El Mensajero (Español)

Posted: February 15, 2012

Last Updated: March 9, 2012

EMC foto por Mike Crupi

Michael Moreno,un técnico médico de Rural/Metro, le toma la presión arterial el 2 de febreo a Carmen de Morales, una residente de Los Flamboyanes.

La misión del centro es salvar vidas

Por Annette Jiménez/EMC

ROCHESTER -- El Centro de la Comunidad Hispana continúa su misión de cambiar la salud de la comunidad latina en los barrios del noreste de la ciudad -- aunque eso signifique tocar de puerta en puerta para tomar la presión arterial de las personas mayores que viven en Los Flamboyanes.

"(Muchas) de las personas mayores de la ciudad de Rochester están caminando con bombas a punto de estallar", dijo Albert Algarin, director del centro. "Estamos tratando de salvar vidas".

Las bombas, explicó Algarin, son el resultado de la alta presión que no se trata con medicinas o cambio de dieta. Para comenzar a resolver ese problema de salud, el centro empezó a ofrecer clínicas para la presión alta el 2 de febrero en colaboración con las Ambulancias Rural Metro.

Cuando Algarin solo consiguió que una persona acudiera a la clínica, él llevó a Michael Moreno y Darinel Ferrer -- técnicos médicos de emergencia originarios de Cuba -- a los apartamentos donde está situado el centro y empezaron a tocarle a la puerta a las personas mayores que él sabía que vivían en el centro.

Carmen de Morales y Bernardino Burgos, que han estado casados por 41 años, recibieron encantados la visita de los técnicos médicos. Ambos sufren de presión alta, aunque el caso de ella era leve, como confirmó la medida que le hizo Michael Moreno.

Moreno le explicó a ella la importancia de medirse la presión regularmente, ya sea en las clínicas mensuales o en su casa, y de escribir los resultados en una lista.

Desde que sobrevivió a una hemorragia cerebral pocos meses antes, Morales dijo que ella ha apreciado los esfuerzos de Algarin de proporcionar estas clínicas.

"Es muy bueno, porque mucha gente no tiene una máquina de medir la presión en su casa", añadió ella.

Por medio de una serie de reuniones con Algarin, Rural Metro supo más sobre la necesidad de proporcionar a las personas mayores de Los Flamboyanes cuidados preventivos y qué hacer para lograrlo, dijo LaShay Harris.

"Los hechos eran obvios", dijo ella sobre cooperar con Algarin. "Él necesitaba ayuda con las clínicas para tratar la presión y nosotros teníamos los medios para ayudarlo".

Algarin también había tratado de coordinar una asociación similar con el Centro Clinton de Salud para la Familia, que está situado cerca del Centro para la Comunidad Hispana, dijo él.

Lo único que le ha impedido a Roberto Mancebo, gerente del Centro Clinton de Salud para la Familia, formular un plan para que su centro coopere con la iniciativa de Algarin han sido un incremento de trabajo y dificultades de programación.

Pero él apoya la iniciativa, dijo Mancebo, especialmente porque trata de resolver el problema de pacientes que no están tratando sus problemas de presión alta y de diabetes, que según dijo es un gran reto para su personal.

"Aquí es donde la iniciativa de Albert se aviene tan bien", añadió Mancebo. "Podemos asociarnos haciendo que el grupo de Albert nos ayude a vigilar a las personas mayores que se descuidan de su salud. Se trata de una situación beneficiosa para todos. Los pacientes se benefician. Nosotros nos beneficiamos. ¡Misión cumplida!

Hace casi cinco años, Algarin abrió el centro en un pequeño cuarto en Los Flamboyanes, antes de que Landsman Co., que es dueña de los apartamentos, le donara el espacio que ocupa ahora.

Muchos residentes del edificio de apartamentos y del barrio piden ayuda a Algarin con traducciones, transporte y referencias para servicios sociales o centro de cuidados de la salud. Para ayudar a estas personas, Algarin se asocia con agencias y organizaciones comunitarias.

A Algarin le gustaría tener una enfermera que llevara el historial clínico de los pacientes, porque mucha gente le ha dicho que piensan que los doctores no pueden dedicarles suficiente tiempo.

Los pacientes podrían llevar consigo un historial clínico cuando fueran a sus visitas médicas o podrían enviárselo por fax con anticipación a sus doctores, lo que beneficiaría a ambos.

Para Rural Metro también sería beneficioso ganarse la confianza de las personas que viven en Los Flamboyanes, dijo Harris. Para los residentes que se acaban de mudar a los apartamentos o que no hablan inglés, las clínicas le dan una oportunidad de conectarse con Rural Metro y dejarles saber que la compañía emplea a personal que habla español que pueden ayudarlos en sus momentos de crisis.

"Romper esa barrera y eliminar las dudas de llamar para pedir ayuda es maravilloso", concluyó Harris.