El Mensajero (Español)

Posted: August 14, 2019

El Obispo Matano reflexiona sobre los desafíos por delante

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:
 
Han pasado muchos años desde ese decimoséptimo día, en diciembre de 1971, cuando fui ordenado sacerdote en la Basílica de San Pedro. Mis padres y algunos familiares y amigos pudieron estar presentes. Fue un día extremadamente alegre. En esa gran basílica, durante la postración cuando la Iglesia invocaba la intercesión de Nuestro Señor y de todos los santos en nombre de aquellos a ser ordenados, muchos pensamientos pasaron por mi mente: cómo serían mis años como sacerdote; cuáles serían las tareas que tendría; quién sería la gente con la que trabajaría; ¡Qué gozo extraordinario sería celebrar la Santa Misa y los Sacramentos! En ese momento, nunca contemplé ningún momento triste o angustioso en el futuro. Sin embargo, que estos momentos son una realidad de la vida se hizo evidente cuando solo seis días después, el veintitrés de diciembre, recibí noticias de que mi abuelo había muerto repentinamente de un ataque al corazón. Así que acompañé a mis padres a casa y mi primera misa pública como sacerdote en Rhode Island fue el funeral de mi abuelo. De hecho, la vida es el misterio del rosario: alegres, tristes y gloriosos, todos vivieron en el abrazo de Jesús.
 
Conexo: Los esfuerzos diocesanos de larga duración tienen como objetivo proteger a los niños del abuso
 
Ahora, casi cuarenta y ocho años después, he vivido mi sacerdocio en una sociedad en constante evolución que ha presentado situaciones y circunstancias que nunca contemplé ese día de diciembre. Muchos han sido alegres, pero muchos han sido tristes. Nunca pensé que sería el obispo de una diócesis que lidiara con el horrendo escándalo del abuso sexual de menores por aquellos llamados a servir al Señor. Nada me hubiera preparado para liderar a un pueblo triste y terriblemente herido por nuestros desafíos actuales o consolar a las víctimas de abuso sexual mientras intentan reconstruir sus vidas. Si hubiera visto lo que me deparaba el futuro, ¿habría tenido la valentía de decir “sí”? Ruego que la respuesta hubiera sido un fuerte “sí”, simplemente porque los pecados de la humanidad no son los pecados de Jesús, y a pesar de los tiempos extraordinariamente difíciles, Jesús debe continuar siendo llevado a su pueblo en la Santa Misa, en la administración de los Sacramentos y en la predicación del Evangelio. Aquellos que han herido a la Iglesia no pueden herir más al pueblo de Dios al privarlos de la presencia de Jesús.
 
Escribo esta carta en la fiesta de Santo Tomás Apóstol, 3 de julio. Santo Tomás dudaba de que Jesús hubiera resucitado de entre los muertos y se hubiera aparecido a los Apóstoles el primer domingo de Pascua en la noche cuando Tomás no estaba presente. Entonces Jesús se apareció nuevamente a los Apóstoles cuando Tomás estaba entre ellos y Jesús le dio instrucciones de colocar sus manos en sus heridas. A partir de este encuentro extraordinario surgió ese gran testimonio de fe de Tomás: “¡Mi Señor y mi Dios!” (Juan 20:28).
 
El 14 de agosto, la Ley de Víctimas Infantiles promulgada en el estado de Nueva York abre un plazo de un año, permitiendo que las víctimas de abuso sexual como menores se presenten en busca de indemnización. Nuestra Diócesis tiene un historial firme de responder con seriedad para ofrecer asesoramiento espiritual y psicológico y llegar a los asentamientos cuando las víctimas han reclamado. He apreciado la oportunidad de reunirme con las víctimas para ofrecerles mis disculpas personales por todo lo que han soportado, alentarlas a continuar su relación con Nuestro Señor y, como alentó San Pablo, no permitir que ningún ser humano las separe del amor de Jesús. (Cf. Romanos 8: 38-39).
 
Si bien nuestros esfuerzos diocesanos continúan sanando, restaurando y alentando a todos los afectados por actos dolorosos cometidos hace muchos años, no es posible especular sobre el impacto general que la Ley de Víctimas Infantiles tendrá en nuestra diócesis. Nuestros protocolos de ambiente seguro han estado vigentes durante varios años, especialmente desde que la Carta para la Protección de Niños y Jóvenes fue aprobada en 2002 por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. Para abordar el impacto financiero en nuestra Diócesis, estamos revisando todas las posibilidades que ciertamente incluyen un camino sensible y justo para todas las víctimas, mientras hacemos todo lo posible para garantizar que la misión de la Iglesia continúe en nuestra Diócesis, nuestras parroquias e instituciones. Además, se está revisando nuestra cobertura de seguro de responsabilidad. Nuestras parroquias están incorporadas como entidades separadas de la Diócesis bajo la Ley de Corporación Religiosa del Estado de Nueva York, y esa ley regirá los activos de la parroquia. Se está haciendo todo lo posible para asegurar la continuidad de la misión de la Iglesia y los ministerios de caridad en nuestra Diócesis, nuestras parroquias e instituciones religiosas.
 
A medida que se desarrollan los días, pido sus oraciones, especialmente porque se deben tomar muchas decisiones importantes. Estoy muy agradecido por los miembros del laicado que forman parte de nuestras juntas y comités consultivos y que brindan consejos sabios para abordar estos asuntos. También estoy muy agradecido de que continúen el camino de la fe en los momentos más difíciles y, como Nuestra Madre María, soporten las pruebas de las cruces actuales que le han sido otorgadas por otros que violaron la confianza sagrada que les habían dado. Es la fe suya, la fe de nuestros buenos sacerdotes quienes sirven diariamente en nuestras parroquias, la fe de nuestros laicos que continúan cruzando el umbral hacia nuestras iglesias para buscar la guía del Señor, la fe de las innumerables personas que oran diariamente por la Iglesia, la comunidad de fe, la fe de los muchos que continúan sirviendo a los pobres, los refugiados, los no deseados, los extranjeros, los que están al margen de la sociedad, sí, ustedes, el pueblo santo de Dios que continuará la obra del Señor. Juntos, enfrentaremos los desafíos que tenemos ante nosotros, siempre teniendo en cuenta las palabras de Jesús: “¡Sé que siempre estoy contigo!” (Mateo 28:20) y podremos responder con las palabras de Tomás: “¡Mi Señor y mi Dios!”
 
Invocando la intercesión de Nuestra Madre, María, y nuestro patrón, San Juan Fisher, quedo
 
Devotamente suyo en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio