El Mensajero (Español)

Posted: September 11, 2018

Foto EMC por John Haeger

Miembros de un equipo de “Misioneros de la Paz” de la Iglesia de los Santos Apóstoles de Rochester oran con un vecino el 2 de agosto.

Feligreses de la Iglesia de los Santos Apóstoles ponen su fe en acción

Por Annette Jiménez/EMC

ROCHESTER — Un pequeño grupo de feligreses de la Iglesia de los Santos Apóstoles se acercó a tres adolescentes sentados en un porche de la Calle Warner en Rochester el mes pasado y les preguntó si querían orar por algo.

Los chicos respondieron que necesitaban trabajos. Entonces, bajaron al sendero frente a la casa, unieron sus manos en un círculo con el grupo de la iglesia e inclinaron sus cabezas en oración.

La interacción del 2 de agosto fue uno de los muchos pequeños milagros que los feligreses dicen que experimentan semanalmente en el verano como miembros de los equipos de “Misioneros de la Paz” de la iglesia. El Padre Tony Mugavero, el párroco de los Santos Apóstoles, dijo que comenzaron el esfuerzo de evangelización hace cuatro años con cinco personas que habían completado el programa de capacitación para la evangelización de ChristLife, y creció a partir de ahí.

“Nuestro vecindario es un vecindario que tiene muchos desafíos”, dijo el Padre Mugavero. “Hay mucha gente buena y mucho sufrimiento, personas heridas, que están al margen. Hay muchas enfermedades mentales (El vecindario) está maduro para Dios”.

De julio a agosto, entre 20 y 30 feligreses se ofrecen como voluntarios para ir a las calles vecinas de la iglesia en pequeños equipos después de comenzar cada sesión con una comida y una oración, explicó. No tocan las puertas, sino que se acercan a las personas donde están, dijo.

“Mientras caminamos, tratamos de mantener conversaciones naturales”, dijo sobre las personas con las que se encuentran.

Señaló que los equipos están prestando atención al llamado del Papa Francisco para convertirse en discípulos misioneros y el mensaje del Papa Juan Pablo para salir de las zonas de confort de las cuatro paredes de una iglesia.

Cuando hablan con las personas, los miembros del grupo se identifican como parte de los Santos Apóstoles, dijo el Padre Mugavero, y reparten rosarios, medallas religiosas y folletos de ser solicitados. La mayoría de las veces, los grupos reciben respuestas positivas y se ofrecen muchas oraciones, dijo. Si las personas no quieren oraciones, los feligreses simplemente dirán “Dios los bendiga” y seguirán adelante, agregó.
“A veces, las discusiones van más allá … con preguntas sobre Dios”, dijo el Padre Mugavero. “Se trata de construir relaciones… hacer una conexión que normalmente no se logra”.

El desafío ahora es llegar al siguiente nivel de evangelización e invitar a la gente a la Misa, ya que ya tienen residentes que vienen al centro parroquial para comidas y reuniones sociales de helados.

“Incluso las personas que no son católicas o que no quieren oraciones están contentas de que hagamos lo que estamos haciendo”, dijo. “Perciben lo bueno que es, tocando a la gente de maneras muy significativas. Están sintiendo la gracia de Dios”.

Troy Walters estaba feliz de ver al grupo de feligreses el 2 de agosto y les pidió que rezaran por su abuela enferma. Después de orar, Salomón Montes-DeOca le aseguró que Dios lo levantaría. Iluminada Vilca entregó un rosario a la amiga de Walters, que se sentó en su porche con él, y explicó que los feligreses recuerdan a Jesucristo cuando rezan el rosario.

Jennifer Altier roció agua bendita sobre Walters antes de irse.

“Que Dios te bendiga y te traiga paz”, dijo ella.

Walters dijo al El Mensajero Católico que la comunidad necesita estos equipos.

“Necesitamos más personas como ellos que demuestren que les importa”, dijo. “Es algo bueno lo que estén haciendo”.

“Me encanta lo que hacen, vienen y rezan con uno”, agregó Phyllis Little, que estaba sentada afuera de su casa con su hija, Carmen, y su nieta de 1 año, Deani.

Después de orar con el grupo en agradecimiento por las oraciones contestadas, Little dijo que también aprecia las cenas de la parroquia y los eventos sociales de helados.
“Algunas personas no tienen comida para comer”, dijo. “Son personas realmente buenas”.

Sin embargo, el Padre Mugavero y los feligreses reciben tanto como dan, y cada momento lleno de fe es como una corriente eléctrica que fluye a través de ellos.

“Buscamos momentos como estos, que son pocos e infrecuentes”, dijo.

La feligresa Tina Louk, una joven madre soltera, dijo que se siente bendecida al ayudar a difundir la palabra de Dios a los demás.
“Dejo que Dios me guíe”, dijo. “Este (trabajo) es de lo que se trata. ‘Necesito que sepa que Dios le ama sin importar’. Es importante difundir ese (mensaje)”.

Vilca, oriunda de Perú, dijo que ve a Jesús en cada persona que encuentra como una de las Misioneras de la Paz.

“Es como el nombre de nuestra iglesia, Santos Apóstoles”, dijo mientras su equipo regresaba al centro parroquial para reflexionar y tomar un postre. “Nos estamos convirtiendo en apóstoles de Cristo”.