El Mensajero (Español)

Posted: November 16, 2018

Monasterios ejemplifican la importancia del tiempo de silencio con Dios

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:
 
En su serie de instrucciones sobre el Santo Sacrificio de la Misa dada durante su audiencia papal del miércoles, el Papa Francisco hizo una observación el 15 de noviembre de 2017, que muchos consideraron interesante e indicativo de la conciencia del Santo Padre sobre las situaciones prácticas en la vida de la Iglesia. El Papa Francisco comentó:
 
Orar, como todo verdadero diálogo, también es saber cómo estar en silencio - en los diálogos hay momentos de silencio - en silencio junto a Jesús. Cuando vamos a Misa, quizás lleguemos cinco minutos antes y comenzamos a conversar con la persona que está a nuestro lado. Pero este no es el momento para una pequeña charla; es el momento del silencio para prepararnos para el diálogo. Es el momento para recordar en el corazón, prepararnos para el encuentro con Jesús. ¡El silencio es tan importante! Recuerda lo que dije la semana pasada: no vamos a un espectáculo, vamos al encuentro con el Señor, y el silencio nos prepara y nos acompaña. Haciendo una pausa en silencio con Jesús. De este misterioso silencio de Dios brota su Palabra que resuena en nuestro corazón. El mismo Jesús nos enseña cómo es verdaderamente posible “estar” con el Padre y él nos muestra esto con su oración. Los evangelios nos muestran a Jesús que se retira a lugares aislados para orar; Al ver su íntima relación con Dios, los discípulos sienten el deseo de poder participar en ella y le preguntan: “Señor, enséñanos a orar” (Lucas 11: 1).
 
A veces parece que en nuestra cultura actual tenemos miedo de estar a solas con nuestros pensamientos. Los textos, tweets, correos electrónicos y redes sociales ocupan gran parte del tiempo de una persona. ¡Lamentablemente, me pregunto si los textos y los mensajes se están revisando incluso durante la Misa, lo que representa un verdadero desafío para que los homilistas estén bien preparados, entusiasmados con su mensaje e interesantes!
 
Pero como bien dice el Papa Francisco, el silencio, la contemplación y la meditación son verdaderamente necesarios para cultivar nuestra relación con Dios, que fue tan bellamente descrita por el lema del Beato John Henry Cardenal Newman, extraído de los escritos de San Francisco de Sales: Cor ad cor loquitur (“El corazón habla al corazón”).
 
Incorporar este lema en nuestras propias vidas nos lleva a hacer la difícil pregunta: “¿Dónde está mi corazón?” ¿Está en mi vocación, en mi familia, en mi matrimonio, en mi trabajo, en la Iglesia, en Cristo Jesús? Solo cada persona puede responder esta pregunta por sí misma. No aparecerá en una pantalla, sino que emergerá de lo más profundo de nuestro ser en silencio, en oración y en conversación con Dios.
 
La crisis que ahora enfrenta la Iglesia y que afecta muy tristemente a los fieles, ustedes mis hermanos y hermanas, nos llama a un momento serio de contemplación devota y honesta. Los responsables de guiar a la Iglesia deben reconocer cuán dependientes somos de la guía del Espíritu Santo para buscar soluciones justas, caritativas y abrazar los sufrimientos de las víctimas de abuso sexual. Es un momento de autoevaluación reflexiva hecha en la presencia del Señor, en esa soledad que nos conecta con Jesús. “El corazón habla al corazón”.
 
Entre mis visitas pastorales en los últimos meses, felizmente he aceptado invitaciones para visitar tres comunidades monásticas, dos en nuestra diócesis y una en mi antigua Diócesis de Burlington. Aquí se ve la contemplación y el silencio vivido en comunión con Dios. Estas comunidades monásticas no están aisladas de las preocupaciones, dificultades y tragedias que surgen a diario en el mundo; más bien, están muy conscientes de la condición humana, y llevan estas preocupaciones al Padre en oración durante todo el día.
 
Ubicado en lo alto del monte Equinox en Arlington, Vermont, se encuentra el monasterio cartujo, la Cartuja de la Transfiguración, que se completó en 1970, y la única fundación cartujana en América del Norte. El lema cartujo, “La cruz es estable mientras el mundo gira”, describe a la perfección la vida de estos monjes. En medio de la turbulencia del mundo, permanecen firmes en la fe, al igual que María, la Madre de Dios, que se mantuvo firme en medio de la cacofonía en Gólgota. Fundados por San Bruno en 1084 como una comunidad monástica de monjes, que más tarde incluyó una comunidad monástica de monjas, los cartujos han consagrado sus vidas por completo a la búsqueda de Dios para unir sus corazones al Suyo en oración y en la soledad que rodea sus vidas.
 
Pero una vez más, viven sus vidas prometidas con una conciencia muy real del mundo como sus estatutos tan bellamente declaran: “Aparte de todo, a todos estamos unidos, de modo que sea en nombre de todos lo que estamos de pie ante el Dios vivo”. (34: 2). He visitado a los cartujos en muchas ocasiones y estoy profundamente impresionado con sus ideas espirituales, su comprensión del mundo y la intensa vida de oración. Durante mis visitas, me reúno con los monjes en la Sala del Capítulo y ellos hacen muchas preguntas y hacen muchos comentarios, todos los cuales reflejan que no se han escapado del mundo, sino que buscan transformar el mundo a través de la mente de Dios, cuyo misterio forma su contemplación diaria.
 
En nuestra propia diócesis, visito con bastante frecuencia nuestro Monasterio Carmelita de monjas en West Jefferson Road en Pittsford. La Madre Beatriz del Espíritu Santo, que había ingresado en el Carmelo de Baltimore en 1868, fundó el Carmelo de Rochester en 1930 cuando el Obispo John F. O’Hern solicitó la presencia de un Monasterio Carmelita en Rochester. Así que a la edad de 84 años, la Madre Beatriz llegó del Carmelo de Filadelfia con cuatro hermanas para comenzar la fundación de Rochester en la Avenida Saratoga en el centro de Rochester. A medida que la comunidad creció, se mudaron a su ubicación actual en 1956.
 
Al igual que otras comunidades monásticas, estas maravillosas hermanas oran a lo largo del día por las necesidades de nuestra diócesis, su obispo y todo el pueblo de Dios. Mantienen una vida dedicada a la contemplación, el silencio, la comunidad y la oración, que culminan en el Santo Sacrificio de la Santa Misa. En la Misa diaria, los miembros de los fieles participan en la capilla propiamente, distinta del claustro. Hay una reverencia y una soledad que conducen a la comunión con el Señor. Mucha de nuestra gente busca las oraciones de las hermanas, pide consejo y se confortatan con su compasión. Cuando llegué a la Diócesis de Rochester en preparación para y antes de la Misa de Instalación el 3 de enero de 2014, celebré la Santa Misa en el Monasterio Carmelita el 1º de enero de 2014 y les pedí a las hermanas que oraran por mí al comenzar mi Ministerio en Rochester. Nunca han dejado de orar por mí, y estas oraciones han sido y continúan siendo una gran fuente de consuelo.
 
Al igual que con los cartujos, después de la Misa me reúno con las hermanas y nuestras discusiones sobre la vida monástica son muy esclarecedoras e inspiradoras; su preocupación por aumentar las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa es muy alentadora, al igual que su preocupación por la vida pastoral de la diócesis en este difícil momento.
 
En una conferencia ofrecida a las religiosas Carmelitas, el Arzobispo José Rodríguez Carballo, OFM, Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de la Vida Apostólica, declaró: “Ustedes, mis queridas hermanas, incluso desde el claustro, deben ser hijas del cielo e hijas de la tierra. Guíenos de la mano al Señor. Como antorchas, no nos nieguen su luz; sean los heraldos del amanecer cuando estemos atravesando la noche oscura” (Conferencia sobre la Instrucción Cor Orans, p. 15).
 
En agosto, también celebré la Santa Misa en la Abadía del Genesee, una orden contemplativa de monjes pertenecientes a la Orden de los Cistercienses de la Observancia Estricta (O.C.S.O), más comúnmente conocida como Trapistas. Ubicada en Piffard, la Abadía de Genesee, fue fundada de la Abadía de Getsemaní, en Trappist, Kentucky, vino a nuestra diócesis en la primavera de 1951. Los monjes siguen la Regla de San Benito y, por lo tanto, también forman parte de la familia monástica benedictina más grande.
 
Un ambiente de silencio rodea el monasterio de acuerdo con sus constituciones, describiendo un “instituto monástico completamente ordenado para la contemplación”. Los monjes se dedican a la adoración de Dios en una vida oculta dentro del monasterio bajo la Regla de San Benito. Llevan un estilo de vida monástico en soledad y silencio, en una oración asidua y en una penitencia gozosa”. (No. 2). Una vez más, los fieles pueden asistir a la Liturgia de las Horas y la Santa Misa en la capilla del monasterio, así como buscar el perdón del Señor en el Sacramento de la Reconciliación y recibir guía espiritual.
 
Nuestros sacerdotes y seminaristas se encuentran entre los que hacen retiros espirituales en el monasterio, creando oportunidades maravillosas para la dirección espiritual. En la Misa Solemne de Crisma y la Misa Solemne de Ordenación al Sacerdocio, la abadía del Genesee siempre está representada por el Padre Abad y otro miembro de la comunidad. Su presencia manifiesta su estrecho vínculo con nuestra diócesis y su unión con nosotros en oración, buscando la ayuda del Señor para atender las necesidades espirituales de los fieles.
 
En todos estos lugares, se nos da un poderoso ejemplo de lo que significa orar en silencio y en contemplación. La comunión con el Señor, “Corazón hablando al corazón”, nos lleva a ir más allá de nosotros mismos, a tocar lo trascendente, a alcanzar a lo Divino, a dejar un mundo limitado para entrar en ese mundo que es eterno. ¿Cuánto tiempo se tarda en aprender a orar? Toda una vida. ¿Y qué aportamos a la oración?
 
Nosotros mismos, con todas nuestras debilidades pero con una voluntad de nunca rendirnos. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, su cuerpo glorificado llevaba las marcas de la cruz que cargaba. Así también, cuando regresemos a nuestro verdadero hogar, también llevaremos las marcas de las cruces que llevamos en nuestras vidas. Pero no importa cuán profundamente nos presionaron, continuamos en comunión meditativa con el Señor, a menudo sin decir nada, pero dejando que nuestra mente y nuestro corazón se comuniquen con Dios. No es esta la oración constante de la vida — continuando porque sabemos, creemos y anhelamos ese mundo sin fin, ¡cuando por fin veremos el rostro de Dios!
 
Rogando la intercesión de Nuestra Madre María y nuestro patrón, San Juan Fisher, quedo,
 
Devotamente tuyo en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio