El Mensajero (Español)

Posted: November 14, 2018

Foto EMC por John Haeger

Mary Margaret Loman sirve un sub a una estudiante en la Escuela San Francis-San Esteban en Geneva el 20 de septiembre.

Escuela, programas estatales aseguran que ningún estudiante pase hambre

Por Annette Jiménex/EMC

En la Escuela San Francis-San Esteban en Geneva, un nuevo programa de almuerzo que ofrece comidas frescas y saludables preparadas en el sitio estará disponible para los estudiantes sin importar su estado financiero.
 
Según la directora Mary Mantelli, se creó un fondo especial para que cualquier estudiante que lo desee pueda participar en el programa de almuerzo, que se lanzó este año. Señaló que según las pautas federales, alrededor del 35 por ciento de los 115 estudiantes de la escuela calificarían para almuerzos gratuitos o de precio reducido si asistieran a escuelas públicas.
 
La mayoría de las comidas en el nuevo programa costarán entre $1.50 y $2 cada una. Ensaladas, quesadillas y tacos hechos con carne molida son algunos de los elementos del menú. Una encuesta de padres mostró que querían más frutas y verduras frescas en los almuerzos escolares, dijo Mantelli.
 
“Los estudiantes que no tienen un almuerzo siempre recibirán el almuerzo aquí … independientemente del saldo de su cuenta y (nunca) serán estigmatizados por ello”, dijo.
 
Luchar contra este estigma es el objetivo de una nueva iniciativa creada por el gobernador Andrew Cuomo llamada “Ningún Estudiante Pasa Hambre”, según la información de la oficina del gobernador. La iniciativa se diseñó en parte para eliminar “avergonzar por el almuerzo”, donde los estudiantes que no pueden comprar el almuerzo se quedan sin comer o se sienten avergonzados por la incapacidad de sus familias para pagar.
 
El estado proporcionará $7 millones a 1,400 escuelas en todo el estado para brindar desayuno y almuerzo todos los días, y las escuelas que compren al menos el 30 por ciento de los ingredientes para las comidas de las granjas de Nueva York recibirán un aumento en el reembolso por comida de 5.9 a 25 centavos, según la oficina del gobernador.
 
La iniciativa también apunta a cerrar la brecha de acceso para las comidas escolares, declara la oficina del gobernador en https://on.ny.gov/2DabfSs. Mientras que casi el 60 por ciento de los estudiantes en las escuelas públicas del estado son elegibles para recibir un desayuno gratuito o a precio reducido en la escuela, solo el 34 por ciento de estos estudiantes desayunan en un día determinado, según el Departamento de Educación del Estado de Nueva York.
El hambre infantil a menudo se asocia con las calificaciones más bajas de los estudiantes, las tasas más altas de ausentismo, la repetición de un grado y la incapacidad para concentrarse, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
 
Para calificar para la financiación estatal, las escuelas privadas como San Francis-San Esteban deben tener el 40 por ciento de los estudiantes que califican para almuerzos gratuitos o a precio reducido, de acuerdo con la información en hungersolutionsny.org. A pesar de que su escuela no califica para los fondos estatales, Mantelli dijo que le gustaría trabajar con las granjas del área para ofrecer productos locales para los almuerzos.
 
Jacqueline Senecal, directora de la Academia San Ambrosio de Rochester, dijo que su escuela califica y participará en el programa estatal. Las escuelas participantes, que también incluyen la Escuela Santa Cruz en Rochester, están obligadas a crear una política de “Cargo por Comida y Prohibición Contra Avergonzar por Comidas”, señaló Senecal. De acuerdo con la información proporcionada por Senecal, una política de este tipo establece un proceso para abordar los cargos por las comidas no pagados para los estudiantes que no califican para recibir comidas gratuitas, sin estigmatizar al niño. La política de San Ambrosio enfatiza la comunicación con los padres si necesitan asistencia financiera y prohíbe discutir los cargos de comidas con los niños u obligar a los estudiantes a “trabajar” para pagar las comidas, dijo.
 
Otras escuelas en la diócesis operan sus propios programas de almuerzo y ofrecen opciones para los estudiantes que necesitan asistencia financiera.
 
En la Escuela Secundaria Jesuita McQuaid en Brighton, todos los estudiantes tienen una tarjeta dorada que sirve como identificación de los estudiantes y una tarjeta de débito para comprar el almuerzo, explicó Sean Mullen, el portavoz de la escuela.
 
Para ayudar a los estudiantes de bajos ingresos, el financiamiento para almuerzos se proporciona a través del Programa de Entrenamiento Académico de McQuaid, dijo Mullen, que también brinda acceso a ropa, libros y tutores. Algunos alumnos designan sus donaciones al programa específicamente para almuerzos. El presupuesto operacional de la escuela también incluye fondos del programa, señaló.
 
David Carapella, director de la Academia Católica de Siena en Brighton, dijo que ha estado desafiando al personal de la escuela en otros distritos escolares del área durante muchos años con respecto al tema de avergonzar por el almuerzo.
 
“Es asombroso para mí”, dijo Carapella. “Estos son nuestros niños.”
 
En Siena, muchos estudiantes traen sus almuerzos. Varios vendedores locales entregan almuerzos calientes opcionales a la escuela, dijo. Muchos miembros del personal tienen a mano alimentos para calentar en microondas para situaciones en las que los estudiantes no tienen almuerzos o los fondos para comprarlos, agregó Carapella. Si queda comida de la entrega del almuerzo caliente, los estudiantes sin almuerzo pueden recibir una de esas comidas, dijo.
 
“Cada vez que un estudiante llega a la escuela sin un almuerzo, lo proveemos por nuestra cuenta, ya que ningún estudiante se quedará sin comer”, dijo Carapella. “A veces, algunos estudiantes olvidan su almuerzo o simplemente no tienen uno… (sin embargo) es poco común”.