El Mensajero (Español)

Posted: December 12, 2018

Foto EMC por John Haeger

El Obispo Salvatore R. Matano unge a Luke Medina con el aceite del crisma mientras la patrocinadora de Luke, Colín Vega, mira el 4 de agosto en la Iglesia de la Resurrección en Fairport.

‘Niño milagroso’ recibe un nuevo corazón, don del Espíritu Santo

Por Annette Jiménez/EMC

Luke Medina es conocido por sus familiares y comunidad de fe como un niño milagroso.
 
El estudiante de 15 años de edad en la Escuela Secundaria Palmyra-Macedon no solo recientemente se sometió a un exitoso trasplante de corazón en la primavera pasada, sino que su madre pudo tener un hijo a pesar de que ella misma recibió un trasplante de corazón.
 
Tina Lash-Medina explicó que ella y su hijo padecían una cardiomiopatía restrictiva. La forma rara de enfermedad del músculo cardíaco se caracteriza por el llenado restrictivo de los ventrículos, según la información en heart.org. La incapacidad del músculo cardíaco para relajarse y llenarse con sangre produce una acumulación de la sangre en las aurículas (cámaras superiores del corazón), los pulmones y el cuerpo, y causa los síntomas y signos de insuficiencia cardíaca.
 
Lash-Medina fue diagnosticada a los 15 años y se sometió a un procedimiento de trasplante a los 19 años en el Hospital Infantil de Boston. Luke fue diagnosticado a los 7 años y se sometió a una cirugía de trasplante de corazón en marzo pasado en el mismo hospital cuando tenía 14 años, dijo ella.
 
La recuperación de Luke evitó que fuera confirmado en mayo pasado con su clase de la Iglesia de la Resurrección en Fairport, dijo Lash-Medina. El verano pasado, la parroquia solicitó permiso al Obispo Salvatore R. Matano para que el Padre George Heyman, el párroco de la iglesia, procediera con una confirmación por separado, dijo. En cambio, el obispo mismo confirmó a Luke durante una Misa celebrada en la Iglesia de la Resurrección el 4 de agosto.
 
Luke dijo que no tiene palabras para el don que el Obispo Matano le otorgó ese día.
 
“Se sintió muy especial”, dijo.
 
Él y su madre dijeron que la familia apreciaba enormemente cómo la homilía del Obispo conectó el Evangelio con la jornada de Luke.
“Todo mejora desde aquí”, dijo Luke.
 
Luke había estado en la lista de trasplantes desde el 31 de agosto de 2017 y fue al hospital de Boston como estaba previsto el domingo de Pascua para un procedimiento en un laboratorio de cateterismo, dijo Lash-Medina. Sin embargo, después de varias horas de retraso, la familia supo que, en cambio, se sometería a una cirugía de trasplante y recibiría un nuevo corazón al día siguiente, dijo Lash-Medina.
 
“Fue una gran bendición para nosotros”, dijo. “El Padre Ed (Palumbos) lo había bendecido la noche del Jueves Santo e hizo una unción. Todo cayó perfectamente en su lugar”.
 
El Padre Palumbos – que fue párroco de la Iglesia de la Resurrección y la Iglesia de la Asunción hasta que alcanzó el estatus de sacerdote mayor en junio pasado – dijo que la situación de salud de Luke conmovió a toda la parroquia porque él era muy visible para los feligreses. Luke participaba en el ministerio de música y con frecuencia sirvió como cantor durante las misas, agregó.
 
“Todos lo apoyaban y querían que hiciera lo que fuera necesario para su futuro”, dijo el Padre Palumbos. “Cuando se fue a Boston para la cirugía, la gente le escribió, oró por él, por supuesto, y apoyó a sus padres de muchas maneras. En cierto sentido, nuestra misión era ayudarlo a mejorar y recuperarse rápidamente”.
 
El saber que tantos feligreses estaban allí para ellos ayudó mucho, dijo Luke.
 
“Saber que la gente se preocupa por ti y… te apoya en todo lo que estás atravesando, es una gran ayuda en todo lo que estás pasando”, dijo él.
 
Lash-Medina dijo que el apoyo de la parroquia, especialmente de los niños que estaban en un grupo de jóvenes con su hijo, fue inquebrantable. Y mientras estaban conscientes de su condición cardíaca, los miembros del grupo juvenil nunca lo trataron de manera diferente, observó.
 
“Lo alentaron y oraron a su alrededor”, dijo Lash-Medina. “Pero no insistieron (en su condición)”.
La comunidad de Resurrección es una familia que apoya y se preocupa por cualquier persona necesitada, pero la situación de Luke fue un poco diferente, señaló Cathy Reitz, la directora de formación de fe de la parroquia.
 
“Aquí estaba un hombre joven y su familia que enfrentaban tanta incertidumbre, y nunca perdieron su fe y esperanza”, dijo. “Continuaron generosamente asistiendo a misa semanalmente (y) sirviendo en nuestro ministerio de música. Luke también asistió a nuestro programa de ministerio juvenil y se preparó para la confirmación fielmente a pesar de que no siempre se sintió 100 por ciento o no pudo participar en todas las actividades”.