¿Cómo nos preparamos para el encuentro con Jesús?

Ben Irvin escribió un libro para niños para su pequeña hija Elizabeth, titulado La historia del Rey Jesús.

¡Alerta! A continuación está el tema central de la historia:

"Dios nos dio el Rey que necesitábamos, un Rey que ama, perdona y cambia a todos los que vienen a él.

"Este Rey nos dio un trabajo para hacer: amarnos unos a otros con todo lo que tenemos.

"Porque así es como mostramos a otros lo que se siente al ser amados por Dios".

Concluiremos nuestro año litúrgico con la fiesta de Cristo Rey, que fue instituida por el Papa Pío XI en 1925. El énfasis de esta fiesta fue en la implicación social y política de la realeza de Cristo. En una época caracterizada por el ascenso y caída de las tendencias ideológicas extremas, nuestra iglesia deseaba hacer una declaración fuerte con un mensaje simple: ¡Jesús es nuestro Rey!

Este año, el Evangelio de Lucas para la fiesta está cargado de sorpresas: los pobres son ricos, los pecadores encuentran salvación, el reino de Dios se encuentra en medio de nosotros. Y la mayor sorpresa de todas… nos confrontamos con el Jesús crucificado, de quien la fe nos dice es Rey y Salvador de todos. La realeza de Cristo es diferente de todo lo que estamos acostumbrados. Él no viene con poder político o poderío. No viene con armas o amenazas. ¡No! Él viene como uno de nosotros. Él es el rey tan ordinario como usted y yo.

De ahí entramos a la temporada de Adviento. Nuestras lecturas muestran a Jesús viniendo a nosotros en historia, como uno de nosotros; en misterio, cuando entra en nuestras vidas cada vez que damos un paso adelante en amor de Dios y el prójimo y en majestad, cuando viene a nosotros al final de los tiempos trayendo el cumplimiento del reino de Dios. EL Adviento nos reta para que anticipemos su venida en todos los tres niveles… preparando cada momento de nuestras vidas para el encuentro con nuestro amoroso Dios, cara a cara.

Entonces, ¿cómo nos preparamos para el encuentro con Jesús? ¿Cuáles prácticas podrían ayudarnos a estar consciente y disponibles para las maneras como Dios irrumpe en nuestras vidas cada día?

Vivo en una comunidad donde rezamos juntas todas las mañanas a las 7 a.m., y rezo en privacidad a diario a las 5:30 a.m. Sé que de no orar en esos momentos, dejaría que el ajetreo del día se hiciera cargo y estaría demasiado cansada al final de mi día para pasar tiempo de calidad con Dios. En mi oración ruego a Jesús para que me ayude a verlo en todos los que me encuentro y luego reflexionar sobre cómo dejo ver la cara de Cristo a través de mí.

Cuando Jesús nos dice que nos "mantengamos despiertos" en uno de los Evangelios de Adviento, ¡él no está diciendo que nunca debemos dormir! Más bien, él nos alienta para que preparemos nuestros corazones para lo que viene. Pregúntese, "¿Qué debo cambiar para amar mejor a mi prójimo y a Dios?" Al reflexionar sobre los cambios que debemos hacer, nosotros preparamos nuestros corazones para acoger a Cristo en nuestras vidas de una manera nueva esta Navidad.

Como el escritor Ben Irvin nos dice, "Este Rey Jesús nos dio un trabajo para hacer: amarnos unos a otros con todo lo que tenemos".

Porque así es como mostramos a otros lo que se siente al ser amados por Dios.

La Hermana Del Santo es directora de vocaciones para las Hermanas de San José en Rochester.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter