La manifestación de Rochester exige el fin de la epidemia de opiáceos

Foto EMC por John Haeger

Más de 120 personas se alinean en la avenida North Clinton enfrente de la Iglesia San Miguel en Rochester el 13 de noviembre como parte de la manifestacion “No Más”, luchando por el fin de la epidemia de de los opiáceos.

Posted: December 12, 2018

Por Annette Jiménez/EMC


ROCHESTER — Paul Baker, de Henrietta, perdió a su hijo de 26 años, Scot, debido a una sobredosis el 22 de febrero de 2016, después de que Scot consumiera heroína con fentanilo.

La pérdida de su hijo llevó a Baker a unirse a más de 120 residentes del área y simpatizantes de la comunidad que desafiaron el frío y la nieve el 13 de noviembre para pararse en silencio a lo largo de dos cuadras frente a la Iglesia de San Miguel para exigir el fin de la epidemia que azota la zona de la Avenida North Clinton.

Ida Pérez, que vive en la Calle Scrantom y dirige un club de la cuadra allí, organizó la manifestación “No Más” como parte de un esfuerzo comunitario para trabajar en la crisis de los opiáceos.

Ella y Baker esperaban una mayor participación y un clima más cálido, pero ambos estaban satisfechos con el nivel de participación.
“Dos cuadras están justo en el corazón de todo”, comentó Baker.

Él y su esposa han creado un programa de apoyo para ayudar a los usuarios a encontrar tratamiento, así como un grupo de apoyo para el duelo a través del cual se han reunido con padres de los vecindarios de la Avenida North Clinton que también han perdido a sus hijos por el uso de drogas, dijo.

“Compartimos historias, pero principalmente nos reunimos y partimos el pan”, agregó Baker.

Reunir a los miembros de la comunidad en un mensaje unificado para interrumpir la actividad de las drogas – aunque solo sea por una hora – fue la intención de la manifestación, a la que siguió una reunión comunitaria el 29 de noviembre, explicó Pérez.

“Es una hora en la que una persona no está vendiendo, conectando a alguien con un narcotraficante, o una hora que (alguien) ahí afuera no está usando”, agregó.

Pérez es miembro del comité timón del Proyecto CLEAN (Red de la Comunidad, Cumplimiento de la Ley y Asistencia). El proyecto de tres años es una asociación entre el Proyecto HOPE de la Corporación de Desarrollo Iberoamericana (IADC), el Departamento de Policía de Rochester y el Centro de Iniciativas de Seguridad Pública del Instituto de Tecnología de Rochester. Pérez recomendó que el comité eligiera la intersección de las avenidas North Clinton y Clifford para la manifestación porque ha estado en el epicentro de las sobredosis durante el año pasado, según datos recientemente estudiados por el comité, dijo.

Una campaña oficial tomó forma, agregó, cuando la IADC recibió una subvención de $1 millón del Departamento de Justicia de los EE. UU. Para el Proyecto CLEAN para abordar el problema de los opiáceos para los residentes y las empresas. Las caminatas por el vecindario siguieron con el mensaje a cualquier persona involucrada con el uso de heroína y opiáceos en sus calles: “Te amamos, pero no amamos lo que estás haciendo a la comunidad”, dijo Pérez.

El área experimentó 308 sobredosis el año pasado dentro de un radio de una milla de la intersección de las dos avenidas, señaló.

Al escuchar ese número, Pérez lanzó un llamado a la acción de la comunidad el 13 de noviembre y había esperado que 308 personas formaran un círculo humano en el mismo radio, dijo. Sin embargo, 121 participantes que llevaban camisetas “No Más” o portaban pancartas fue una buena manera de transmitir el mensaje a toda la región de Rochester de que el problema ya no se puede tolerar, dijo.

“Este no es un problema de la North Clinton, ni un problema de Scrantom, ni un problema de Ida”, dijo. “Somos una comunidad de uno. Es un problema de todos… no solo para las personas que viven allí. Esta (epidemia) nos afecta a todos”.

Los eventos que se llevaron a cabo en un lote al aire libre frente a la Iglesia de San Michael también formaron parte del trabajo del Proyecto CLEAN para brindar ayuda a la comunidad y lograr que más personas participaran en actividades positivas en el vecindario el verano pasado, dijo Pérez. Además, el comité timón espera involucrar a más dueños de negocios que estén dispuestos a exhibir carteles de “No más”, así como a ofrecer eventos comunitarios durante todo el año, dijo.

El mensaje “No Más” va más allá de querer eliminar el uso y venta de drogas en el área, señaló Pérez. Los dueños de negocios ya no pueden permitir el merodear frente a sus puertas, y los residentes deben dejar de cerrar sus puertas y fingir que el problema no existe o temer pedir ayuda a la policía, agregó.

Ella solía irse del trabajo a casa y cerrar los ojos ante lo que estaba sucediendo justo en frente de su casa, dijo. Luego, su nieta tuvo la edad suficiente para hacer preguntas sobre los usuarios que se inyectaban, y sabía que tenía que ser parte de la búsqueda de una solución para la comunidad, dijo.

“Todos tenemos que ser valientes”, señaló.

Copyright © 2019, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa