Bienvenida a nuevo sacerdote en la diócesis

ROCHESTER — El 20 de julio pasado, el enfoque en la Catedral del Sagrado Corazón se inclinó fuertemente hacia los padres. Fue el día antes del Día de los Padres, y tres hombres adquirieron el título de Padre al ser ordenados al sacerdocio diocesano.

Salto por delante dos meses — para una ordenación sacerdotal que originalmente no se había fijado — las madres surgieron como el tema dominante.

La última ordenación cayó el 15 de agosto – la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, el día de fiesta para la madre más grande de todos. Esa mañana, el Padre Daniel Ruiz fue ordenado por el Obispo Salvatore R. Matano en la catedral.

Fue la madre del Padre Ruiz la que fue un factor para que la Misa de ordenación tuviera lugar cuando lo hizo. Originalmente, él iba a ser ordenado el 20 de junio junto con los Padres Carlos Sánchez, Michael Fowler y Matthew Jones. Sin embargo, el Padre Ruiz fue llamado a su hogar en su Colombia natal justo días antes de la ordenación porque su madre, Luz Sierra, estaba gravemente enferma con pulmonía bacteriana y no se esperaba que sobreviviera.

A partir de entonces la salud de su madre ha mejorado dramáticamente – de hecho, se espera que ella tenga una total recuperación — el Padre Ruiz, 34, pudo regresar a los Estados Unidos para su ordenación con alegría.

"Mucha gente estaba orando, y Dios estaba escuchando", dijo el Padre Ruiz al Catholic Courier después de la Misa de ordenación.

El padre del Padre Ruiz, Joaquín Ruiz; hermano, Simón y dos tías estuvieron presente el 15 de agosto, habiendo viajado a Rochester desde la ciudad Colombiana de Medellín. Aunque Luz Sierra no estaba suficientemente bien para salir de Colombia, la Misa de ordenación fue transmitida por satélite para que ella la pudiera ver en su casa. El Padre Ruiz observó que el Departamento Diocesano de Tecnología de Información hizo posible la transmisión.

El Obispo Matano destacó a la madre del Padre Ruiz durante sus comentarios iniciales, diciendo, "Rogamos para que la alegría de este día verdaderamente contribuya a su recuperación". Él rindió amplio homenaje a la Santísima Madre durante su homilía, y luego inició la Comunión, "No puedo dar a María en la fiesta de su solemnidad un regalo más grande que un sacerdote para que continúe el trabajo de su hijo, Jesucristo".

Sus palabras de clausura fueron particularmente conmovedoras cuando el Obispo pidió al Padre Ruiz que tradujera al español sus mejores deseos para sus familiares. El obispo pidió un momento de silencio cuando se arrodillaba frente al Padre Ruiz para ser el primero en recibir la bendición sacerdotal de él.

Finalmente, el Padre Ruiz dejó el altar y se acercó al primer banco para dar a su familia otra bendición, esta vez en español. El recién ordenado sacerdote comentó más tarde que éste fue un momento destacado de su Misa de ordenación, junto con estar postrado frente al altar cuando se cantaba la Letanía de los Santos.

"Uno puede sentir la presencia viva de toda la comunidad", dijo refiriéndose a la letanía.

Presente en el Sagrado Corazón el 15 de agosto estaban también sus tres compañeros de clase recién ordenados — Padres Sánchez, Fowler y Jones — junto con muchos otros sacerdotes así como diáconos, seminaristas y otros amigos.

Padres Ruiz y Sánchez, que ambos asistieron al seminario en el Colegio Teológico de la Universidad Católica de América en Washington, D.C., están entre varios Colombianos que han venido a la Diócesis de Rochester en años recientes para estudiar el sacerdocio. Gracias a un acuerdo especial entre la Arquidiócesis de Medellín, todos estos hombres servirán todos sus ministerios sacerdotales en esta diócesis.

El Padre Ruiz celebrará su primera Misa el domingo, 16 de agosto, a las 11:30 a.m. en Nuestra Señora de la Paz en Brighton. Él sirvió su año pastoral en esa parroquia así como en Santo Tomás More, también en Brighton. Luego pasará a su primera asignación sacerdotal — como vicario parroquial en la Parroquia San Benedicto en Canandaigua y en East Bloomfield.

Reconoce que los pasados meses han sido un torbellino de emociones inesperadas, estrés y viajes. Después de saludar a varias docenas de simpatizantes en el nártex de la catedral al finalizar la Misa, se le preguntó al Padre Ruiz cómo se sentía ahora que por fin se había celebrado la ordenación. Después de una pausa, él ofreció una respuesta sucinta:

"Como que finalmente he llegado a casa".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter