El Mensajero (Español)

Posted: September 11, 2018

Foto EMC por Jeff Witherow

urante el taller del 9 de agosto “Compartiendo el camino: Respondiendo a los inmigrantes con conocimiento y compasión”, Nancy Aguilera, de 17 años, comparte la historia de las luchas de su familia tras la deportación de su padre hace dos años.

Taller ofrece información sobre las experiencias de refugiados, inmigrantes

Por Annette Jiménez/EMC

 
PITTSFORD — Mary Skvorak estaba tan conmovida por la historia de un joven inmigrante el mes pasado que planeó ayudar a la familia de inmediato.
 
Durante el taller del 9 de agosto “Compartiendo el camino: Respondiendo a los inmigrantes con conocimiento y compasión” en la Escuela de Teología y Ministerio San Bernardo, Skvorak escuchó la historia de la estudiante de último año de la Escuela Secundaria Sodus, Nancy Aguilera, quien fue una de las que brindaron testimonio e información sobre experiencias de inmigrantes y refugiados.
 
Nancy llegó a Estados Unidos ilegalmente a la edad de 12 años con su madre, que ha llegado a convertirse en ciudadana, dijo. Ahora, ella y sus tres hermanos - uno de los cuales nació aquí - son ciudadanos, agregó. Su padre, que no es ciudadano, fue deportado a Michoacán, México, hace dos años y vive en un pequeño pueblo donde él y sus parientes subsisten de los cultivos que cultivan para sí mismos, dijo.
 
Nancy entre lágrimas detalla su lucha contra la depresión y los desafíos financieros de su familia desde la deportación de su padre. También compartió su preocupación no solo por las familias como la suya, sino también por los niños que fueron separados de sus padres en la frontera debido a la política de cero tolerancia del gobierno federal hacia los inmigrantes ilegales.
 
“Trato de mirar hacia adelante porque la vida continúa”, dijo Nancy. “En realidad, sé que soy una de los afortunados cuyo padre está bien. Los otros niños que están separados … y no tienen a nadie y están realmente solos. Realmente tenemos que ayudarlos”.
 
Después de escuchar a los oradores, los 100 participantes del taller se dividieron en grupos para aprender sobre las formas de conectarse con las organizaciones locales para abogar en nombre de o ayudar directamente a familias como la de Nancy.
 
Skvorak dijo que su interés desde hace mucho tiempo en causas de justicia social la llevó al taller.
 
Después de que Nancy habló, Skvorak intercambió información de contacto con ella para crear un intercambio informal donde Skvorak invitará a la familia de Nancy a su casa, y ella y su esposo visitarán la casa de Nancy para proporcionar tutoría, comidas o cualquier cosa que la familia pueda necesitar.
 
Ese tipo de interacción personal puede parecer pequeña, pero puede cambiar los corazones y las mentes, señaló Jim Morris, vicepresidente de servicios a las familias del Centro Familiar Católico de Rochester (CFC), durante el taller del 9 de agosto.
 
“Mientras más personas en nuestra comunidad interactúen y (comprendan) quiénes son los inmigrantes, habrá menos odio y mayor tolerancia”, dijo Morris.
 
La demonización de los inmigrantes ignora las lecciones de historia que deberían haber sido aprendidas cuando botes llenos de niños y adultos judíos que huían de la Alemania nazi fueron rechazados de los puertos estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, explicó Ruth Putnam Marchetti, coordinadora de ministerio social para el Centro Familiar Católico.
 
Esa conexión histórica es lo que atrajo a Ayala Emmett, profesora emérita de antropología de la Universidad de Rochester, al taller. Los judíos conocen el sufrimiento del refugiado y es por lo que Temple B’rth Kodesh en Brighton se compromete a trabajar con otras comunidades de fe para alzar la voz por aquellos que no pueden hacerlo en la frontera y en Rochester, agregó. Emmett, oriunda de Israel, es la presidenta de defensa social del templo.
 
“Al igual que la gente nos salvó, ahora vamos a hacerlo por (otros)”, agregó.
 
Y aunque muchas personas en los Estados Unidos se sorprendieron por la separación de las familias de México y otros países centroamericanos que cruzan la frontera, esa política fue consecuencia del movimiento hacia la militarización y la criminalización que comenzó hace tres décadas, señaló Marchetti.
 
Además, los funcionarios de inmigración en administraciones anteriores tenían poder discrecional para el enjuiciamiento y otorgaban libertad condicional a los inmigrantes indocumentados caso por caso, explicó el Padre Jesús Flores, coordinador del ministerio de migrantes de la Diócesis de Rochester. Mediante esta discreción, muchos trabajadores pudieron obtener permisos de trabajo y evitar o retrasar los procedimientos de deportación. Sin esas opciones, un número cada vez mayor de tales trabajadores están siendo deportados y dejando atrás esposas e hijos que dependen de ellos financieramente, dijo.
 
Los niños que quedan atrás a menudo sufren, dijo el padre Flores.
 
Sabiendo que el mundo debe trabajar en conjunto para resolver las migraciones desesperadas, el Papa Francisco hace un llamamiento a todas las naciones para que acojan, promuevan, protejan e integren a las familias a través de su campaña “Compartiendo el Viaje”, señaló Marchetti.
Después del taller del 9 de agosto, Nancy dijo que sentía un poco de esperanza debido a los comentarios positivos de los participantes. La mayor de sus cuatro hermanos, la joven de 17 años, tenía la esperanza de ir a la universidad, pero ahora no está segura.
 
“Tengo que conseguir un trabajo para pagar las cuentas y ayudar a mi madre”, dijo.