En medio del escándalo de abuso, la penitencia cuaresmal llega temprano

Posted: March 13, 2019

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:
 
Ahora hemos entrado en la temporada penitencial de Cuaresma. El Miércoles de Ceniza, la oración sobre las ofrendas presenta hermosamente, pero con bastante seriedad, el tema de estos 40 días.
 
Al ofrecer solemnemente
 
El sacrificio anual para el inicio de la Cuaresma.
 
Te rogamos, oh Señor,
 
Que, a través de las obras de penitencia y caridad,
 
Podamos alejarnos de los placeres nocivos.
 
y, limpios de nuestros pecados, poder llegar a ser dignos
 
Para celebrar con devoción la Pasión de tu Hijo.
 
Quien vive y reina por los siglos de los siglos.
 
La oración, la penitencia y las obras de caridad continúan formando la piedra angular de cada observancia de la Cuaresma.
 
Al meditar sobre el lugar que ocupa la penitencia en nuestras vidas, especialmente durante la temporada santa de la Cuaresma, me doy cuenta de que la penitencia requiere una donación de sí mismo que a menudo es difícil y, a veces, bastante desafiante. Con este entendimiento, pensé en ustedes, la buena gente de nuestra diócesis. Estos últimos meses, incluso años, nos han desafiado a todos a permanecer fieles a la iglesia en este período más difícil de la historia como resultado de la conducta escandalosa de algunos clérigos. Los relatos que describen esta grave traición de la confianza por parte de los llamados a servir al pueblo de Dios hieren nuestros corazones, tienen un efecto deprimente en nuestros espíritus y fracturan la confianza, causando enojo, ansiedad y desunión.
 
A pesar de todo, ustedes, mis queridos hermanos y hermanas, cruzan el umbral de nuestras iglesias y, elevándose por encima de fallas humanas y trágicas, dirigen sus ojos al tabernáculo, reconociendo a Cristo en medio de la tormenta. Aún escuchan la voz de Cristo en la proclamación de Su Palabra, convirtiéndose en uno con Él en la comunión eucarística y sienten Su presencia en la vida sacramental de la iglesia - y realizan innumerables obras de caridad.
 
De hecho, antes del Miércoles de Ceniza ya habíamos sido empujados a una temporada de Cuaresma penitencial. Les agradezco su profunda fe y oro para que juntos conozcamos la paz de la Pascua. Nunca debemos olvidar mantener en oración a todos los que han sido heridos tan profundamente por los actos de traición, tanto las víctimas como sus familias. Que sean abrazados por Jesús y conozcan su amor, que logra todas las cosas y cuyo Sagrado Corazón sana las heridas. Oro diariamente por estos hermanos y hermanas cuyo mayor sufrimiento es el efecto que estos pecados escandalosos han tenido en su fe. Que Cristo, el Buen Pastor, los conduzca a casa.
 
Por favor, también mantengan en sus oraciones durante esta temporada santa de Cuaresma a nuestros dedicados sacerdotes que continúan sirviendo en nuestras parroquias y ministerios diocesanos. Ha sido muy doloroso para nuestros sacerdotes ver la vocación a la que han dedicado sus vidas tan degradada y representada tan negativamente. Sin embargo, continúan su servicio sacerdotal, sabiendo que incluso en medio de la agitación y la angustia, la Misa y los Sacramentos deben celebrarse, la Palabra de Dios debe predicarse y el servicio de caridad debe continuar.
 
El 13 de marzo celebraremos nuevamente un Día de Penitencia y Misericordia, con el Sacramento de la Reconciliación disponible en todas nuestras parroquias en diferentes momentos a lo largo del día. Esta oportunidad es una verdadera forma de vivir el llamado a la conversión de la temporada de Cuaresma. Muchas de nuestras parroquias también brindan tiempos adicionales para la confesión durante la observancia de la Cuaresma.
 
En estos tiempos cuando nuestra fe puede ser tan profundamente herida, la dulce voz del Buen Pastor se repite en este sacramento sanador, y se nos recuerda las palabras del Salvador: “Sepan que siempre estoy con ustedes” (Mateo 28:20).
 
Para terminar, tomemos en serio las palabras de nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, presentadas en su Mensaje de Cuaresma de 2019:
 
“Queridos hermanos y hermanas, el período ‘cuaresmal’ de los cuarenta días pasados por el Hijo de Dios en el desierto de la creación tuvo el objetivo de convertirlo una vez más en el jardín de comunión con Dios que fue antes del pecado original (cf. Marcos 1: 12-13; Isaías 51: 3)… Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión”.
 
Renovando mi profunda gratitud por su fe y asegurándoles que sus intenciones son llevadas al altar, permanezco, con un sincero pedido de sus oraciones,
 
Devotamente suyo en Cristo,
 
Reverendísimo
 
 
+Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio

Copyright © 2019, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa