El Mensajero (Español)

Posted: September 13, 2017

Foto EMC por John Haeger

Silvia Mitchell sirve comidas en el Parque Esquina de Conkey en Rochester el 1º de agosto como parte de la iniciativa Comidas de Verano. La iniciativa ahora usa un camión de comida para hacer disponible las comidas de verano para más niños de la ciudad.

Camión de comida ayuda a entregar más comidas de verano a los niños

Por Annette Jiménez/EMC

ROCHESTER — Un camión de Comidas de Verano, que inició un programa piloto el año pasado, ayudó a aumentar el número de niños que fueron alimentados en el verano.

Más de 1,500 comidas de verano adicionales fueron servidas cada semana este año, además de las comidas servidas en los lugares establecidos, gracias a la iniciativa Comidas de Verano Sobre Ruedas que es parte de un esfuerzo colaborativo para proporcionar comidas gratis y saludables a niños de la ciudad de 18 años de edad o menores. La Asociación de Comidas de Verano incluye a Foodlink, Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, Fundación de la Comunidad del Área de Rochester y Common Ground Health y otras organizaciones comunitarias, de acuerdo a Mark Dwyer, gerente de comunicaciones de Foodlink.

La sociedad supervisa la distribución de los desayunos y otras comidas gratuitas en 115 lugares en la ciudad que incluyen escuelas, iglesias y centros de recreación. El año pasado, el programa Comidas de Verano sirvió casi 400,000 comidas en 115 lugares, dijo Dwyer. El personal de Foodlink y del distrito escolar sirvió alrededor de 130 comidas al día a través del camión de comida desde el 10 de julio hasta el primer día de clases, añadió Dwyer.

Alrededor de 22,000 estudiantes en el distrito escolar son elegibles para el programa, observó Aaron Lattanzio, coordinador de programa para la Asociación de Comidas para el Verano. El objetivo de la asociación es alcanzar al menos a la mitad de esos estudiantes durante el verano, dijo.

Los adolescentes son los más difíciles de alcanzar y esto es una de las razones para la creación de la iniciativa móvil, dijo.

“Deseamos encontrar dónde están los adolescentes y lograr que participen”, añadió.

Un informe del Centro para Investigación Gubernamental de marzo 2013 encontró que tantos como 16,000 jóvenes con ingresos bajos en Rochester están perdiendo las comidas saludables y gratuitas de verano que se les ofrecen mientras la escuela no está en sesión. Desde que se formó la asociación hace seis años, el número de niños servidos por el programa de comidas de verano ha aumentado cada año, observó Lattanzio.

El componente móvil empezó el año pasado usando camiones de Foodlink y del distrito escolar. La comida fue entregada en dos lugares en barrios que no tenían un lugar de Comidas de Verano cercano, explicó él.

Este año, el componente móvil fue ampliado para ofrecer comidas en cuatro lugares en la ciudad y otros tres en rotación, añadió Lattanzio. El distrito escolar también usó el vehículo para distribuir comidas en dos lugares adicionales, dijo. Los lugares móviles incluyeron Conkey Corner Park, donde los niños que forman parte del programa del Proyecto HOPE recibieron almuerzo el 1º de agosto.

“Tratamos de ir a lugares donde los jóvenes se reúnen”, tales como patios de recreo y bibliotecas, dijo Lattanzio. “Esto también es una oportunidad para ofrecer (el programa Comidas de Verano) a otras personas y otros niños”.

En el Conkey Park, el personal de Comidas de Verano enseñó a los niños reunidos en el parque dónde lavarse las manos para almorzar y luego le sirvió a cada uno una bandeja con envoltura de pita mexicana y maíz.

“Tratamos de alentarlos para que prueben nuevos alimentos”, dijo Silvia Mitchell, operadora de camión de Comidas de Verano. “Ellos vienen y miran y tal vez no les gusta la manera como se ven. Tenemos que ser creativos … y hacerlo más apetecible para los niños. Las frutas siempre son un ‘hit’ ”.

Neikeysha Encarnación, 11, dijo que ella ha probado algunos vegetales nuevos a través del programa móvil, incluyendo tomates. Ella viene diariamente para las actividades del Proyecto HOPE en Conkey Park y dijo que el camión de comidas es una buena adición.

“Quizás algunos niños no comen en su casa”, dijo. “Pero ellos tienen comida porque pueden comer aquí”.