Celebramos la exaltación de Jesús

IV Domingo de la Cuaresma hasta el III Domingo de la Pascua

La cumbre de este tiempo litúrgico es la fiesta de la Pascua, la celebración de la Resurrección. Según San Pablo, la resurrección y la ascensión eran un solo evento — la exaltación de Jesús. La palabra gloria, en griego Doxa,significa la importancia o peso de un individuo. La gloria de Dios no es una imagen de una figura humana sentado en un trono con la vestidura y corona de un rey iluminado con luces brillantes y rodeado por ángeles. Esa es el espectáculo que aparece en la mente de la mayoría de las creyentes cuando oyen la palabra gloria. Pero actualmente, la importancia de Dios, lo que hace Dios, Dios es su amor, bondad, misericordia, generosidad, benevolencia, etc.

Esas son las cualidades de Dios en su relación con nosotros. La resurrección/exaltación de Jesús era cuando Dios dio plenitud a la vida que Jesús vivía en este mundo: su bondad a los niños y los pequeños, su misericordia a los pecadores, su obediencia hasta la muerte, su compromiso al reino de Dios. Dios lo abrazó con un amor inmenso y dio valor a su vida terrenal.

En esa aprobación de la vida de Jesús con nosotros, Dios le comunicó su propia vida, su gloria y lo rescató de la muerte: "resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre" (Romanos 6:4 — La Vigilia Pascual). La resurrección de Jesús renovó la fe de sus discípulos en él y se les comunicó una nueva vida "nosotros caminemos en una nueva vida. Hemos sido injerta dos en él en una muerte como la suya pero también participaremos de su resurrección" (ibid). Lo mismo "Jesucristo transformará nuestro cuerpo miserable en un cuerpo glorioso, semejante al suyo" (Filipenses 3:19 — II Domingo de la Cuaresma).

Entonces la fe en la resurrección no es creer que un cadáver que se reanimó de la vida biológica. La resurrección era un evento real que realmente sucedió. Pero es un evento que rebasa todas las estructuras de la vida humana, supera cualquier experiencia posible tener en este mundo. La importancia de la fe en la resurrección es que nosotros compartimos la nueva vida que Dios injertó en Jesús capacitándonos a vivir la gloria de Dios en Jesús resucitado: Bondad a los humildes, misericordia a los pecadores, compasión a los sufridos y un compromiso a construir el Reino de Dios.

El Padre Tracy es vicario auxiliar en la Parroquia de Santa Francisca Xavier Cabrini.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter