Altagracia tiene un lugar especial

ROCHESTER — Elisardo y Mena Pardo han donado comida para la celebración anual de Nuestra Señora de la Altagracia, protectora de la República Dominicana, debido a una promesa que le hicieron a la Virgen María hace 10 años.

La pareja, que se mudó a Rochester hace 15 años, hizo la promesa en agradecimiento por la continua buena salud de su hijo que nació prematuro.

La familia es dueña de El Edén, uno de tres restaurantes que donaron comida para la convivencia que siguió a la Misa el 21 de Enero en la Parroquia Nuestra Señora de las Américas. Los otros restaurantes fueron El Latino y El Sabor de la Isla.

Elisardo Pardo dijo que la fiesta de Nuestra Señora de la Altagracia tiene un lugar especial en los corazones de los dominicanos.

"Celebramos hoy una de las ocasiones más bellas para… la madre de la República Dominicana, dijo Abdel Albino al comienzo de la Misa.

La Misa, que ha sido celebrada por 15 años y a la cual asistieron unas 200 personas, tuvo un significado especial este año por el terremoto masivo que afectó a Haití, que comparte la isla de La Española con la República Dominicana. Una colecta especial obtuvo más de $250 para ayudar con los esfuerzos de socorro en Haití, además de $2,000 que ya habían sido recaudados por la Parroquia Nuestra Señora de las Américas.

También durante la Misa, más de 20 niños colocaron flores delante de la imagen de la Virgen de Altagracia.

"Qué linda expresión de caridad en la República Dominicana para los haitianos en sus sufrimientos", dijo el Padre Vincent Panepinto, párroco de Nuestra Señora de las Américas. "El gobierno y la gente de la República Dominicana están trabajando fuertemente para aliviar el dolor de los Haitianos".

Él dijo que esta expresión de solidaridad con sus hermanos haitianos es un ejemplo de cómo el pueblo dominicano sigue el ejemplo de Nuestra Señora de la Altagracia. Las muestras de fe cristiana, dadas por el pueblo dominicano — por medio de su participación en los esfuerzos de socorro y de la reconstrucción de las ciudades de sus vecinos — ha reemplazado la lucha entre los dos países por el control de la isla de La Española, comentó el Padre Panepinto.

"Este es el momento en que brilla la fe de la gente dominicana", dijo él. "Uds. Honran a la Virgen de Altagracia en hacer alta gracia trabajando… para Haití y la justicia y reconciliación de las dos culturas que habitan la isla de La Española".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter