El Mensajero (Español)

Posted: November 13, 2019

Visitas ad limina renuevan los lazos de los obispos con el sucesor de Peter

 
Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:
 
Ad limina Apostolorum es la frase latina que significa “hasta el umbral de los apóstoles”. Se refiere a la visita cada varios años que los obispos de diferentes países y regiones están obligados a hacer al Santo Padre y a las congregaciones y consejos pontificios que lo ayudan en su misión como el Pastor Universal, y que los obispos compartan con el Santo Padre y la Santa Sede los desafíos, así como las numerosas iniciativas pastorales, espirituales y caritativas de sus diócesis. La última visita de este tipo para nuestra diócesis fue en noviembre de 2011. Idealmente, estas visitas tienen lugar cada cinco años; sin embargo, con la transición en el papado con la renuncia del Papa Benedicto XVI el 28 de febrero de 2013 y la elección del Papa Francisco el 13 de marzo de 2013, se han retrasado.
 
La Santa Sede describe la visita como sigue:
 
“La visita ‘ad limina Apostolorum’ de todos los obispos que, en comunión con la Sede Apostólica, presiden en la caridad y en el servicio de Iglesias particulares en cada parte del mundo, tiene un propósito muy definido: el fortalecimiento de sus propia responsabilidad como sucesores de los apóstoles y de su comunión jerárquica con el sucesor de Pedro. El punto de referencia es una visita a las tumbas de San Pedro y San Pablo, pastores y pilares de la Iglesia romana”.
 
La visita ad limina para los obispos de la Región II, la Provincia Metropolitana de la Arquidiócesis de Nueva York a la que pertenecen las ocho (arqui)diócesis de Nueva York, tuvo lugar la semana del 11 al 15 de noviembre. En cumplimiento de esta visita requerida, me uní a los obispos de la Región II cuando, como señala la Santa Sede, “el Pastor Supremo recibe a los Pastores de las Iglesias particulares y discute con ellos las preguntas relacionadas con su misión eclesial”. No nos reunimos en privado con el Papa Francisco sino como grupo.
 
Tenía muchos deseos de conocer al Papa Francisco. Si bien tuve el privilegio de estar en presencia del Santo Padre durante su visita pastoral de 2015 a los Estados Unidos, no tuve la oportunidad de que la visita ad limina me brindara un encuentro con Su Santidad. A lo largo de los años he sido bendecido al saludar a San Pablo VI, San Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI. Siempre es una experiencia edificante y muy conmovedora saludar al Vicario de Cristo.
 
Además de celebrar la Santa Misa en la Basílica de San Pedro, también celebramos el Santo Sacrificio de la Misa en las basílicas de Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán. Esperaba que ésta fuera una semana de oración donde, como obispos alentados por nuestro Santo Padre, fortalecimos nuestra determinación de servir fielmente a los encargados de nuestro cuidado pastoral. Tengan la seguridad de que cada día rezaba por ustedes, especialmente los miembros sufrientes de nuestra familia diocesana y las víctimas de abuso sexual.
 
Nos alojamos en el Pontificio Colegio Norteamericano, así que tuve la oportunidad de visitar a nuestros seminaristas que estudian en el colegio. Oren por todos nuestros seminaristas que han aceptado el llamado a seguir a Cristo en un período tan difícil en la historia de nuestra iglesia.
 
Les pedí sus oraciones por el éxito de la visita ad limina, para que este período de cinco días de reuniones afirmara y fortaleciera nuestro vínculo con el Sucesor de Pedro cuando recibimos su guía y su bendición; y les pedí que oraran amablemente por los efectos positivos de nuestras reuniones con las congregaciones y los consejos pontificios, ya que cada uno tiene una competencia particular para la misión universal de la iglesia de proclamar el Evangelio de Jesucristo y su mensaje de salvación.
 
Durante este mismo mes de noviembre, también oramos por nuestros seres queridos fallecidos, pidiéndole al Señor en Su amor y misericordia que los acoja en Su Reino de vida eterna. Siempre ha sido y sigue siendo una tradición noble y meritoria que se ofrezca la Santa Misa por las almas de los fieles difuntos: miembros de nuestra familia, nuestros amigos y aquellos que han sido olvidados y lamentablemente murieron solos. Animo a nuestras parroquias durante este mes a organizar misas especiales para rezar por nuestras hermanas y hermanos fallecidos, especialmente recordando vidas perdidas en la violencia, la guerra y actos de inhumanidad. Al orar diariamente por los vivos, también debemos orar por los fallecidos. Esta es nuestra fe tan bellamente expresada en el Prefacio I para la Misa por los Difuntos: “De hecho, para tu fiel, Señor, la vida no cambia, y cuando esta vivienda terrenal se convierte en polvo, se prepara una vivienda eterna para ellos en el cielo.”
 
Para finalizar, les deseo un bendito Día de Acción de Gracias que se celebra a fines de este mes. No solo en este día, sino todos los días, agradezco a Dios por su fidelidad a la iglesia mientras buscamos la renovación y restauración a imagen del Buen Pastor y reconocemos a Cristo Nuestro Rey, celebrado el 24 de noviembre. Suyo es un reino “de verdad y vida, un reino de santidad y gracia, un reino de justicia, amor y paz” (Prefacio: Cristo, Rey del Universo).
Invocando la intercesión de Nuestra Madre María y San John Fisher, nuestro patrón diocesano, sigo,
 
Sinceramente suyo en Cristo,
 
 
 
Reverendísimo
 
+ Salvatore R. Matano
 
Obispo de Rochester

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio