Father Juan Benitez pledges his obedience to Bishop Salvatore R. Matano during the June 3 priest ordination Mass at Rochester’s Sacred Heart Cathedral. Father Juan Benitez pledges his obedience to Bishop Salvatore R. Matano during the June 3 priest ordination Mass at Rochester’s Sacred Heart Cathedral.

El obispo ordena a tres nuevos sacerdotes

ROCHESTER — Aproximadamente a las 10 a.m. el 3 de junio, el toque súbito de un tambor sacudió a la Catedral del Sagrado Corazón y fue seguido por la música majestuosa, resonante del órgano.

Esos sonidos resonantes marcaron el comienzo dramático de la Misa de ordenación sacerdotal — un comienzo muy apropiado cuando uno toma en cuenta la profundidad de la ocasión para los Padres Anthony Amato, Juan Benítez y Michael Merritt.

Después de muchos años de oración y estudio, los tres han llegado a ser los sacerdotes más nuevos de la Diócesis de Rochester. Ellos fueron ordenados por el Obispo Salvatore R. Matano frente a una congregación desbordada cuando ellos formalmente comprometieron el resto de sus vidas al servicio en Cristo.

"Que Dios, que ha comenzado la buena obra en ti, la lleve a la plenitud", dijo el Obispo Matano a cada joven durante el Rito de Ordenación.

El Padre Merritt reconoció el drama y emoticón fluyendo a través de la catedral durante el acontecimiento de dos horas y media, refiriéndose a la ordenación como "un momento increíble de gracia para todos nosotros".

El Padre Merritt observó que mientras él estaba prostrado durante la Letanía de los Santos, él pudo sentir la presencia de Dios y los santos "para ayudarme y ayudar a todos nosotros en nuestro ministerio sacerdotal". Estar prostrado también sirvió como fuerte recordatorio para el Padre Benítez, quien dijo tener la sensación de "dar todo tu ser a Dios" en ese momento.

El Padre Benítez añadió que fue embargado por la emoticón varios minutes más tarde cuando tomó parte en la Oración Eucarística por primera vez como sacerdote.

"Simplemente recordé todos los días que tuve en el pasado (preparándome para el sacerdocio), y llegar a este punto — Empecé a llorar", dijo.

Para el Padre Amato, mientras tanto, el suceso profundo en la Misa de ordenación fue cuando el Obispo Matano impuso sus manos sobre la cabeza de él y todos los sacerdotes presente hicieron lo mismo, uno por uno.

"Fue un momento de unidad muy poderoso", comentó el Padre Amato, diciendo que sentía una conexión fuerte con sus compañeros sacerdotes independientemente de la edad o experiencia.

El Padre Amato añadió que también se impresionó cuando el obispo Matano le entregó su cáliz y patena — "mis herramientas del oficio", bromeó — lo que significa que después de muchos años de oración y estudio, ahora está capacitado para celebrar la misa.

Justo momentos después de que la liturgia de ordenación terminara, los Padres Amato, Benítez y Merritt regresaron al área del altar donde recibieron a muchos familiares, amigos y otros simpatizantes que se arrodillaron frente a los sacerdotes recién ordenados para recibir sus bendiciones. El Padre Benítez dijo estar impresionado por el número de personas que lo saludaron como Padre — un título al que no está acostumbrado sea dirigido a él.

"Uno piensa, ‘Oh, mi Dios, es real’", dijo el Padre Benítez, oriundo de Medellín, Colombia, cuya madre, abuelos y hermano viajaron desde su país para presenciar la ordinación.

Los sacerdotes recién ordenados dijeron que esperan seguir adelante viviendo sus votos sacerdotales. Para el padre Benítez, su primera asignación por parte del obispo Matano será como vicario parroquial en la parroquia San Luis en Pittsford empezando a finales de junio.

"Espero servir a la Diócesis de Rochester por muchos años más porque una vez que uno es sacerdote, uno es sacerdote para siempre", comentó el Padre Benítez.

El Padre Merritt, oriundo de la Parroquia San Benedicto en Canandaigua y de East Bloomfield, servirá como vicario parroquial en la Parroquia San Francis y Santa Clara en Waterloo y Seneca Falls.

"Ha sido una larga jornada que ha culminado hoy, y ahora empieza una nueva jornada", dijo el Padre Merritt.

Mientras tanto, el Padre Amato, oriundo de la Parroquia Nuestra Madre de las Angustias en Greece, dijo que espera ser el vicario parroquial en las parroquias Santísima Trinidad/San Patricio en el Condado de Tioga. Va a esa nueva asignación con memorias cálidas del día más significativo de su vida hasta este punto.

"El júbilo y gratitud que tengo hoy — no hay manera de que no pueda estar alegre ahora mismo", dijo el Padre Amato.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter