivel mundial, nacional o local. Sin una fe activa e intencional en Dios, carecemos de los cimientos necesarios para crear una sociedad que reverencia y respeta toda la vida humana, erradicando la violencia que nos ataca a diario.
 
Respondiendo a este cambio cultural que no reconoce la necesidad de Dios, la Congregación para la Doctrina de la Fe, con la aprobación y guía del Papa Francisco, el 22 de febrero de este año emitió la carta Placuit Deo (Ha complacido a Dios): A los obispos de la Iglesia Católica sobre ciertos Aspectos de la Salvación Cristiana. La carta subraya dos tendencias de la sociedad moderna: neo-pelagianismo y neo-gnosticismo, que encuentran su origen en las antiguas herejías del pelagianismo y el gnosticismo. Señalando que “el Papa Francisco, en su magisterio ordinario, a menudo ha hecho referencia a las dos tendencias”, la carta luego las define.
 
“Una nueva forma de pelagianismo se está extendiendo en nuestros días, una en que el individuo, entendido como radicalmente autónomo, supone que puede salvarse a sí mismo, sin reconocer que, en el nivel más profundo del ser, él o ella se deriva de Dios y de los demás. Según esta forma de pensar, la salvación depende de la fortaleza del individuo o de estructuras puramente humanas, que son incapaces de acoger la novedad del Espíritu de Dios. De otro lado, una nueva forma de gnosticismo presenta un modelo de salvación que es meramente interior, cerrado en su propio subjetivismo. En este modelo, la salvación consiste en mejorarse a uno mismo, en ser ‘intelectualmente capaz de elevarse por encima de la carne de Jesús hacia los misterios de la divinidad desconocida’” (Placuit Deo, n. ° 3).
 
Este Gnosticismo libera a la persona humana “del cuerpo y del universo material, en el que ya no se encuentran las huellas de la mano providente del Creador, sino solo una realidad privada de significado, ajena a la identidad fundamental de la persona, y fácilmente manipulada por los intereses del hombre”. (Ibíd.).
 
Al notar estas tendencias prevalecientes en la sociedad, es imperativo que la iglesia regrese al celo, fervor y entusiasmo de la iglesia primitiva “y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre” (Filipenses 21:11). Es esta confesión de fe la que ha levantado una nueva iglesia parroquial en medio de nosotros. Del mismo modo, nuestra propia confesión de fe, demostrada por nuestra participación fiel en la vida de la iglesia, apoyará a nuestros candidatos para la recepción del sacramento de la confirmación. Al hacerlo, proporcionamos para los anhelos más profundos del corazón humano. “Ninguna cosa creada puede satisfacernos totalmente, porque Dios nos ha destinado a la comunión con Él; nuestros corazones estarán inquietos hasta que descansen en Él” (Ibíd., n. ° 6).
 
La cruz encima de San Pío X apuntando hacia arriba, le recuerda a todos los que la miran de nuestro destino final, la vida eterna con Dios, ¡una relación que debemos comenzar aquí y ahora! Y la oración después de la Comunión en la Misa de Dedicación suplica al Señor:
 
A través de estos dones sagrados que hemos recibido, oh Señor, oramos, infunde en nuestras mentes un aumento de tu verdad, para que podamos adorarte constantemente en tu templo y glorificarnos a tu vista con todos los santos.
 
Invocando las bendiciones de Dios sobre ustedes por la intercesión de María Madre de la Iglesia y de San Pío X, quedo
 
Devotamente suyos en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio

Copyright © 2018, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa