La actitud de gratitud

¡Ser agradecido!

¡Siendo agradecidos!

¡Todo es un regalo!

Nada es mío…

Todo es un préstamo…

No tengo derecho a nada

¡Todo es un privilegio!

¡Si sólo pudiéramos respirar ese aire!

Si sólo pudiéramos vivir fuera de ‘ese’ ambiente y actitud, seríamos liberados de tanta tensión.

La paz interior sería verdaderamente de nosotros, y seríamos mucho más felices y libres. Y esta disposición y perspectiva nos abriría a muchas, más bendiciones…

La verdad es, mis queridos amigos, que Uds y yo hemos recibido mucho y hemos tomado tanto por sentado! …¡Qué vergüenza! ¡Que el mismo Señor Dios pueda librarnos de un estado tan triste!

Yo recuerdo mucho una vez en mi vida, cuando aprendí a tomar consciencia de las bendiciones reales sobre las cuales nunca había pensado mucho y verdaderamente había tomado demasiado por sentado… Esto ocurrió hace más de 23 años cuando fui a un año sabático a India e Israel. Yo quería ir a la India porque quería experimentar la pobreza del tercer mundo de cerca y también ver cómo reaccionaban los cristianos allí. …Y para decir la verdad, ¡experimenté mucho más de lo que esperaba!

Casi de inmediato a llegar a Calcuta, India, olí el mal olor; Experimenté la sensación de ardor en los ojos a causa de las nubes de humo en el aire provenientes del estiércol animal que tenían que quemar para combustible; y respiré la niebla de humo negro causado por la contaminación de los vehículos que parecían anticuados. …Sentí sudor goteando constantemente por todos lados por lo que parecía ser 100% de humedad – con ningún alivio y sin plomería interior… Y ni que decirles tengo: sin aire acondicionado y sin hielo. El único alivio era tirarme un cubo de agua sobre la cabeza, pero en pocos segundos ya estaba sudando por todas partes otra vez…

Ninguno de los semáforos estaba funcionando y vi un montón de coches y camiones rotos por todas partes… Miles de personas estaban durmiendo en las calles, en las aceras o en las zonas sucias de transporte público como estaciones de trenes – y todos tenían que limpiarse y lavarse a sí mismos delante de los demás.

Sin agua hervida, yo no tenía nada seguro para beber… También tenía muy poco que comer y lo que estaba disponible para comer era siempre lo mismo día tras día: un poco de arroz y un poco de curry – mañana, tarde y noche. No tomó mucho tiempo para que me sintiera con náuseas y muy débil. Aunque había ido a aprender de otros y tratar de servir a los demás, les aseguro que para mí fue muy difícil hacer esto y no estar ensimismado con la poca energía y falta de fuerzas que tenía.

No hay manera que yo pueda explicarles a ustedes el choque a mi sistema y todo lo que esto significó para mí – ya no experimentaba todo a lo que estaba acostumbrado hasta ese momento de mi vida… Todo lo que había tomado por sentado ya no estaba disponible…Todo lo que simplemente nunca cuestioné – ¡no existía ! Mi zona de comodidad se restringió mucho más de lo que yo hubiera querido. Quise estar expuesto a la pobreza como nunca lo había estado … y lo estuve, pero fue abrumador.

También me hizo mucho bien. No me di cuenta, sin embargo hasta que deje la pobreza atrás y comencé a experimentar una vez más, lo que previamente había estado tomando por sentado… Si se quiere, había un restablecimiento de mi "TERMÓMETRO DE GRACIAS".

Comencé a dar gracias a Dios desde lo más profundo de mi corazón por las cosas por las que nunca había dado gracias antes: como agua que podía beber libremente o simplemente como una ducha refrescante… Como el aire que podía respirar sin contaminación ni hollín negro o las nubes de humos ardientes del estiércol animal…Me emocioné y literalmente alabé a Dios por las paredes que estaban limpias y pintadas, por los vehículos que funcionaban, por la electricidad, por los semáforos que funcionaban y por todo lo que tenía un sentido del orden.

Y ¿qué más puedo decirles con respecto a la comida…! Mientras estuve en Calcuta, me quedé con los Hermanos Misioneros de la Caridad. Como ellos tenían siempre un mismo plato para comer (arroz y curry), el Superior de la casa asumió que en mi país también debíamos tener una comida principal que comíamos todo el tiempo. Entonces me preguntó: ‘¿Cuál es el plato principal que comes donde vives en tu parte del mundo?’… Me cogió de sorpresa con la pregunta y para ser honesto, en lo único que pensé fue en WEGMAN’S – Recordé todos los pasillos de comida y bebidas y todas las variedades de cereales y helado y frutas y verduras y carnes y pescados y dulces y postres y todo lo demás – y no tuve el valor de hablarle de eso… Simplemente dije: "Pasta"… Y él me miró con una mirada en blanco y me preguntó, "¿Qué es eso?"…

Ay … ¡Qué Benditos y afortunados somos¡ …Todavía cuando como algo tan sencillo como una ensalada fresca, verde, recuerdo que no tenía en la India y me viene un renovado sentido de gratitud por lo que voy a recibir.

Siempre estuve agradecido a Dios, pero nunca lo estuve con un sentimiento tan consciente de estas cosas básicas.

Por desgracia, podemos carecer de una perspectiva de acción de gracias por las necesidades básicas de la vida y las damos por sentado, como me pasó a mí… Y aún más tristemente, podemos fallar y olvidarnos de darle gracias a Dios cuando damos por sentado quien es el Señor y todo lo que Él ha hecho por nosotros…

No sólo podemos dejar de dar gracias adecuadas al Señor por todas las formas en que él nos ha bendecido, sino que también podemos dejar de dar adecuadas gracias a los otros por todas las formas en que hemos sido bendecidos a través delos demás. Podemos ser culpables de dar por sentado la gente bondadosa en nuestras vidas, quienes son y todo lo que hacen por nosotros.

En esta temporada de agradecimiento, vamos a restablecer nuestro "termómetro de gracias" para dar gracias por todo lo que tenemos, por todas las personas en nuestras vidas y por nuestro Dios tan increíble.

El Padre Mugavero es el párroco de la Iglesia Santos Apóstoles en Rochester.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter