El Mensajero (Español)

Posted: September 18, 2019

Foto EMC por John Haeger

Ann Marie Zon mira el 24 de agosto mientras las cajas de artículos donados para los necesitados en Nicaragua se cargan en un camión en la Iglesia de San Patricio en Seneca Falls.

Proyecto caritativo interrumpido por descontento político en Nicaragua

Por Jennifer Burke/EMC

 
Las pilas de cajas, cuidadosamente etiquetadas en inglés y español, son una vista familiar alrededor de la parroquia de San Francisco y Santa Clara, que tiene lugares de culto en Waterloo y Seneca Falls. Los feligreses se reúnen en el garaje detrás de la Iglesia de San Patricio en Seneca Falls cada sábado desde abril a agosto para empacar esas cajas llenas de artículos donados por otros feligreses y miembros de la comunidad local.
 
Las cajas contienen todo, desde ropa para niños y adultos hasta platos, equipos deportivos y útiles escolares. Al final del verano, esos artículos donados se envían a familias necesitadas en Nicaragua a través de un camión con remolque con destino a ese país. Es un proceso que se ha repetido cada agosto durante 25 años.
 
Hasta ahora.
 
Este año, los disturbios políticos en Nicaragua han obligado a los voluntarios de la parroquia a limitar la cantidad de artículos que envían y a rechazar por completo algunas posibles donaciones, según Mary Ann Bender, una de los feligreses que coordina el proyecto Nicaragua de San Francisco y Santa Clara.
 
“Una de las cosas más desgarradoras es que hemos tenido que rechazar tantas cosas que sabemos que (los nicaragüenses) podrían usar”, comentó Bender. “En otros años, hemos podido llevar cosas como sillas de ruedas y muletas. Este año, solo podemos llevar cosas que pueden ir en cajas”.
 
El Proyecto de Nicaragua de San Francisco y Santa Clara es parte de un proyecto más grande conocido como la Misión de Nicaragua, que está dirigido por un misionero laico del área de Buffalo. Esta misionera, Ann Marie Zon, contactó a Bender la primavera pasada para decirle que la situación en Nicaragua la estaba obligando a hacer algunos cambios en la misión.
 
En abril de 2018, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció que se reducirían los beneficios de la seguridad social. Muchos ciudadanos protestaron contra el movimiento de reducción de costos, y las fuerzas gubernamentales respondieron a las manifestaciones, que se tornaron violentas. Ortega revocó el paquete de reforma de la seguridad social a finales de ese mes, pero desde las manifestaciones iniciales, más de 300 personas han muerto y miles resultaron heridas durante las medidas represivas del gobierno, según la Radio Nacional Pública (NPR).
 
Los observadores internacionales de derechos humanos fueron expulsados del país en diciembre de 2018, según NPR. Los medios de comunicación que habían criticado a la administración de Ortega fueron allanados o cerrados, y después de que dos periodistas fueron encarcelados, muchos más huyeron del país o se escondieron, según The Washington Post. Un aviso de viaje emitido el 3 de abril de 2019 por el Departamento de Estado de los EE. UU. instó a los ciudadanos estadounidenses a reconsiderar los viajes a Nicaragua debido a los disturbios civiles, la disponibilidad limitada de atención médica y la aplicación arbitraria de las leyes.
En medio de esto, algunos contenedores de envío llenos de ayuda humanitaria no podían ingresar al país, dijo Zon a Bender la primavera pasada. La misionera laica estaba preocupada de que cualquier artículo recolectado a través del Proyecto de Nicaragua no llegara a manos de los nicaragüenses que lo necesitaban, dijo Bender.
 
“Aunque ya habíamos comenzado a empacar, (Zon) dijo que tal vez no podría llevar nada”, recordó.
 
Sin embargo, el sacerdote que trabaja con Zon en Nicaragua la instó a decirles a los feligreses que sigan recolectando donaciones y empacando cajas, dijo Bender. “La gente de allí está más desesperada que nunca porque hay un efecto dominó”, dijo Bender.
 
“Ahora, porque en el último año no llegan los turistas, la gente no tiene trabajo porque los restaurantes están cerrando, los hoteles están cerrando”.
 
Zon decidió venir a Seneca Falls con un camión más pequeño y llenarlo con cajas que contienen ciertos artículos prioritarios, como ropa de niños y útiles escolares muy básicos como bolígrafos, lápices y papel, dijo Bender.
 
Los voluntarios clasificaron los artículos prioritarios y los prepararon para partir con Zon después de que ella visitó la parroquia el fin de semana del 24 al 25 de agosto. El Padre Jim Fennessy, párroco, ha dicho que algunos de los otros artículos donados pueden permanecer en el garaje de la parroquia por el momento, mientras que otros han sido entregados a la Seneca County House of Concern y a una organización local que apoya a los veteranos, dijo Bender.
Los donantes con los que Bender ha hablado han entendido bien la situación y están felices de que sus artículos donados se usen bien, independientemente de si eso sucede en Nicaragua o aquí en los Estados Unidos, dijo.
 
“Estamos rezando para que para la próxima primavera todo esto cambie”, agregó Bender. “Esperemos que esto se detenga, y que el próximo año será como siempre ha sido”.