El Mensajero (Español)

Posted: October 16, 2018

Foto del archivo

Los estudiantes toman un examen en la Escuela San Pio Diez en Chili en esta foto de archivo de 2011. Una coalición de padres, maestros jubilados y legisladores locales está pidiendo una moratoria en las pruebas estatales.

Educadores, padres cuestionan el valor de las pruebas estandarizadas

Por Annette Jiménez/EMC

El uso de exámenes estandarizados como una medida del rendimiento de los estudiantes es un fracaso para los estudiantes y ha dado como resultado puntuaciones infladas debido al entrenamiento, el engaño absoluto y la reasignación de recursos a las asignaturas que se están evaluando, afirmó un experto nacional en educación.
 
El impacto de las pruebas estandarizadas en el sistema educativo de los EE. UU., sus profesores y estudiantes fue el tema central de una discusión del 27 de septiembre en el Templo B’rith Kodesh en Brighton. Fue dirigido por Daniel Koretz, el profesor de educación Henry Lee Shattuck en la Escuela de Postgrado de Educación de la Universidad de Harvard y autor de The Testing Charade: Pretending to Make Schools Better (La farsa de las pruebas: Pretendiendo mejorar las escuelas).
 
Related: Los estudiantes de Rochester muestran logros en el dominio en matemáticas, artes del lenguaje inglés
 
Dan Drmacich, coordinador de la Coalición de Rochester para la Educación Pública, dijo que el foro del 27 de septiembre fue el primero de una serie de reuniones que se llevaron a cabo en toda la comunidad este otoño para recibir aportes de educadores y miembros de la comunidad sobre las pruebas y desarrollar propuestas que puedan ser presentadas a los funcionarios de educación del estado.
 
El aumento de las puntuaciones ha llevado a los educadores y funcionarios gubernamentales de todo el país a aferrarse a una pretensión de que las pruebas estandarizadas funcionan para medir el logro, pero los funcionarios están equivocados, dijo Koretz. Argumentó que las puntuaciones en aumento representan erróneamente el rendimiento de los estudiantes porque se basan en el entrenamiento, la corrupción y el enfoque de los recursos en las asignaturas que se evalúan a expensas de otras asignaturas. Koretz dijo que la corrupción puede ocurrir debido al monitoreo deficiente de la administración de las pruebas en los 13,000 distritos escolares de todo el país.
 
Algunos distritos llegan al extremo de proporcionar a los maestros materiales que se centran en los detalles incidentales de una prueba o el formato de la prueba para que los maestros puedan “entrenar” a los estudiantes sobre cómo encontrar las respuestas correctas y elevar sus calificaciones, anotó Koretz.
 
“Esto es lo que quiero decir con la corrupción de la enseñanza”, dijo. “Hacer trampa no es solo cambiar las hojas de respuestas”.
 
La enseñanza para el examen se recomienda entre los maestros jóvenes y se considera una buena instrucción, Koretz dijo que ha aprendido de los estudiantes de postgrado que toman sus clases en Harvard.
 
Algunas escuelas llegan al extremo de abandonar programas de enriquecimiento como la música o las artes para enfocarse en la preparación de exámenes, dijo.
 
“Es un juego de suma cero”, dijo. “Uno tiene que renunciar a cosas para las que no tienes tiempo”.
 
Los miembros de la Asociación de Maestros de Rochester (RTA, siglas en inglés), que presentó la charla de Koretz con la coalición, prefieren evaluaciones que sean apropiadas para el desarrollo, culturalmente relevantes, extraídas de diferentes fuentes y administradas en múltiples formatos, dijo el presidente de RTA, Adam Urbanski.
 
Los maestros generalmente no confían en los exámenes que requieren memorización, agregó Urbanski. Ser forzado a enfocar los planes de lecciones en preparar a los estudiantes para las evaluaciones también les roba tiempo de instrucción en material que pueden usar más adelante en la escuela o en la vida real, dijeron Urbanski y Koretz.
 
“A los maestros no se les da la oportunidad de evaluar el conocimiento que necesitan evaluar”, dijo Urbanski. “Las pruebas y evaluaciones deben ser información, no veredictos … sobre estudiantes, maestros, escuelas o distritos”.
 
Henry Padrón, un maestro de kindergarten jubilado del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, observó que antes de que los Estándares Fundamentales Comunes fueran adoptados por Nueva York en 2010, él solía preguntar a sus alumnos qué querían aprender y creaba planes de lecciones basados en sus intereses.
 
“Tendrían la responsabilidad de mostrar de diferentes maneras lo que habían aprendido”, dijo.
 
Una prueba era solo una opción que podía elegir para que los estudiantes demostraran su conocimiento, agregó. Para celebrar el éxito de sus estudiantes, él planeaba una actividad culminante e invitaba a los padres y las familias a participar, dijo Padrón.
 
Pero en los últimos años, Padrón dijo que tenía que hacer tanto para preparar a sus jóvenes estudiantes para las evaluaciones estatales que ya no tenían la opción de dormir la siesta durante el día escolar, y mucho menos tener un tiempo de juego creativo.
 
“Mucho aprendizaje ocurre en el tiempo de juego”, dijo.
 
Los padres locales también han expresado su preocupación acerca de cómo sus hijos se ven afectados por el estrés de prepararse para tomar exámenes estandarizados. Koretz observó, por ejemplo, que las instrucciones de evaluación dadas a los maestros y administradores en al menos un estado dieron instrucciones explícitas sobre qué hacer si un niño vomitaba durante la prueba
 
Victoria Robertson dijo que se preocupó cuando su estudiante de tercer grado dijo que estaba aburrida en la escuela porque su clase tenía que hacer muchos exámenes de práctica. Después de hablar con otros padres cuyos hijos tenían miedo de tomar exámenes estandarizados, Robertson decidió hace cuatro años optar por no participar en las evaluaciones estatales para sus dos hijos, quienes en ese momento cursaban los grados de primaria e intermedia en el distrito de Rochester.
 
“No iba a participar en algo que está afectando a la educación”, así como a los maestros y estudiantes, dijo. “Es tan importante que tengamos estándares razonables … y (no) pruebas que los muestren como fracasos”.
 
Las pruebas proporcionan una instantánea de las habilidades de un niño en ese momento y, por lo tanto, no deberían servir como base para desarrollar un currículo, de acuerdo con los miembros de la Coalición de Rochester para la Educación Pública, que incluye a padres, maestros jubilados y legisladores locales. La coalición está pidiendo una moratoria en las pruebas estatales.
 
Beatriz LeBron, miembro de la Junta de Educación del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, dijo que la junta se reunió con miembros de la coalición para hablar sobre las pruebas estandarizadas. Sin embargo, ella agregó que la junta no tiene ningún derecho legal para crear políticas que contradigan las leyes estatales de educación.
 
“Sin embargo, podemos abogar y alentar a otros a llevar su defensa a Albany”, dijo LeBron. “Podemos y debemos ayudar a los padres a entender qué derechos tienen sobre las pruebas”.
 
---
 
NOTA DE LA REDACCIÓN: Para obtener información adicional sobre las próximas sesiones de las pruebas estandarizadas, visite roccoalitionforpubliceducation.com.