Júbilo marca la ordenación de diáconos en la catedral

ROCHESTER — Según las temperaturas se elevaban hacia los 80 grados en la mañana del 28 de mayo, así también había abundancia de calor humano emanando en la Catedral del Sagrado Corazón.

Esto fue evidente alrededor del mediodía en las escaleras de la catedral, que rápidamente se llenaron de personas que ofrecían abrazos y estrechones de mano a los cuatro hombres que acababan de obtener un lograr importante: ordenación al diaconado en la Diócesis de Rochester.

Los diáconos Anthony Amato, Juan Benítez y Michael Merritt se hicieron diáconos transicionales en camino al sacerdocio, mientras que el Diácono Thomas Jack fue ordenado diácono permanente. El Obispo Salvatore R. Matano presidió en la Misa de ordenación mientras la catedral casi llena observaba.

Destacando el evento de dos horas fue el rito de ordenación que ocurrió a mediados de la Misa. Empezó cuando el Obispo Matano impuso sus manos sobre la cabeza de cada hombre mientras ellos se arrodillaban frente a él uno a la vez. El obispo completó el acto de ordenación proclamando la oración de consagración.

El rito continuó con la investidura de estolas y dalmáticas, o túnicas, sobre los nuevos diáconos; presentación del Libro de los Evangelios a cada uno de ellos y finalmente la señal de la paz ofrecida por el Obispo Matano y una larga fila de diáconos permanentes que estaban presentes, al igual que numerosos sacerdotes diocesanos.

Ambos, el Diácono Merritt y el Diácono Benítez clasificaron la imposición de manos por el obispo — un acto que significa esencialmente que por fin se habían convertido en diáconos — como lo más desatacado para ellos personalmente.

"Ese fue el momento cuando el Espíritu Santo vino a mí", explicó el Diácono Merritt, quien se crió en la Parroquia Santa María en Canandaigua. "Es un momento que nunca olvidaré".

"Sentí un gran júbilo en mi corazón", añadió el Diácono Benítez, oriundo de Medellín, Colombia, que también expresó júbilo porque su ordenación fue mostrada por video en vivo a su familia y amigos en su tierra natal.

Con el status de diácono transicional ahora asegurado, los diáconos Amato, Benítez y Merritt están en camino para ser ordenados sacerdotes diocesanos en el 2017.

"No puedo esperar para hacerlo (una ordinación) de nuevo el año que viene", dijo el Diácono Merritt, quien junto al Diácono Amato observó que cada uno de ellos ha estado en el proceso de formación por cinco años.

"Es realmente un gran júbilo que sólo me queda un año más de seminario hasta llegar a ser sacerdote", dijo el Diácono Amato, de la Parroquia Nuestra Madre de las Angustias en Greece. "Estoy anticipando pasar el resto de mi vida como sacerdote, y anticipo este año (como diácono) para empezar a predicar el Evangelio".

Mientras tanto, el Diácono Jack dijo que la realización de que ahora es un diácono permanente es "un poco abrumadora". Como miembro de la Parroquia San Juan Vianney en el condado de Steuben, él añadió que estaba agradecido de la presencia de los simpatizantes el 28 de mayo que vinieron de lugares tan lejanos como Inglaterra, Canadá, Boston y Nueva Jersey.

"Es grandioso tener tanto apoyo", declaró.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter