La visita del Arzobispo Dolan fue muy apreciada

El Arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, nos hizo un gran favor el martes, 22 de junio, cuando vino a la Catedral del Sagrado Corazón a predicar en una liturgia que celebró varias bendiciones: la Fiesta de San John Fisher, patrón de nuestra diócesis; los 25o y 50o aniversarios de varios de nuestros sacerdotes; y la clausura del Año de los Sacerdotes, que fue proclamado por el Santo Padre, Benedicto XVI.

Nuestro presbiterado y las 300 otras personas que se reunieron para la ocasión se deleitaron con la chispa maravillosa del Arzobispo, y recibieron mucho consuelo espiritual al escuchar su conmovedora homilía. Sus observaciones sobre el sacerdocio — inspiradas, estoy seguro, por el martirio de nuestro santo patrón — destacaron la dedicación a los otros, imitando al Señor.

Lo mantuvimos muy ocupado antes y después de la liturgia. Inmediatamente después de su llegada a la catedral, se reunió con representantes de los medios de comunicación locales para una conferencia de prensa. Después de la Misa, se quedó largo rato en el nártex, conversando con las muchas personas que deseaban conocerlo. Él conversó, bendijo objetos religiosos, firmó libros, posó para fotografías, oró por los enfermos y bendijo a los niños.

Después de la recepción en el nártex, hubo un almuerzo para todos los sacerdotes en el salón de actos para homenajear a los que estaban celebrando aniversarios y a sus hermanos en el ministerio. El Arzobispo conversó con muchos de los sacerdotes durante el almuerzo, los cuales quedaron encantados con la experiencia.

En una carta de agradecimiento, que escribí el 23 de junio, le di las gracias al Arzobispo Dolan por los dones de fe, energía, chispa, y calurosa humanidad que compartió con nuestra comunidad en esta maravillosa ocasión.

Mientras estaba escribiendo, recordaba a un Tim Dolan más joven, seminarista en la Universidad Norteamericana de Roma durante el tiempo que yo era miembro del personal de la misma. Hace 35 años, él era ya un hombre de fe, con la misma energía, chispa y calurosa acogida que tiene ahora. Me dio mucho gusto el martes, acordarme cómo él era antes, y reflexionar sobre la manera tan espléndida como Dios ha continuado a formar a Tim durante sus 24 años de vida y ministerio sacerdotales.

Durante el almuerzo del 22 de junio, y después, muchos de nuestros sacerdotes expresaron cuanto habían apreciado el aliento y apoyo que les habían dado la presencia y la homilía del Arzobispo. Comprendí bien sus comentarios porque mi reacción fue la misma.

Si están interesados en ver la conferencia de prensa del Arzobispo y su homilía durante la Misa, las pueden encontrar en el sitio Web del Catholic Courier. También podrán ver numerosas fotografías.

Espero que los días de verano les traigan muchas cosas buenas a ustedes y a los suyos. Les prometo que seguiré rezando por ustedes y les pido que sigan haciéndome el favor de rezar por mí.

Paz para todos.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter