Es tiempo de contar las bendiciones

En este tiempo de Acción de Gracias me gusta esta historia y la reflexión sobre ella…¡Gracias, Señor!

Un alma recién llegada al cielo se encontró con San Pedro. El santo recorrió al alma por todo el cielo. Ambos caminaron uno al lado del otro dentro de un gran salón de trabajo lleno de ángeles. San Pedro se detuvo delante de la primera sección y dijo: "Esta es la sección de recibo. Aquí, se reciben todas las peticiones hechas a Dios en oración. El alma miró a la sección, estaba terriblemente ocupada con muchos ángeles clasificando peticiones escritas en voluminosas hojas de papel de todas partes del mundo.

Caminaron de nuevo hasta llegar a la 2da. sección, y San Pedro le dijo al alma, "Esta es la sección de empaque y entrega. Aquí, las gracias y bendiciones que la gente pide, se empacan y se entregan a las personas que pidieron por ellas en la Tierra". El alma vio cuán ocupada estaba. Había muchos ángeles trabajando en esa sala, ya que eran muchas las bendiciones que estaban siendo empacadas y entregadas a la Tierra.

Por último, en la esquina más distante de la sala, el alma se detuvo en la última sección. Para sorpresa del alma, sólo había un ángel allí, no haciendo nada. "Esta es la sección de Agradecimiento," El alma le dijo a San Pedro "¿Cómo es que no hay trabajo aquí?" "Eso es lo triste", San Pedro respondió. "Después que las personas recibieron las bendiciones que pidieron, muy pocos envían su agradecimiento." "¿Cómo puede uno reconocer la bendición de Dios?" "Simple", respondió San Pedro. "Simplemente diga: "Gracias, Señor".

"Gracias Señor, por darme la oportunidad de compartir este mensaje con otras personas y también, por darme tantas personas maravillosas con quien compartirlo.

* Si tu tienes comida en el refrigerador, ropa en tu espalda, un techo y un lugar para dormir … eres más rico que el 75% de este mundo.

* Si tienes dinero en el banco, en tu cartera y monedas sueltas… tú estás entre el 8% de ricos en el mundo.

* Si te has levantado esta mañana con más salud que enfermedad… eres más afortunado que los millones que no sobrevivirán esta semana.

* Si nunca has experimentado los peligros de la guerra, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura, o los dolores del hambre le llevas la ventaja a 500 millones de personas en el mundo.

* Si tu puedes asistir a una reunión de la iglesia sin temor a sufrir hostigamiento, arresto, tortura o la muerte … eres más bendecido que tres billones de personas en el mundo.

* Si tus padres siguen vivos y siguen casados …. eres un caso raro.

* Si tú mantienes tu cabeza en alto con una sonrisa en tu cara y eres verdaderamente agradecido, eres bendecido, porque la mayoría puede hacerlo pero no lo hará.

* Si tu puede tomar de la mano a alguien, abrazarlo o tan siquiera tocarlo en el hombro, tu eres bendecido, ya que ofreces un toque de sanación.

* Si puedes leer este mensaje, acabas de recibir una doble bendición, de que alguien estaba pensando en ti, y además, de que eres más bendecido que más de dos billones de personas en el mundo que no saben leer.

Ten un buen día, cuenta tus bendiciones, y pasa este mensaje para recordarle a todos los demás lo bendecidos que somos todos.

¡Gracias Señor!

Autor desconocido

El Padre Mugavero es el párroco de la Iglesia Santos Apóstoles en Rochester.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter