Grupo de Rochester ayuda a los sobrevivientes del Huracán María locales

Foto EMC por Annette Jimenez

Irene Sánchez ayudó a Luis Andrés Estrada Ramos, de 3 años, a elegir una mochila para su primer día de preescolar durante un evento de regreso a la escuela el 1º de septiembre en el Centro de Justicia para el Trabajador (Worker Justice Center) en Rochester. Sánchez encabeza el grupo local Puertorriqueños Unidos en la Distancia, que ha ayudado a las familias que se mudaron a Rochester desde Puerto Rico después de que el huracán María azotara la isla hace casi un año

Posted: September 11, 2018

Por Annette Jiménez/EMC

 
ROCHESTER — Igdioris Verdejo dejó Puerto Rico después del Huracán María para comenzar una nueva vida con su hija de 13 años en Rochester.
 
Al mudarse, se conectó con Irene Sánchez, una ex compañera de clase de la Universidad de Puerto Rico, quien lidera un grupo que ayuda a los sobrevivientes de huracanes llamados “Puertorriqueños Unidos en la distancia”.
 
Desde que Verdejo y su hija llegaron a Rochester justo antes del invierno, el grupo les proporcionó ropa de invierno y remisiones a organizaciones locales que ayudaron a Verdejo a obtener un departamento y un trabajo como ayudante de salud en el hogar.
 
“Ha sido una clase de ayuda de lo mejor que yo he conseguido acá para todos los puertorriqueños que han venido de la isla,” añadió. “Siempre, (el grupo) está en posición de ayudar.”
 
Dos años antes del Huracán María, Unidos comenzó como una página de Facebook para compartir información sobre lo que estaba sucediendo en Puerto Rico, dijo Sánchez, la fundadora y presidenta del grupo que creció de 100 a 500 miembros después del huracán.
 
Días después del paso del Huracán María en septiembre pasado, ella realizó una sesión inicial para generar ideas en la oficina del Centro de Justicia para el Trabajador en Culver Road, donde trabaja como trabajadora de extensión.
 
En esa primera reunión, el grupo decidió comenzar a recolectar donaciones y suministros y organizó un Zumbathon el otoño pasado, dijo.
 
Luego, tuvieron que encontrar una forma de llevar las donaciones a la isla, lo que resultó difícil con las compañías de envío que cobraban hasta $5,000 por entregar los suministros, explicó Sánchez.
 
“No había forma de que pudiéramos enviar cosas a Puerto Rico que no fuera demasiado costosa”, dijo.
 
Cuando el gobernador Andrew Cuomo anunció el Esfuerzo de Socorro y Recuperación de Empire State para recolectar y entregar donaciones a Puerto Rico, el grupo envió los artículos que podían ser aceptados, dijo. Los artículos perecederos que no pudieron donar, fueron enviados a una despensa local de alimentos.
 
El grupo siguió recibiendo donaciones, como pañales y otras necesidades, y no podía permitirse el lujo de alquilar espacio de almacenamiento, ya que ha sido una operación exclusivamente de voluntarios, dijo Sánchez. La Iglesia Metodista Unida Aldersgate en Rochester intervino para proporcionar espacio en sus estantes, agregó.
 
Debido a la generosidad continua de la comunidad, el grupo también organizó un evento de Navidad en la Iglesia Aldersgate, así como una clase de inglés como segunda lengua con instructores que proporcionaron información sobre los términos para los proveedores de servicios en la comunidad, agregó.
 
“Sentimos que estábamos siendo invitados a conectar los puntos para la gente”, dijo Sánchez.
 
Alrededor de un mes después de que el huracán azotara el otoño pasado, muchos de los miembros del grupo también comenzaron a ofrecerse como voluntarios semanalmente en el Centro de Recursos de Bienvenida para familias desplazadas, dijo Sánchez. El centro fue coordinado por la Liga de Acción Iberoamericana en su edificio en la Avenida Clifford y luego en el salón parroquial de la Iglesia Nuestra Señora de las Americas (OLOA, siglas en inglés) en la Calle East Main.
 
La primavera pasada, el grupo Unidos coauspició una feria de trabajo en OLOA que fue precedida una semana antes por la capacitación para la preparación para el trabajo que incluía proporcionar a los participantes vales para ropa de negocios y comida, dijo ella.
 
En julio, el grupo organizó una celebración de “Inicio de Verano” y es parte de una campaña comunitaria para alentar a los puertorriqueños que se mudaron a Rochester a votar.
 
“En Puerto Rico, no pueden votar por el congreso (representantes)”, dijo Sánchez. “Aquí, tienen esa oportunidad. Queremos asegurarnos de que la tomen”.
 
Luego, el grupo comenzará el proceso de solicitud para obtener la clasificación sin fines de lucro 501-3C, lo que le permitirá solicitar subvenciones para contratar a un miembro del personal para que organice sus actividades, agregó.
 
Su misión continuará como cuando comenzó, dijo Sánchez, para proporcionar a las familias desplazadas por desastres naturales los recursos para facilitar su transición a la comunidad de Rochester.
 
El apoyo que brinda el grupo es una bendición, dijo Julio Vélez durante un evento de regreso a la escuela el 1º de septiembre. Pasó por allí con su hija de 12 años, Juliette, para recoger una mochila y útiles escolares.
 
Él perdió su negocio en Puerto Rico después del huracán, explicó.
 
“Deben haber muchos grupos más para ayudar la gente,” Vélez añadió. “Hay muchas necesidades.”
 
La lucha continúa para muchas familias que aún no pueden encontrar trabajo, todavía no hablan inglés y están tratando de navegar un nuevo sistema escolar, añadió Sánchez.
 
“Los hemos ayudado de todas las formas posibles, pero no tenemos la mano de obra”, dijo sobre los cientos de familias atendidas. “Nos basamos en voluntarios … y este es básicamente un segundo trabajo”.
 
Obtener el estado de entidad sin fines de lucro ayudará al grupo a crecer y ayudar a más personas, señaló María Delgado Sutton, quien conoció a Sánchez hace aproximadamente seis años a través de su trabajo de extensión con la comunidad migrante. Ella también ayudó con un par de eventos del grupo.
 
“Ambos (eventos) estuvieron muy bien administrados y había mucha información para que las familias recibieran”, dijo Delgado Sutton en un correo electrónico a El Mensajero Católico. “(Irene) es una enérgica defensora de los marginados y realmente le apasiona todo lo que aborda. Creo que sus esfuerzos para conectar a las familias que llegan han sido beneficiosos”.
 
---
 
NOTA DE LA REDACCIÓN: Para contactar u obtener más información sobre Puertorriqueños Unidos en la Distancia, visite purunidos.org.
Copyright © 2018, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa