El Mensajero (Español)

Posted: March 13, 2019

Foto cortesía del Sister Donna Del Santo

La Hermana Donna del Santo se quedó aquí con las Hermanas de la Caridad durante un viaje a la frontera de EE. UU. y México en diciembre.

4 mujeres de la Diócesis de Rochester ayudan a inmigrantes en la frontera de los Estados Unidos

Por Jennifer Burke/EMC

Recientemente, cuatro mujeres locales echaron un vistazo a las vidas de inmigrantes en el centro del debate nacional actual sobre la situación en la frontera sur de los Estados Unidos.
 
Tres religiosas – las Hermanas de San José Donna del Santo y Phyllis Tierney y la Hermana de la Misericordia Janet Korn – y la abogada local Ellen Tomasso viajaron a la frontera para ofrecer voluntariamente su tiempo y talento al servicio de quienes buscan asilo en los Estados Unidos.
 
Las tres religiosas viajaron al sur por separado – la Hermana Del Santo a fines de diciembre y las Hermanas Tierney y Korn a mediados de enero – para ayudar a los hombres, mujeres y niños que ingresaron al país a través del cruce de la frontera en El Paso. Tomasso viajó a Karnes City, Texas, para ayudar a los solicitantes de asilo en un centro de detención para hombres a prepararse para las entrevistas que determinarán si se les permitirá permanecer en los Estados Unidos, incluso temporalmente. Las cuatro mujeres compartieron sus experiencias durante una presentación del 21 de febrero en la Iglesia de la Asunción en Fairport.
 
“Para mí fue una manera de estar con el pueblo de Dios”, explicó la Hermana Del Santo a las más de 50 personas reunidas para la presentación. “Simplemente no podía imaginar cómo debían ser sus vidas, y viniendo de abuelos inmigrantes que huyeron de sus países, fue una experiencia a la que sentí la necesidad de responder”.
 
La Hermana Del Santo dijo que más de 350 personas de los países centroamericanos de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Belice y Guatemala cruzan el cruce fronterizo de El Paso cada día.
 
“Ellos entran legalmente. Cuando cruzan (la frontera), literalmente les quitan todas sus posesiones, toda su identificación. Tienen una pulsera en el tobillo y se les entrega material para una cita en la corte”, explicó.
 
Este proceso puede tomar de tres a 11 días, y durante este tiempo los hombres, mujeres y niños se encuentran recluidos en centros de detención federales. Una vez que tienen sus fechas en la corte, son liberados, y los oficiales de Inmigración y Control de Aduanas los entregan en un autobús a uno de varios albergues establecidos en todo El Paso.
 
“Inmigración y Control de Aduanas venían todos los días con un autobús lleno de personas, los dejaban y todos se alineaban, y les decíamos, ‘Bienvenidos’ y todos sonreían. Creo que sabían que estaban a salvo”, recordó la Hermana Korn.
Esas sonrisas pueden haber sido las primeras en mucho tiempo para estas personas, que no se quedan mucho tiempo en los refugios. Tan pronto como llegan a los refugios, los voluntarios, como las religiosas, hacen llamadas a las familias de las personas o a los contactos que ya viven en los Estados Unidos. Estos contactos luego envían boletos para que los solicitantes de asilo viajen en autobús, avión o tren, generalmente dentro de las próximas 48 horas, dijo la Hermana Del Santo.
 
Durante las breves estancias de los solicitantes de asilo en refugios, los voluntarios les proporcionan comida, un lugar donde dormir – generalmente un catre en el piso – y algo de ropa fresca, ya que los inmigrantes han viajado sin nada más que la ropa sobre sus espalda y, a veces, una bolsa pequeña de comida. Los voluntarios los envían en su camino con bolsas pequeñas de necesidades tales como pasta de dientes y cepillos de dientes, así como algunos bocadillos para su viaje. Los inmigrantes estaban increíblemente agradecidos, dijo la Hermana Tierney.
 
“Todo fue por la gracia de Dios, gracias a Dios”, agregó la Hermana Del Santo. “No puedo imaginar el tipo de gratitud que tenían en medio de tal predicamento”.
 
La gente que está haciendo el viaje nada seguro desde Centroamérica a El Paso lo está haciendo en un intento de alejarse de la terrible violencia en sus propios países, dijo la Hermana Tierney.
 
“Aman a su país, y si tuvieran una opción, se quedarían en su propio país con sus familias, pero no pueden”, agregó.
 
Las razones de los inmigrantes para abandonar sus propios países son apremiantes e inquietantes, dijo Tomasso, quien se ofreció como voluntaria en el Centro Residencial del Condado de Karnes a través del Centro de Educación y Servicios Legales para Refugiados e Inmigrantes sin fines de lucro. Ayudó a los hombres a prepararse para lo que se conoce como una “entrevista de amenaza creíble”, durante la cual los hombres explican a los funcionarios federales por qué tenían que abandonar sus propios países.
 
“Todos huían de la violencia. Ellos solo querían alejarse de estas terribles situaciones, y no iban a tener éxito”, dijo Tomasso. “Podríamos haber sido los primeros a los que les contaron sus historias. Les ayudamos a no distraerse con detalles no esenciales”.
 
Fue una experiencia de humildad y “de otro mundo” escuchar experiencias tan diferentes a las de su propia vida, dijo Tomasso. La Hermana Korn dijo que se sintió conmovida por la gran cantidad de personas dispuestas a ofrecer su tiempo como voluntarias para cuidar de los demás.
 
“No podemos subestimar la bondad de las personas”, comentó.
 
“Escuchamos mucho discurso de odio, y realmente necesitamos escuchar sobre personas de buena voluntad, porque hay muchas”, señaló la Hermana Tierney.