El Mensajero (Español)

Posted: January 17, 2018

Foto EMC por John Haeger

Gina Crawford (izquierda) y Greg Fassler ayudan a Linda Malowsky a seleccionar abrigos durante el regalo de Navidad en la Iglesia de los Santos Apóstoles en Rochester el 19 de diciembre.

Fondos de la campaña de Navidad ayudan a las parroquias a satisfacer las necesidades en Rochester

Por Annette Jiménez/EMC

Las parroquias y ministerios proporcionan comida y regalos a millares de familias en la ciudad en el tiempo de Navidad con la ayuda de otras parroquias locales como también subvenciones parcialmente financiadas por la Campaña de Navidad anual del Catholic Courier/Caridades Católicas.
 
La Campaña de Navidad recauda dinero para los fondos de emergencia para varias oficinas de Caridades Católicas y otras agencias afiliadas en toda la Diócesis de Rochester. La campaña del 2017-18, que tiene una meta de $45,000, comenzó el Día de Acción de Gracias y termina a fines de febrero.
 
Las ganancias de la campaña y del Fondo Operación Plato de Arroz financian Subvenciones para Alivio del Hambre que se distribuyen a las parroquias y ministerios del Condado de Monroe cada año.
 
Muchos de los beneficiarios de la subvención usan los fondos para ayudar a las familias necesitadas en Navidad.
 
Por ejemplo, por varios años, la House of Mercy (Casa de Misericordia) y un grupo de empleados de Xerox Corporation han emprendido la “Operación Canastas de Comida”, explicó Kelly Finnigan, director de operaciones en el albergue para personas sin hogar de Rochester. El proyecto usó la Subvención de Alivio del Hambre de $1,000 que el albergue recibió para comprar comida para las canastas, dijo.
 
Las familias comienzan a inscribirse en septiembre para recibir las canastas, y los empleados de Xerox las entregan, explicó Finnigan. Para alguien que ellos no pueden encontrar, los voluntarios de la House of Mercy dan seguimiento y entregan las canastas más tarde, dijo.
 
La Parroquia de los Santos Apóstoles usó su subvención de $1,000 para obsequios de días festivos, arreglando la iglesia como una tienda departamental de manera que los padres puedan “comprar” para sus hijos, explicó Betsy MacKinnon, feligresa y voluntaria.
 
“Creemos en la dignidad de cada persona y de toda la vida”, dijo ella. “Este (proyecto) es una manera para asegurar la dignidad de estas personas ya que ellos tienen la opción de escoger los regalos para sus niños”.
 
Los padres que vienen saben mejor el color de ropa o el juguete que le gustaría a su hijo o hija, dijo, y ellos están muy concienzudos en cuanto a sus elecciones. Después de que ellos escogen los regalos, ellos caminan hacia la parte de atrás de la rectoría para recibir canastas grandes de comida, añadió MacKinnon.
 
Las canastas están llenas de muchas cosas extra para ayudar a las familias cuyos hijos normalmente reciben desayunos y almuerzos gratuitos en la escuela, dijo ella, de manera que ellos puedan cubrir sus necesidades durante los días libres de escuela durante las vacaciones.
 
En los ocho años que ella ha supervisado el proyecto de servicio, la parroquia casi ha duplicado el número de familias del vecindario que sirve de 60 a 100, dijo ella. Además de la subvención la iglesia recibe donaciones para el proyecto de las iglesias de San Juan de Rochester en Fairport y San Carlos Borromeo y San Juan Evangelista en Greece.
 
“Tenemos necesidades tremendas”, dijo MacKinnon. “Estamos agradecidos de toda la gente que nos ayudó con regalos y dinero para comida”.
 
Varias parroquias dividieron una Subvención de Alivio del Hambre por $3,000 entre sus ministerios y también ayudaron a la Parroquia Santa Francisca Xavier Cabrini a servir a las familias en sus vecindarios, dijeron Priscilla DeJesús, asociada pastoral, y la Hermana de la Misericordia Julia Norton, directora de la Despensa Hermana Regis.
 
Por ejemplo, DeJesús dijo que ella usó la mayor parte de $600 asignados a la Iglesia de Nuestra Señora de las Américas (OLOA) para ayudar a 85 familias del área de OLOA y la Iglesia de San Miguel que no recibieron alguna otra ayuda para el día de Acción de Gracias. Cualquier cosa sobrante fue usada para ayudar a las familias en Navidad, incluyendo donativos de pavos y otra comida, añadió.
 
Este año Nuestra Señora de las Américas ayudó a unas 25 familias adicionales de Puerto Rico con comida y regalos para Navidad, observó ella.
 
“Me siento conforme que he podido ayudar a la gente”, dijo. “Ellos están muy contentos con la ayuda”.
 
La Hermana Norton dijo que ella estaba viendo en la despensa aproximadamente de cuatro a cinco familias de Puerto Rico cada día en diciembre. Ella dijo que varios voluntarios de la parroquia dirigidos por Natalie Medero prepararon 115 canastas para las familias y usaron la despensa y la asignación de la Subvención de Alivio del Hambre para comprar tarjetas de regalo de los supermercados locales.
 
Varias parroquias proporcionan también regalos y comida para las canastas de Navidad, dijo: Iglesia de San José en Penfield, Iglesia de la Transfiguración en Pittsford, Iglesia de San Juan en Rochester, Iglesia de San Pablo en Webster, Iglesia de Santo Tomás More en Brighton y La Iglesia de la Santa Trinidad.
 
Otro ministerio de la ciudad que ha sido operado por las Hermanas de San José por 33 años, St. Martin’s Place, celebró su almuerzo de Navidad final el 22 de diciembre con una subvención de $600.