Los manifestantes de Rochester piden el control de armas, fin de la violencia escolar

EMC foto por Jeff Witherow

Elianna Renfrew (centro) camina con Jim Renfrew (izquierda) y Melissa Márquez (derecha) durante la manifestación March for Our Lives el 24 de marzo en Rochester.

Posted: April 17, 2018

ROCHESTER — ¿Fue la March for Our Lives (Marcha por Nuestras Vidas) un momento en el tiempo o un movimiento en una nueva dirección para los Estados Unidos?
 
Esa fue la pregunta de la madre de Johnny “JR” Johnson, quien fue uno de los tres jóvenes asesinados frente al Boys & Girls Club de Rochester en agosto de 2015. Lentory Johnson habló al final de una manifestación del 24 de marzo que se llevó a cabo antes de que 5,000 personas marcharan por el centro de Rochester como parte de March for Our Lives, una manifestación nacional que hace un llamamiento para legislación de control de armas como medio para poner fin a la violencia escolar.
 
La marcha de Rochester fue una de las 800 marchas dirigidas por jóvenes que tuvieron lugar en todo el país para coincidir con la manifestación nacional que tuvo lugar en Washington, D.C. La manifestación nacional de protesta fue organizada por estudiantes de la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, donde un tirador mató a 17 personas el 14 de febrero.
 
”Si es un momento, está bien porque has hecho algo que muchos niños no han hecho”, dijo Johnson. “Tienes conciencia. Te importa”.
 
Trabajar para poner fin a la violencia, sin embargo, es algo que ha hecho todos los días desde la muerte de su hijo, señaló Johnson. Toma tiempo, dedicación y compromiso, dijo ella.
 
“Cuando llegue el momento, no basta con registrarte (para votar). Vota”, dijo Johnson. “Conoce cómo hacer la guerra de guerrillas”.
 
Ella animó a toda la comunidad a sentirse orgullosa de los jóvenes que salieron a marchar por sus vidas.
 
“Apóyalos. Hashtag: Theywanttolive”, dijo Johnson, refiriéndose a una de las acciones de Twitter utilizadas para March for Our Lives.
Dylan Holcomb, un estudiante de último año de la Escuela Secundaria de Brighton que pasó aproximadamente un mes organizando la marcha de Rochester con Grace Myers y Xzavien Jackson, estudiantes de la Escuela de Artes de Rochester, dijo que se sintió alentado por la respuesta de estudiantes que representan distritos escolares de toda la región. Después de la marcha, Holcomb dijo que estaba dedicando sus esfuerzos continuos al movimiento Black Lives Matter (La Vida Negra Importa). El público en general ignora el trabajo de los líderes de ese movimiento, dijo, pero la brutalidad policial es tanto una crisis pública como los tiroteos escolares.
 
“Solo espero que la gente se dé cuenta de que esta no es solo una marcha”, dijo Holcomb. “Estamos tratando de incluir todas las perspectivas en la comunidad local, como la violencia que experimenta la ciudad de Rochester. … La violencia armada no discrimina”.
 
Además de Johnson y Holcomb, los oradores durante la manifestación incluyeron la alcaldesa de Rochester, Lovely Warren, miembros de Teen Empowerment y estudiantes de la Escuela de Artes, Geneseo, Brighton y SUNY Brockport.
 
La estudiante de segundo año de SUNY Brockport, Rebecca Oberstadt, habló de ser estudiante de segundo año en la Escuela Secundaria Newtown en Connecticut en 2012, cuando ocurrió el tiroteo en la Escuela Primaria Sandy Hook y cómo esto cambió su ciudad natal. Recordó cómo se escondió debajo de un mostrador en su clase de biología, escuchó sirenas de la policía y helicópteros, y vio a través de su teléfono las noticias del tiroteo en la escuela primaria.
 
“No fue hasta que 20 niños hermosos e inocentes y seis valientes educadores perdieron sus vidas en mi ciudad natal en Connecticut que tuve que enfrentar el dolor de un tiroteo en la escuela”, dijo. “Vi cómo mi comunidad se quebraba en cuestión de segundos. En los últimos cinco años, he sentido que todos nos hemos quebrado una y otra vez con la noticia de otro tiroteo y la falta de medidas legislativas tras la toma de más vidas inocentes”.
 
Con cada tiroteo en las escuelas desde Sandy Hook, las camionetas informativas y reporteros, aparecen los hashtags y discusiones sobre tomar medidas para detener el siguiente pero luego ocurre otro tiroteo, dijo Oberstadt.
 
“¿Por qué nuestro dolor y nuestra pena solo son relevantes cuando ocurre otro tiroteo?”, Dijo. “¿Por qué esperamos hasta que más estudiantes y personal docente pierdan sus vidas para recordar la última vez que dijimos ‘Suficiente es suficiente’ y ‘Tenemos que hacer algo’?”
 
No se avergüenza de que se hable el nombre de su ciudad al mismo tiempo que Columbine, Virginia Tech y Parkland, pero se avergüenza de que poco haya cambiado desde todos esos tiroteos.
“No estoy avergonzada de la voz que aquí amplificamos”, dijo. “No me avergüenzo de que, como generación, encabecemos este movimiento y digamos lo que demasiados adultos temen decir. … Es hora de que nuestros legisladores reanuden su deber y protejan nuestros derechos y nuestras vidas”.
 
Armar a maestros e instalar detectores de metales y vidrio a prueba de balas no es la respuesta, pero la legislación para el control de armas que prohíbe armas como los rifles de asalto lo es, dijo Oberstadt.
 
“Estamos aquí para asegurarnos de que esto no termine, para defender a … los innumerables otros niños que morirán si no tomamos medidas”, dijo. “Las víctimas de estos horrendos tiroteos ya no pueden luchar por sus vidas, pero nosotros podemos”.
 
Julio Morales dijo que no puede soportar más tiroteos escolares a manos de personas que han podido comprar las armas de estilo militar que han sido utilizadas en la mayoría de los casos.
 
“Es hora de que (la legislación) regule este tipo de armas”, dijo Morales, quien marchó con Sandy Morales de Rochester y su hija de 15 años, Nadia. “Cada vez que ocurre otro tiroteo, es muy triste. … Está sucediendo tan a menudo. Es desgarrador”.
 
Nadia dijo que en su escuela, la Escuela de Artes, los estudiantes no solo alentaron la participación en la marcha, sino que también han estado registrando a los estudiantes elegibles para votar.
 
“Queremos más conciencia y cambio de política (a través) de la presencia pública y la protesta pública”, agregó.
 
Teresa García, estudiante de segundo año en la Escuela Secundaria Lansing en el condado de Tompkins, dijo que estaba inspirada por las miles de personas que marcharon por todo el país. Asistió a la marcha en Washington con un grupo de unos 30 feligreses de la iglesia de Santa Catalina de Siena en Ithaca.
 
“Fue increíblemente enriquecedor”, ella dijo a El Mensajero Católico en un correo electrónico describiendo su participación en la marcha nacional. “Todos los oradores eran menores de 18 años, y cada uno tenía cientos de miles de personas vitoreando, riendo, llorando y aplaudiendo. Las historias que contaron estos jóvenes fueron inolvidables. Desde una niña amenazada a punta de pistola en su barrio, a un niño que perdió a su hermano, a su mejor amigo, todos los oradores compartieron experiencias diferentes, pero todos expresaron exactamente el mismo mensaje: esto tiene que parar, y la manera como sucederá es con más control de armas. … Sin duda permaneceré activa en el movimiento. Ya he escrito a mis senadores y representantes, y continuaré haciéndolo hasta que este problema ya no exista”.

Comentarios

Ingrese un comentario
  1. We encourage participation in discussion of the articles on this site. We review — but do not edit — all comments before they are posted. We will not accept comments that are off-topic or clearly promoting a commercial, political or self-serving agenda. Comments must be civil and respectful. Inappropriate language will not be accepted. Comments containing links that lead away from this site will not be posted. To make a comment, please review and indicate your acceptance of our full Terms and Conditions

  2. Leave this field empty

Campo Obligatorio

Copyright © 2018, Rochester Catholic Press Association, Inc.
Versión Completa