El Mensajero (Español)

Posted: August 14, 2018

Last Updated: October 16, 2018

La Transfiguración proporciona fortaleza para la vida diaria

Mis queridos hermanas
 
y hermanos en Cristo:
 
El 6 de agosto celebramos la Fiesta de la Transfiguración del Señor. Qué evento tan extraordinario debe haber sido para los apóstoles Pedro, Santiago y Juan. Ante sus propios ojos, Jesús “se transfiguró… y sus vestidos se volvieron blancos deslumbrantes”. Entonces Elías y Moisés también aparecieron con el Señor. Para agregar a esta ocasión trascendental, el santo Evangelio agrega que la voz del Padre se escuchó para decir: “Este es mi Hijo amado. Escúchenlo” (véase Marcos 9: 2-10).
 
Los discípulos habían dejado todo para seguir a Jesús: Pedro y Andrés “inmediatamente abandonaron sus redes y se convirtieron en sus seguidores”; “Santiago, el hijo de Zebedeo, y su hermano Juan… abandonaron el barco y su padre para seguirle” (Mateo 4: 18- 22). Al dedicar sus vidas al hijo del carpintero de Nazaret, a veces deben haber tenido dudas acerca de este Jesús que había sido enviado por su Padre para traernos la salvación y la vida eterna. Para los hombres comunes, la mayoría de los cuales eran pescadores muy trabajadores, debe haber sido difícil comprender todo lo que Jesús enseñó e hizo. El momento de la Transfiguración del Señor fue una confirmación extraordinaria de que, de hecho, habían entregado sus vidas al Hijo de Dios. Como en cualquier momento feliz, queremos que dure. Entonces, Pedro muy naturalmente le dice a Jesús: “Hagamos tres tiendas: una para ti, una para Moisés y una para Elías” (Marcos 9: 5).
 
Pero este no era el caso. Jesús tuvo que completar su misión terrenal. Los apóstoles tuvieron que bajar de la montaña y aceptar los desafíos que serían de ellos como discípulos comisionados para continuar la obra de Jesús y proclamar el Evangelio.
 
Este relato de la Transfiguración es una bella descripción de la dinámica de la fe y la religión. Nuestra fe, nuestra creencia en Jesús, no es un escape de las responsabilidades y desafíos que enfrentamos diariamente. La fe nos da la fuerza, la valentía y la comprensión necesaria para hacer lo que debe hacerse, incluso para aceptar las palabras de Jesús: “Quien quiera ser mi seguidor debe negarse a sí mismo, tomar su cruz cada día y seguir en mis pasos” (Lucas 9:23). Los discípulos, a excepción del discípulo amado, Juan, sacrificaron sus propias vidas para la proclamación de la fe.
 
A menudo en nuestras vidas, es difícil profesar nuestra fe en medio de una cultura que no necesariamente está inclinada a escuchar o aceptar el mensaje del cristianismo o las verdades de nuestra fe católica. Pero como creemos que Jesús es un verdadero regalo para nosotros y que Él eleva y dignifica nuestra humanidad haciéndonos hijos e hijas de Su Padre, deseamos compartir su mensaje incluso en las situaciones más desafiantes. Esto es especialmente cierto en nuestra defensa de la vida humana que abarca todas las etapas y circunstancias de la humanidad, desde el niño en el útero, hasta el extranjero y el refugiado, los “cansados, (y los) pobres, (aquellas) masas acurrucadas que anhelan respirar libremente”, y los enfermos, discapacitados y ancianos. Nos admiramos de la creación más noble de Dios, la persona humana, y nos damos cuenta de que la ley de Dios es la base de toda ley, enseñándonos a amar al Señor y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
El Beato Papa Pablo VI, cuyo 40o aniversario de muerte cayó en la fiesta de la Transfiguración, el 6 de agosto, entendió muy bien que fue llamado a entregarse totalmente al Señor y cumplir el mandato que Cristo le confirió para confirmar a sus hermanos y hermanas en la fe (véase Lucas 22:32). El 30 de junio de 1968, Su Santidad el Papa Pablo VI pronunció El Credo del Pueblo de Dios, la Profesión de Fe, que fue desarrollada para permitir que “el pueblo de Dios escuche las enseñanzas de la Iglesia en medio de las controversias de conflicto “ideologías y escuelas multiplicadoras de la especulación teológica”. (“El Credo del Pueblo de Dios, un Comentario Teológico por Cándido Pozo, SJ”, editado por el Padre Mark A. Pilon, p. viii, prefacio por el Cardenal William Baum). Nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, ha reconocido la santidad y los esfuerzos incansables de Pablo VI para proclamar nuestra fe católica en uno de los períodos más difíciles de la época contemporánea, la década revolucionaria de 1960, y para este valiente testimonio de nuestra fe, Pablo VI será declarado santo de la Iglesia el 14 de octubre de 2018.
 
Pablo VI vio la Transfiguración de Cristo en cada Misa que celebró y aquí encontró la fuerza para cumplir con la misión Petrina. Nosotros, también, en cada Misa ascendemos a la Montaña de la Transfiguración donde escuchamos esas palabras: “Este es mi cuerpo; esta es mi sangre”. En ese momento extraordinario de unión con Cristo en la Sagrada Comunión, somos Pedro, Santiago y Juan experimentando al Señor transfigurado, que viene a nosotros para nutrirnos. Luego partimos para vivir nuestras vidas sabiendo que Jesús está con nosotros. Debemos volver a nuestro trabajo, los deberes de nuestras vocaciones, a nuestras responsabilidades; no podemos huir de ellos, pero sabemos que Él está con nosotros hasta el fin de los tiempos (véase Mateo 28:20).
 
Dentro de unas semanas nuestros jóvenes regresarán a la escuela. Cuán esencial es que nuestros programas de educación religiosa y nuestras escuelas católicas nutran la relación de nuestros jóvenes con Jesucristo. Sabemos muy bien cuán complejo es nuestro mundo y los extraordinarios problemas que enfrentan nuestros niños y adultos jóvenes. Ellos también pueden ponerse ansiosos, deprimidos y temerosos, deseando huir de las demandas que les impone un mundo en el que surgen preguntas sobre la antropología humana y la identidad de la persona sin referencia a una relación con Dios, el Creador; una sociedad que está plagada de drogas y alcohol, representada falsamente como un refugio de los problemas de uno; y una cultura que denigra la dignidad de la persona humana por razones egoístas e inmorales exacerbadas por el uso indebido de la tecnología y los medios.
Durante este mismo mes, el 15 de agosto, celebramos la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, un día sagrado de obligación. En esta solemnidad nos regocijamos de que: “Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, cuando el curso de su vida terrenal fue terminado, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial, y exaltada por el Señor como Reina sobre todas las cosas, para que ella pueda entonces ser más completamente conformada con su Hijo, el Señor de señores y conquistador del pecado y la muerte. La Asunción de la Santísima Virgen es una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de otros cristianos…” (Catecismo de la Iglesia Católica, no. 966). ¿Cuántos desafíos, angustias y cargas se colocaron sobre los hombros de esta joven virgen de Nazaret: cuando era una madre sin hogar a punto de dar a luz; cuando tuvo que huir a otro país porque su Hijo se enfrentó a la matanza de un rey despiadado; cuando vio a su Hijo azotado y golpeado; cuando lo miró crucificado; cuando ella sostuvo su cadáver en sus brazos. En todas estas circunstancias, ella no huyó, no buscó un escape, se mantuvo firme en la fe y siempre presente a su Hijo en todo momento. Permítanos en esta solemnidad encomendar a nuestros jóvenes al cuidado maternal de la madre de Dios, pidiéndole que siempre los conduzca a su Hijo, Jesús, para que puedan llegar a conocerlo como el Camino, la Verdad y la Vida, para que “puedan tener vida y tenerla en abundancia” (Juan 10:10).
 
¡Que continúen disfrutando estos días de verano, renovados y fortalecidos, y rodeado de familiares y amigos!
 
Rogando por la intercesión de Nuestra Madre María y nuestro Patrón, San Juan Fisher, yo permanezco,
 
Devotamente suyo en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio