El Mensajero (Español)

Posted: November 17, 2016

Foto EMC por Jeff Witherow

Melanie Robinson, una estudiante del séptimo grado en la Escuela Secundaria East, guía una demostración durante una feria para el programa Science STARS el 26 de octubre.

Estudiantes se convierten en ESTRELLAS de Ciencia

Por Annette Jiménez/EMC

ROCHESTER -- Formular ideas y diseños favorables para el medioambiente. Probar ideas para proveer datos. Colaborar con otros para combinar las ideas y construir un modelo. Presentar la investigación de un proyecto a la audiencia.

Esas son las destrezas desarrolladas por los estudiantes matriculados en el otoño en ESTRELLAS de Ciencia, o Science STARS (Estudiantes Acometen la Ciencia Auténtica y Relevante), un programa después de clases para los grados de escuela intermedia en la Escuela Secundaria UR-East. El programa Science STARS ha estado en vigor en la escuela por una década, explicó April Luehmann, profesora asociada de educación en la Escuela de Educación Warner de la Universidad de Rochester y fundadora del programa.

Para la sesión del otoño, los estudiantes tomaron el reto de diseñar un albergue "verde" para una parada de autobús, dijo.

"Ellos tuvieron que pensar acerca de la sostenibilidad en diferentes áreas", añadió Luehmann.

Los temas de diseño que los estudiantes estudiaron fueron: elementos de calentamiento y enfriamiento óptimos; materiales naturales o reciclados propicios para la construcción de un albergue; elementos "cero neto" que retornan tanta energía como la usada, tal como colocar paneles solares y jardines sobre el techo en un albergue; plantas nativas que pueden ser cultivadas en un jardín de lluvia y la creación de un hábitat de mariposas en áreas herbosas próximas al albergue.

Las más de 20 ESTRELLAS de Ciencia hablaron de su investigación y modelos durante la presentación el 26 de octubre a la facultad y estudiantes de la UR, personal y familias de East y miembros de la comunidad incluyendo funcionarios del Servicio de Tránsito Regional (RTS, siglas en inglés). Los estudiantes también tuvieron la oportunidad de reunirse con los ingenieros de RTS durante sus etapas de pruebas y planificación.

Makiah Boswell, 12, de séptimo grado dijo el 26 de octubre que él disfrutó de la construcción de un sistema de calentamiento de panel solar usando una caja y vaso cuando estudiaba calentamiento y enfriamiento en uno de los cinco equipos del proyecto.

"Es algo que deseo hacer ... construir algo con cosas que encuentro y cosas recicladas", dijo Makiah. "Esa fue una gran oportunidad para mí".

Erin McCormick, ingeniero de proyectos de RTS que visitó a los estudiantes y asistió a la presentación el 26 de octubre, quedó impresionada con lo mucho que los estudiantes lograron en un corto lapso de tiempo.

"Los estudiantes hicieron un gran trabajo", dijo ella en un correo electrónico el 27 de octubre. "Fueron muy creativos y entusiastas. Si los estudiantes tuvieran más tiempo, ellos podrían trabajar en el desarrollo de un plan estructural... y generar estimados de costo".

El programa alienta la creatividad ya que se basa en los conceptos de ciencia que los estudiantes están aprendiendo o a punto de aprender, observó Patrick Bond, estudiante de posgrado de la Escuela Warner que asesoró a uno de los equipos.

"Ellos obtienen conocimiento y contenido de la experiencia", dijo. "Se puede hacer mucho en un programa después de la escuela como éste dentro de los constructos de un programa escolar. Podíamos profundizar (en un tema) cuando ellos lo deseaban y seguir adelante cuando ellos lo deseaban porque no estábamos sujetos a un currículo".

El programa también proporciona asesores para los equipos -- que son estudiantes de pedagogía -- con experiencia práctica trabajando con los estudiantes, observó Luehmann.

Sarafina Niyukuri, 13, dijo que su equipo "cero neto" tuvo la ayuda del amigo de su asesor para llegar a las características que en última instancia recomendaron para el albergue, tal como cultivar plantas sobre el techo.

"Fue algo difícil pensar acerca de diseños", dijo la estudiante de séptimo grado. "Tuvimos alguna ... ayuda con esas características".

Para Jamier Delgado, 12, la participación en el programa después de clase fue algo natural, dijo. Delgado, estudiante de séptimo grado, dijo que él trabaja en proyectos similares en su casa, incluyendo un auto con paneles solares y un brazo robótico.

Su equipo ayudó a crear el modelo en escala grande que presentaron durante el evento del 26 de octubre. El modelo tomó casi dos días para su construcción y se basó en un modelo más pequeño que ellos habían diseñado con palitos de madera para artesanías. El equipo también usó sugerencias hechas por los funcionarios de RTS, tal como cuáles materiales serían más duraderos.

"Me gustan las cosas que uno puede construir", dijo. "Me gustaría ser ingeniero cuando sea mayor".