El Mensajero (Español)

Posted: October 16, 2018

Foto EMC por Jeff Witherow

Durante una ceremonia el 8 de septiembre, los estudiantes y el personal de la Escuela Secundaria James Monroe, así como los líderes del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, cortan una cinta para marcar la reapertura de la escuela.

Los estudiantes retornan a la Escuela Secundaria James Monroe en Rochester

Por Annette Jiménez/EMC

ROCHESTER — El comienzo del año escolar 2018-19 tuvo un significado especial para los estudiantes de la Escuela Secundaria James Monroe, ya que marcó su regreso a un edificio que tuvieron que dejar durante un proyecto de renovación de tres años.
 
Los estudiantes, padres, funcionarios escolares y miembros de la comunidad bautizaron el edificio recientemente renovado durante una ceremonia de corte de cinta frente a la entrada principal de la escuela el 8 de septiembre. La multitud cantó “Vamos Monroe” cuando se cortó la cinta.
 
Las festividades de inauguración incluyeron el primer juego de fútbol que se jugará en la escuela en sus nuevas instalaciones deportivas, que incluyen un nuevo gimnasio para los grados de escuela secundaria y una nueva cancha de césped.
 
Related photo gallery: Monroe High School in Rochester marks grand reopening
 
“Los juegos en casa por primera vez en 100 años son posibles en este edificio ahora… y estarán aquí en Monroe”, señaló Rob Skeele, gerente de programas del proyecto.
 
El entrenador de fútbol Omar Hill dijo que los jugadores están “súper emocionados” con sus nuevas instalaciones de entrenamiento y campos deportivos. La mayoría de sus jugadores habían estado en séptimo y octavo grado cuando asistieron a Monroe por última vez.
 
“Están orgullosos (y) felices de finalmente regresar al edificio (renovado) … y están motivados para venir a la escuela todos los días”, agregó.
 
Cuando Jennifer Yound, maestra de inglés para los grados de la escuela intermedia, se paró en la puerta de su salón de clases saludando a las familias el 8 de septiembre, dijo que la luminosidad del edificio les ha dado a los estudiantes una nueva energía.
 
“Es una excelente manera de comenzar el año”, agregó.
 
Luiciano Bonilla, profesor de Inglés para Hablantes de Otros Idiomas (ESOL, por sus siglas en inglés), dijo que tener aire acondicionado es un buen servicio — especialmente porque las temperaturas alcanzaron los 90 grados el primer día de clases el 5 de septiembre. Como aficionado de la tecnología, él está deseoso de utilizar los nuevos artefactos para el salón de clase, como las SMART Boards (pizarras INTELIGENTES) interactivas que proporcionan una pantalla táctil para las lecciones.
 
Durante la primera semana de clases, dijo que muchos de los estudiantes tenían “miradas de sorpresa o asombro”.
 
Fantasía DeJesús dijo que está feliz de poder pasar su último año y graduarse de Monroe. Durante la construcción, los estudiantes en los grados 7-12 asistieron a clases en la antigua Escuela Secundaria John Marshall.
 
“Todo parece más brillante”, agregó del renovado edificio Monroe. “Entras en la escuela y sabes que vas a tener un buen día”.
 
El proyecto Monroe fue supervisado por la Junta de Construcción de Escuelas Conjuntas, cuyos miembros incluyen a los funcionarios de la administración del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester y los funcionarios de la Administración de la Ciudad de Rochester. Ocurrió en tres fases que también incluyeron el rediseño de más de 20 escuelas del distrito. El proyecto Monroe, sin embargo, fue la tarea más grande, por lo que se tardó tres años en completarse, según Skeele. El trabajo comenzó con la destrucción del interior de la estructura de 273,000 pies cuadrados, que alberga alrededor de 250 salones, y mejoras de techos, ladrillos y otras reparaciones, dijo. El trabajo aún no se ha completado en el reemplazo de una piscina.
 
“Este (edificio) en realidad se sentía como un viejo castillo”, dijo Skeele el 4 de septiembre durante una visita preliminar al edificio para miembros de la comunidad. “Tiene paredes de 3 pies de espesor… (Este proyecto) fue una tarea enorme, en realidad”.
 
Las tareas incluían la eliminación de los armarios de los salones de clase y su colocación en corredores para ampliar el espacio en los salones, observó Skeele.
 
Un viejo gimnasio fue destruido para hacer espacio para una nueva cafetería, y una piscina no utilizada fue demolida para crear un área de cocina. Las áreas como la biblioteca y la sala de música fueron arregladas con nuevos equipos, dijo. Y la reconfiguración de la escuela incluyó la construcción de corredores separados, puertas y un gimnasio para la escuela intermedia.
 
Durante el recorrido del edificio el 8 de septiembre, Naila Cornier dijo que estaba impresionada por todos los cambios. Ella es una ex alumna y madre de tres hijos — dos de los cuales asisten a Monroe, agregó.
 
“Se siente muy hogareño”, dijo Cornier sobre la nueva imagen de Monroe. “Me encanta. Se siente seguro. Es maravilloso todo el trabajo que han hecho … y es una gran bendición para los niños.
 
Muchos de esos niños son latinos, señaló Beatriz LeBron, miembro de la junta escolar
 
“A medida que estos estudiantes ingresan a un nuevo establecimiento, también ingresan a un nuevo sistema educativo”, dijo sobre los recién llegados de Puerto Rico. “Todos necesitaremos, como una sola comunidad, apoyar a estas familias”.
 
Durante el recorrido por el edificio, Luis Pérez, Clase de 1973, se hizo eco de la declaración realizada por la Superintendente Barbara Deane-Williams durante la ceremonia de apertura de que los estudiantes de la escuela merecen nada menos que lo mejor y deberían tener acceso a las instalaciones más modernas que son comunes en los distritos suburbanos de la zona. Pérez también es parte de la Asociación de Aprendizaje de Verano de Greater Rochester.
 
“El entorno hace una gran diferencia”, dijo en términos de rendimiento estudiantil. “Por lo tanto, esta (renovación) es enorme. ¿Por qué nuestros hijos no deberían tener el mejor equipo, maestros y salones de clase? Todas las cosas que los distritos que nos rodean en un radio de 10 millas dan por sentado”.
 
Cornier dijo que espera que la renovación conduzca a un mayor rendimiento académico para todos los estudiantes de Monroe. La escuela se encuentra actualmente en la lista de suspensión del Departamento de Educación del Estado de Nueva York, lo que significa que ha sido identificada como una “escuela con dificultades o con dificultades persistentes”, según la información en nysed.org. Los resultados de las evaluaciones estatales se darán a conocer este mes y determinarán si la escuela se retira de la lista de suspensión, dijeron los oficiales escolares.