El Mensajero (Español)

Posted: May 16, 2018

From the Bishop: Bishop Salvatore R. Matano

Todos en la comunidad cristiana deben promover las vocaciones

Mis queridos hermanos y
 
hermanas en Cristo:
 
En los últimos meses, he estado trabajando con la Junta de Personal de los sacerdotes en preparación para las asignaciones del clero en junio. Casualmente, no hace mucho tiempo, el domingo 22 de abril, observamos el 55° Día Mundial de Oración por las Vocaciones. Esta celebración y la asignación de sacerdotes están estrechamente vinculadas. En mis visitas a las parroquias, nuestra gente siempre pregunta sobre la posibilidad de asignar sacerdotes adicionales a sus parroquias. Cómo desearía poder cumplir sus solicitudes, pero nuestros recursos son limitados. Cuando gentilmente pregunto cuándo la parroquia tuvo un seminarista en preparación para el sacerdocio, la respuesta es sombría. Para algunos, sus recuerdos son de una época en que las vocaciones eran numerosas
 
Muchos también desearían que tuviéramos más hermanas religiosas en nuestras escuelas, parroquias e instituciones caritativas. Una vez más, les digo amablemente el agradecimiento que les debemos a estas hermanas por todo lo que contribuyen a nuestra diócesis y por la forma en que muchas continúan en el ministerio mucho más allá de lo que se considera la norma en el trabajo secular. Con números disminuidos, las hermanas aún proporcionan el testimonio de la vida de promesa solemne y consagrada. Pero, ¿por cuánto tiempo esto continuará si la próxima generación no responde a la invitación de Jesús a la vida religiosa?
 
El trabajo de promover vocaciones pertenece a toda la comunidad cristiana mediante sus oraciones y apoyo manifiesto, comenzando en nuestras familias y luego, por extensión, en nuestras escuelas, programas de educación religiosa, recintos universitarios e incluso en la fuerza laboral. Al celebrar el 150° aniversario de la fundación de nuestra diócesis, no podemos dejar de apreciar todo lo que han logrado el clero y las religiosas durante estos años. Ahora somos bendecidos con muchos laicos dedicados que han asumido puestos de liderazgo en la iglesia. Sin embargo, este beneficio complementa, pero no excluye, el fomento de las vocaciones al sacerdocio, el diaconado y la vida religiosa en estos momentos.
 
En su mensaje para el Día Mundial de las Vocaciones de 2018, el Papa Francisco escribió: “¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es ahora! Cada uno de nosotros es llamado — ya sea a la vida laical en el matrimonio, a la vida sacerdotal en el ministerio ordenado, o a una vida de consagración especial — para convertirse en un testigo del Señor, aquí y ahora”.
 
Aquellos en nuestra diócesis que ahora disciernen una vocación al ministerio ordenado o la vida religiosa son valientes. Las enseñanzas de Jesús, proclamadas en el Evangelio y vividas en la iglesia, no son fácilmente recibidas o aceptadas por muchos; incluso los principios más básicos de nuestra fe están sujetos a críticas y, en algunos casos, son duramente atacados, especialmente en cuestiones de la vida que van desde la protección del nonato hasta la protección de los miembros vulnerables y ancianos de la sociedad. Lamentablemente, nuestros esfuerzos para ayudar a los refugiados que huyen de la violencia y los gobiernos tiránicos también son sospechosos.
 
Realmente no hay áreas de la moral cristiana que estén libres de tensión, controversia, debate acalorado que a veces no es cristiano. En el capítulo 10 del Evangelio de San Mateo, Jesús no ahorra palabras sobre los desafíos y las cruces que sufrirán sus primeros 12 discípulos cuando les advierte: “Lo que hago es enviarles como ovejas en medio de lobos (v. 16)… A causa de mi nombre, ustedes serán odiados por todos (v. 22)… No es digno de mí el que no toma su cruz y me sigue. El que solo se busca a sí mismo se arruina, mientras que el que se trae a sí mismo a la nada por mí descubre quién es (vv. 38-39)”. Estas palabras que podemos haber pasado por alto en algún momento u otro ahora son muy reales y de ese modo pertinentes.
 
A lo largo de la historia de la iglesia, mujeres y hombres valientes han dado un extraordinario testimonio de Jesucristo, hasta el punto de morir como mártir. Al celebrar el quincuagésimo aniversario de la fundación de nuestra diócesis, debemos reflexionar sobre la vida de nuestro patrón diocesano San Juan Fisher (1469-1535). Permaneciendo firmemente leal a la Santa Sede en su defensa de la indisolubilidad del matrimonio y negándose a aceptar las demandas de los poderes temporales, San Juan Fisher fue el primer cardenal en sufrir la muerte de un mártir en la historia de la iglesia, entregando su vida el 22 de junio, 1535. “Había sacrificado su vida por Dios, por la religión católica y por la verdad preservada por la Iglesia universal” (Thomas J. McGovern, Generations of Priests, p. 91).
 
Durante este mes dedicado a nuestra Madre María, le pedimos su intercesión para suplicar a su Hijo que nuestra diócesis sea bendecida con vocaciones al ministerio ordenado y la vida religiosa, para que el celo y el entusiasmo de quienes nos han precedido continúen en los años por venir. También pedimos la bendición de su Hijo sobre nuestros sacerdotes, diáconos y religiosos que ahora sirven en nuestra diócesis. Oramos para que tengan el apoyo y el aliento de aquellos a quienes se les confió su cuidado pastoral, especialmente cuando su ministerio requiere que tomen decisiones difíciles y prediquen el Evangelio en su plenitud.
 
Unidos con ustedes en oración por las vocaciones y renovando nuestro ruego a Nuestra Madre María para presentar nuestras necesidades a su Hijo e invocando la intercesión de San Juan Fisher, quedo,
 
Devotamente suyo en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio