El Mensajero (Español)

Posted: July 17, 2018

Foto CNS por Cesar Gonzalez/AGC Media

Delegados de la Diócesis de Brooklyn posan para una foto el 23 de junio durante el encuentro de la Región II realizado del 22 al 24 de junio en Albany.

Los delegados del Encuentro llaman a centrarse en el ministerio de la familia

Por Maria Pia Negro Chin/CNS

 
ALBANY — Un enfoque en el Encuentro de la Región II en Albany del 22 al 24 de junio fue la necesidad de que la Iglesia Católica se centre en el ministerio familiar.
 
Ya que familias son la base de la sociedad, las familias evangelizadas transformarían el mundo, dijo el obispo de Albany, Edward B. Scharfenberger, a Catholic News Service. “Reflejamos la divinidad de Dios en nuestras relaciones familiares”, dijo. “Eso nos ayuda a ser más creíbles al dar testimonio de la realidad de lo que necesitamos ser”.
 
El obispo Scharfenberger fue uno de los obispos en el encuentro regional con alrededor de 300 líderes hispanos católicos de las ocho diócesis del estado de Nueva York reunidas. Fue una de las últimas reuniones regionales previas al Quinto Encuentro Nacional, que se llevará a cabo del 20 al 23 de septiembre en Grapevine, Texas. La Región 2 incluye la Arquidiócesis de Nueva York y las diócesis de Albany, Brooklyn, Buffalo, Ogdensburg, Rochester, Rockville Centre y Syracuse. Antes del evento regional vinieron los encuentros diocesanos y parroquiales.
 
Una oración de la Región 2 pidió a Dios a “enviarnos a todos como discípulos misioneros, y quedarse con nosotros siempre, mientras nos dedicamos a compartir la alegría del Evangelio con generaciones de toda raza, lengua, cultura y nación.”
 
El Obispo Scharfenberger, que habla español con fluidez, celebró una misa bilingüe el 23 de junio en el Hotel Desmond en Albany. El obispo Richard J. Malone de Buffalo fue el homilista.
 
“Significa mucho tener (el encuentro regional) aquí en Albany”, dijo el obispo Scharfenberger a The Evangelist, el periódico diocesano de Albany. “Somos un área en la que la población latina ha estado creciendo constantemente, y espero que esto atraiga la atención de toda la diócesis sobre cuán importante es su testimonio”.
 
Los delegados se reunieron para orar y rendir culto, discursos de apertura y sesiones de pequeños grupos, donde en grupos de trabajo discutieron cómo fortalecer la evangelización entre los fieles hispanos y latinos. De las discusiones surgieron recomendaciones para ser consideradas en el encuentro nacional.
 
Alina Gutiérrez de la Parroquia de San Antonio en Schenectady asistió al encuentro para expresar qué cambios quiere ver en la Diócesis de Albany.
 
“Este es un evento sobre nuestras creencias, y esta es una contribución de todos nosotros para todo lo que queremos cambiar en la iglesia: nuestras necesidades en toda la comunidad, por ejemplo, no solo por la fe, sino también por la justicia social (e) inmigración “, le dijo a The Evangelist.
 
María Luisa “Yayi” Martínez Campos, una de los ocho delegados de la Diócesis de Rochester, le dijo a El Mensajero Católico que el encuentro regional fue una experiencia maravillosa que le permitió interactuar con feligreses de otras diócesis y apreciar el valor de la participación activa y comprometida en la comunidad de fe de uno.
“Creo que fue una excelente oportunidad para los católicos hispanos de renovar su compromiso con la iglesia y con la comunidad,” dijo ella. “Sentir que somos escuchados y tomados en cuenta para las decisiones pastorales tiene… gran importancia.”
 
En los últimos años, los líderes pastorales en la región han tenido la oportunidad de reunirse no solo para coordinar el proceso del Quinto Encuentro, sino también para crear una red de líderes del ministerio hispano que no existía anteriormente, agregó Lynette Saenz, directora diocesana de diversidad cultural de Rochester. El proceso de planificación ha ayudado a esos líderes a comprender mejor los desafíos que afectan a los feligreses hispanos en todo el estado y a aprender unos de otros, señaló. Continuar con esa colaboración ya está en marcha para responder mejor a la presencia latina en la región, dijo Sáenz.
 
“Creo que (el encuentro regional) brindó a los católicos hispanos una excelente oportunidad para renovar su compromiso con la iglesia y la comunidad”, dijo Martínez Campos, feligresa de la Parroquia de la Natividad de la Santísima Virgen María en Brockport. “Sentirse escuchado y sentir que se tiene un papel en las decisiones pastorales es… muy importante”.
Durante una sesión informativa sobre el ministerio familiar, los miembros del grupo primero oraron y reflexionaron sobre sus propias familias. Luego, intercambiaron ideas sobre cómo evangelizar a la familia, incluyendo la catequesis para jóvenes y un picnic familiar.
 
“Nuestros hijos pueden hacer que los padres vuelvan a la fe”, dijo Sonia Casanova, delegada de la Diócesis de Brooklyn que trabajó 12 años en educación religiosa. Agregó que es muy importante invitar a familias enteras a participar en actividades evangelizadoras como talleres de formación bíblica y retiros para las familias”.
 
También se necesitan recursos y apoyo para las familias de bajos ingresos, dijo Margarita Ardon, feligresa de la Parroquia de San José en Spring Valley, que se encuentra en la Arquidiócesis de Nueva York. “Necesitamos grupos de apoyo para las familias, grupos que fomentan la comunicación”, dijo.
 
Sus recomendaciones para el encuentro nacional incluyeron la creación de un recurso para promover mejor los servicios de la iglesia, un programa de formación para alentar el espíritu misionero dentro de los líderes y una forma para que la iglesia explique todas las ramificaciones de ser pro-vida.
 
“Puedes hacer una misión dentro de la familia”, dijo José Planas, miembro del equipo consultivo regional. Encuentre “a esa persona que está algo olvidada y no quiere ir a la iglesia”, sugirió.
 
Una forma de evangelizar a los feligreses, jóvenes y viejos, es invitar a las personas a formar parte de la familia de la Iglesia Católica sin juicio, dijo la Hermana Verónica Méndez, Hermana de Nuestra Señora de la Doctrina Cristiana, que es miembro del equipo consultivo de la región.
 
Las prácticas exitosas de evangelización incluyen escuchar, identificar los talentos de las personas y apoyar activamente a los miembros de la comunidad, especialmente a los necesitados o marginados, dijo.
 
---
 
Annette Jiménez de El Mensajero Católico y Emily Benson de The Evangelist contribuyeron a esta historia.