Cinco a ser ordenados diáconos el 28 de mayo

Cinco hombres están listos para ser ordenados diáconos el sábado, 28 de mayo — uno para el diaconato permanente y cuatro como diáconos transicionales en su camino hacia la ordenación como sacerdotes diocesanos en el 2017.

El Obispo Salvatore R. Matano hará las ordenaciones de diáconos durante una Misa comenzando a las 10:00 a.m. en la Catedral del Sagrado Corazón, 296 Flower City Park, Rochester.

Anthony Amato, 29, es un nativo de la Parroquia Nuestra Madre de las Angustias en Greece. Él obtuvo su diploma de bachillerato en filosofía y estudios religiosos en el 2008 en la Universidad de Rochester y una maestría en teología sistemática en el 2011 en la Escuela de Teología y Ministerio de Boston College.

Amato entró a Becket Hall, el programa de pre-teología diocesano, en el 2011 y un año más tarde comenzó los estudios de seminario en el Colegio Teológico en Washington, D.C. Él sirvió su año pastoral en el 2014-15 en las parroquias de Auburn Sta. María y Sta. María/Marta. Su cuarto y final año de seminario en el 2016-17 incluirá servicio diaconal en la Catedral de San Mateo el Apóstol de la Arquidiócesis de Washington.

Amato dijo que entre los muchos apoyos en su camino hacia el sacerdocio el más significativo ha sido Jesucristo.

"Fue arrodillándome frente al Sagrado Sacramento que yo supe que si yo daba mi vida a él, él me cuidaría", dijo.

Juan Benítez, 28, nació y fue bautizado en Frontino, Colombia. Su parroquia es San Juan Vianney en la ciudad de Medellín, Colombia. Él comenzó sus estudios para el sacerdocio en su país natal y entró a Becket Hall en enero, juntándose con varios otros hombres colombianos que en los años recientes han proseguido el sacerdocio para la Diócesis de Rochester.

Mientras vivía en Becket, Benítez ayudó en las parroquias de San Thomas More y Nuestra Señora Reina de la Paz en Brighton. En mayo, 2014 él se mudó a la parroquia Paz de Cristo en Rochester y en Irondequoit. También tomó clases de inglés en Nazareth College. En agosto, 2014, él comenzó estudios en el Seminario y Universidad Sta. María en Baltimore, donde él deberá terminar en diciembre, 2016.

"Siento una gran alegría en mi corazón ya que este día llegará muy pronto", dijo Benítez de su ordenación diaconal. "Quiero servir la iglesia en la Diócesis de Rochester con todo mi corazón, usando los dones que Dios me ha dado".

Thomas Jack, 42, es la única adición de este año para el diaconato permanente diocesano. Criado en Nueva Jersey, él obtuvo un diploma de bachillerato en estudios religiosos en la Universidad Estatal Montclair y una maestría en educación religiosa/espiritualidad en la Universidad Fordham y este año una maestría en estudios pastorales en la Escuela de Teología y Ministerio San Bernardo.

Para su experiencia diaconal en el campo, él hizo un internado en Caridades Católicas del Condado de Steuben County y en las Instalaciones Correccionales de Elmira, y durante el verano trabajó en la Parroquia Santos Isidoro y María Torribia en el Condado de Steuben.

Jack pertenece a la Parroquia San John Vianney, también en el Condado de Steuben. Trabaja para Freeman, una organización contratante que organiza ferias comerciales. Él y su esposa, Filomena, no tienen hijos pero sí "muchos sobrinos y sobrinas", dijo él.

"Doy gracias a Dios por la oportunidad para participar en el alcance de la iglesia hacia los que están en los márgenes de la sociedad".

Michael Merritt, 28, viene de la Parroquia Sta. María en Canandaigua, y atribuyó a su párroco, Padre Thomas Mull, y al ministro de juventud, Dawn Burdick, por su influencia en su decisión de proseguir una vocación sacerdotal.

Merritt se graduó de Siena College en el 2010 con un diploma de bachillerato en estudios religiosos. Entró a Becket Hall en el 2011 y el año siguiente comenzó en el Seminario y Universidad Sta. María en Baltimore, donde está terminando su tercer año teológico.

Él hizo su año pastoral en el 2014-15 en la Parroquia Santa Cruz en la sección de Charlotte de Rochester, donde entre otras cosas trabajó con la juventud de la parroquia como entrenador de baloncesto y coordinador de los monaguillos.

Merritt dijo que el hecho que su ordenación diaconal está llegando tan pronto "es a veces un poco abrumador".

"Pero estoy emocionado por la celebración y emocionado para dar el próximo paso en mi jornada de formación".

Víctor Sánchez, 29, es un nativo de Ocana, en el Departamento Colombiano de Santander Norte, donde él perteneció a la Parroquia, Catedral de Santa Ana. Él atribuye su fuerte llamada vocacional a haber asistido frecuentemente a la iglesia con su madre.

Él comenzó sus estudios para el sacerdocio en Colombia, entonces entró a Becket Hall en el 2012 y tomó clases de inglés en Nazareth College. En el 2013-14 comenzó su año pastoral en la Iglesia Sta. Margarita María en Irondequoit, terminando este año en San Luis en Pittsford. Sánchez entró al Seminario y Universidad de Sta. María en Baltimore en el otoño del 2014 y está terminando su año teológico final allí.

"Me siento un poco ansioso, pero creo que esto es lo que realmente quiero para mi vida", dijo él sobre su ordenación diaconal.

"Amo mi vocación y mi ministerio. Quiero dar gracias a Dios por todo lo que ha hecho por mí. También doy gracias a toda la gente que me ha apoyado durante todos estos años".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter