La Cuaresma profundiza nuestra comprensión del sacrificio de la cruz

Posted: March 16, 2018

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Ahora estamos bien entrados en la época sagrada de la Cuaresma. Los días pasan muy rápido, y es posible que nuestras resoluciones para profundizar y enriquecer nuestra fe no hayan progresado como esperábamos. Pero todavía hay tiempo: el Señor nos espera constantemente con los brazos abiertos. Dos prácticas de larga duración consagradas y verdaderamente bendecidas son la participación en la Misa diaria y recibir el Sacramento de la Reconciliación.

En su mensaje de Cuaresma del 2018, el Papa Francisco nos alienta con estas palabras:

“ … (D)onde quiera que vayamos, somos llamados como cristianos a proclamar la noticia liberadora de que el perdón por los pecados cometidos es posible, que Dios es más grande que lo pecaminoso que seamos, que Él nos ama libremente en todo momento y que fuimos hechos para la comunión y la vida eterna”.

En el mismo mensaje, nuestro Santo Padre nos desafía a ser conscientes de los pobres: “A imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a enfrentar la pobreza de nuestros hermanos y hermanas, a tocarla, a hacerla nuestra y a tomar pasos prácticos para aliviarla”.

La colección Cuaresmal CRS Rice Bowl (Tazón de Arroz) ayuda a muchos de nuestros hermanos y hermanas a través de Catholic Relief Services (Servicios de Socorro Católicos), que durante 75 años ha brindado experiencia y compasión a los más pobres de nuestros hermanos y hermanas en más de 100 países.

Más alentadores son los números de nuestros jóvenes, motivados por una fe profunda, que se acercan a aquellos que tienen muy poco. Recientemente presidí las tres ceremonias de Manos de Cristo, presentando premios a casi 460 estudiantes de último año de secundaria en nuestra Diócesis que fueron reconocidos por practicar su fe católica, su participación en la parroquia y la escuela, y su alcance comunitario ayudando a los pobres y a aquellos que buscan en nosotros la presencia de Jesús en medio de circunstancias difíciles. Ya a una edad temprana, estos ganadores de premios se han convertido en líderes en la iglesia y en la sociedad.

Al agradecer a Dios por el testimonio de estos maravillosos hombres y mujeres jóvenes, también me uno a todo nuestro país para orar por la protección y el bienestar de nuestros jóvenes mientras lamentamos la muerte trágica y sin sentido de las vidas perdidas por los tiroteos en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida. Durante este tiempo de Cuaresma oramos para que nuestro Padre amoroso consuele a las familias afligidas, y confiamos a los heridos al cuidado del Médico Divino.

A medida que avanzamos en la estación de Cuaresma en medio de la turbulencia de nuestro mundo, debemos fijar nuestros ojos en la cruz, que da testimonio del amor desinteresado de Cristo que estamos llamados a imitar. Jesús sufrió la humillación de la cruz por nosotros. Su sufrimiento da sentido a las cruces que soportamos en la vida al servicio de los demás. Primero pienso en los padres que desean lo mejor para sus hijos y hacen tremendos sacrificios para proporcionarles un buen hogar, una buena educación y un ambiente familiar afectuoso y amoroso. Muchos padres trabajan dos trabajos para el bienestar de sus familias. Cuando un niño tiene dificultades a cualquier edad, lo más probable es que el primer puerto seguro que se busque sea el corazón de un padre.

A medida que los padres lidian con angustias y desafíos, el amor se convierte en el sentimiento dominante, el deseo de ayudar y aliviar el dolor de un hijo o hija. Así que fue desde la cruz que Jesús mismo transformó el dolor y la angustia que soportó en un amor extraordinario cuando nos otorgó el amor de una madre, su propia Madre María: “Al ver allí a su madre y junto a ella su discípulo más querido, Jesús dijo a Su madre, ‘Mujer, ahí tienes a tu hijo’. A su vez, Él le dijo al discípulo: ‘Ahí está tu madre’” (Juan 19: 26-27).

Muchas personas en muchas otras vocaciones y responsabilidades laborales hacen sacrificios para ayudar a otros. Estos sacrificios no están restringidos al tiempo de Cuaresma, sino que la Cuaresma nos anima y profundiza nuestra comprensión y aprecio por la virtud del sacrificio encarnado por la cruz. El tiempo de Cuaresma nos recuerda poderosamente: “El Cordero inocente fue inmolado en el altar de la cruz, y sin embargo, de la inmolación de la víctima, surgió una nueva vida: el poder del mal fue destruido por el poder del amor abnegado” (Cuaresma con el Papa Benedicto XVI, p 113).

Una vez que lleguemos a comprender la naturaleza redentora de la cruz, podemos regocijarnos en la gloria de la Resurrección. La cruz “habla a todos los que sufren -los oprimidos, los enfermos, los pobres, los marginados, las víctimas de la violencia- y les ofrece la esperanza de que Dios pueda transformar su sufrimiento en alegría, su aislamiento en comunión, su muerte en vida. Ofrece esperanza ilimitada a nuestro mundo caído “(ibíd.). La oscuridad del Gólgota se convierte en la luz brillante de la Pascua; Gólgota no llora más.

“La mañana de Pascua nos trae noticias que son antiguas pero siempre nuevas: ¡Cristo ha resucitado! El eco de este evento, emitido desde Jerusalén hace veinte siglos, sigue resonando en la Iglesia, en cuyo corazón vive la vibrante fe de María, Madre de Jesús, la fe de María Magdalena y de las otras mujeres que descubrieron por primera vez la tumba vacía, y la fe de Pedro y de los otros apóstoles “(ibíd., p 126).

Esta es la misma fe que ha sido la base de nuestra diócesis desde su comienzo hace 150 años el 3 de marzo, 1868.

Invocando la intercesión de Nuestra Madre María y San Juan Fisher, nuestro patrón, continuemos nuestra jornada Cuaresmal que nos lleva a la alegría de la Pascua. Al hacer esta peregrinación al Cristo resucitado, seamos particularmente conscientes de los enfermos, los marginados y los extranjeros, los aislados y los encarcelados, los empobrecidos material y espiritualmente, que tanto necesitan la esperanza y la alegría de la Pascua.
Asegurándole mis oraciones durante este tiempo sagrado y pidiendo un recuerdo en sus buenas oraciones, quedo

Devotamente suyo en Cristo,

Reverendísimo

 

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio

Copyright © 2018, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa