El Mensajero (Español)

Posted: September 11, 2018

Last Updated: October 1, 2018

Padre Laurence Tracy, 78; defensor para la comunidad latina

Por Annette Jiménez/EMC

 
El Padre Laurence Tracy, defensor de la comunidad latina por casi cinco décadas, murió el 16 de agosto, después de luchar contra la ELA (esclerosis lateral amiotrófica) desde el otoño pasado. Tenía 78 años.
 
“El Padre Tracy sirvió fielmente a la Diócesis de Rochester como sacerdote durante más de 50 años”, según una declaración de la Diócesis de Rochester.
 
“Su ministerio estaba dedicado especialmente a servir a la comunidad hispana de Rochester, que cariñosamente lo llamaba ‘Padre Tracy’. No solo fue un mentor espiritual, sino un amigo y aliado de miles de familias durante sus muchas décadas de servicio e hizo una diferencia positiva en la comunidad. Lamentamos profundamente su pérdida”.
 
Incluso antes de su ordenación al sacerdocio en 1966, el Padre Tracy brindó servicio y apoyo a la comunidad latina de Rochester en el vecindario de la Avenida Norte Clinton donde nació y creció. Incansablemente abogó por la justicia social, la paz, la igualdad racial y los derechos de los trabajadores para todas las personas, dijeron varios miembros de la comunidad.
 
El Padre Tracy fue miembro fundador de varias organizaciones, incluyendo la Liga de Acción Iberoamericana; el Instituto de Pastoral Hispano, un programa en la Escuela de Teología y Ministerio San Bernardo; y el concilio bilingüe del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester.
 
Hilda Rosario Escher, presidenta y directora ejecutiva de Ibero, dijo que la comunidad latina tendrá muchas dificultades para seguir adelante sin el Padre Tracy.
 
“No hay ningún otro Padre Tracy”, dijo. “La comunidad latina era su pasión, luchando por nuestros derechos y los de los… pobres, los privados de derechos. Esas fueron las personas por las que realmente estaba hablando y abogando. Es una gran pérdida”.
 
“La comunidad ha perdido su más sincero portavoz”, dijo Domingo García, uno de los fundadores de Ibero quien trabajó con el Padre Tracy en los muchos problemas que plagaron a los residentes de la ciudad, como la pobreza, la discriminación y el desempleo.
“(Padre) Tracy siempre fue el faro que alumbró el camino cuando navegábamos en la oscuridad”, añadió.
 
Miguel Meléndez del Proyecto HOPE señaló que el Padre Tracy fue capaz de tratar los asuntos más difíciles con compasión. Hace varios años, se puso de pie y reunió a los residentes de la zona para comenzar caminatas comunitarias para hablar con los vecinos sobre la epidemia actual de opiáceos.
 
Para ayudar a combatir el problema de las drogas, el Centro de Salud y Bienestar Padre Tracy abrió sus puertas en mayo en la Avenida Norte Clinton, a solo unas puertas de la Iglesia San Miguel, donde el Padre Tracy asistió a la escuela y sirvió durante todo su ministerio.
 
“El centro significó mucho para él”, dijo Meléndez. “Él realmente quería encontrar una manera, creo que es un legado, para que las personas más desatendidas y sin voz tuvieran un lugar al que ir, un lugar ubicado en la avenida, en el vecindario. … Es lo que él enfatizó con el centro, ayudar a cualquiera que entre”.
 
Incluso llegando a sus últimos días, pensó en el futuro del centro y finalizó su incorporación, dijo Rudy Rivera, el director del centro.
“El Padre fue un hombre de acción”, dijo. “Él estaba aquí (en el centro) con frecuencia y sabía los elementos que estamos aplicando para crear un cambio”.
 
También se siente honrado de que el Padre Tracy le haya pedido que lidere los esfuerzos en el centro.
 
“Qué más puedo decir ante Dios todopoderoso, pero me siento honrado y agradecido, y tomo esta bendición más allá de lo serio”, dijo.
 
El interés del Padre Tracy por trabajar con la comunidad latina data de los días de su seminario, cuando tomó una clase de español y se ofreció como voluntario en el antiguo Centro San Martín de Porres en Rochester que ayudó a familias de Puerto Rico a establecerse en Rochester, él dijo al Catholic Courier en 2016
 
Asistió a los seminarios de San Andrés y San Bernardo en Rochester y fue ordenado el 4 de junio de 1966 por el obispo James E. Kearney en la Catedral del Sagrado Corazón. Su primera asignación fue como párroco asistente de Nuestra Señora de Monte Carmelo, que tenía una gran comunidad de habla hispana. En 1967, el entonces párroco de la parroquia envió al Padre Tracy a Puerto Rico para un programa de inmersión lingüística.
 
Sirvió como co-párroco de Nuestra Señora de Monte Carmelo desde el 1970-81. Posteriormente, fue nombrado director asociado de la División diocesana de Ministerios Sociales para Asuntos Hispanos, un puesto que dijo que fue creado para él debido a su trabajo de defensa con la Coalición de Acción Española de Rochester.
Luego sirvió como párroco asociado de la Iglesia de San Andrés de Rochester (1983-84). En 1984, fue nombrado asistente pastoral en la Oficina del Apostolado Hispano, y en 1992 también se convirtió en ministro sacramental a tiempo parcial en la Iglesia San Miguel de Rochester. Describió su trabajo en el apostolado como uno de los más felices en su ministerio.
 
De 1993 a 2002, se desempeñó como vicario parroquial de la Comunidad de Esperanza, que comprendía las iglesias Monte Carmelo, San Miguel y Santo Redentor/San Francis Xavier en Rochester. Alcanzó el estatus de sacerdote con antigüedad en 2011, pero continuó sirviendo durante muchos años, según las necesidades, como ministro sacramental celebrando las misas en español y visitando a los enfermos de la Parroquia Santa Francisca Xavier Cabrini de Rochester hasta que le diagnosticaron ELA.
 
“No ha sido lo mismo en nuestros eventos de Latinas Unidas porque no vemos que el Padre Tracy entrar por las puertas”, señaló Daisy Rivera-Algarín, una de las fundadoras de Latinas Unidas. “A pie, conduciendo o en su scooter podíamos contar con él… vamos a extrañar su presencia, pero tenemos consuelo al saber que nos amaba”.
 
Carlos García conoce al Padre Tracy desde los 9 años cuando su familia comenzó a asistir a Monte Carmelo después de que el Padre Tracy ayudara a su padre a conseguir un trabajo en la escuela secundaria Benjamin Franklin.
 
“Él ha tenido un lugar muy profundo y significativo en mi familia y mi educación”, dijo García, director de comunicaciones del Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester.
 
Una vez le dijo a García que la vida no se trata de cuántas veces te caes, sino de cuántas veces te levantas, una de las muchas lecciones que aprendió del Padre Tracy.
 
García también observó que el sacerdote era “más puertorriqueño que algunos puertorriqueños que conozco”.
 
“Tenía padres maravillosos, amando, cuidando y asesorando, pero (el Padre) Tracy fue una de esas personas que clarificaron la vida para todos nosotros”, dijo. “Continuaremos tratando de vivir sus enseñanzas. Mi vida ha sido una excusa pobre para imitarlo, y fallé miserablemente, pero lo tengo en mente todos los días”.
 
En los últimos meses, el Padre Tracy recibió varios honores por su trabajo con la comunidad.
 
Además de darle su nombre al centro de salud y bienestar, la oficina principal de la Liga de Acción Iberoamericana y Los Flamboyanes también recibieron su nombre, y recibió el Premio al Logro de Toda la Vida Bob Warth de Rochester ACTS.
 
Los honores anteriores incluyen un premio de 2015 por su defensa de la Asociación de Educación Bilingüe del Estado de Nueva York; una Medalla Gaudete 2014 de la Universidad San Bonaventure por sus contribuciones a la comunidad de Rochester; un reconocimiento de 2014 del United Christian Leadership Ministry (UCLM) de Western New York por su trabajo de justicia social; ser nombrado pionero de la comunidad por el Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester en 2012; y ser honrado por el Club Rotario Latino de Rochester en 2012 por “Dar de Sí Antes de Pensar en Sí” durante toda la vida. El club Rotario también creó un jardín en su honor en el recinto de la Iglesia San Miguel.
 
Aunque fue un campeón en la comunidad latina, abrazó a todos y luchó desinteresadamente contra el racismo y la injusticia y su presencia estaba en todas partes, dijo el Reverendo Lewis Stewart, quien dijo que el Padre Tracy lo apoyó cuando formó la UCLM en 2013.
“Se unió a nosotros en nuestra misión para reducir la violencia con armas de fuego”, agregó el Reverendo Stewart. “Estuvo de pie con nosotros cuando pedimos responsabilidad policial. Él era mi amigo y mi hermano. Lo extrañaré. … Muy pocas veces te tocas con una persona como el Padre Tracy, un clérigo comprometido con Cristo”.
 
A pesar de todos los elogios, el Padre Werth dijo que el Padre Tracy era extremadamente humilde.
 
“Tuvo una hermosa integración de la condición humana y el poder espiritual”, agregó.
 
El velorio del Padre Tracy tuvo lugar el 20 y 21 de agosto de 2018, con un servicio de oración de vigilia después del horario del velorio el día 21. Su misa fúnebre fue celebrada por el Padre Werth con el Obispo Salvatore R. Matano “en el coro” el 22 de agosto de 2018. Todos los servicios se llevarán a cabo en la Iglesia San Michael en Rochester.
 
---
 
NOTA DE LA REDACCIÓN: Los amigos están recopilando historias y fotos para un sitio web creado recientemente para contar la vida del Padre Tracy en padretracy.com.

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio