María une a todos los latinos

María es la madre de la iglesia y protectora de todo el mundo, dijo el Padre Tracy durante la Misa anual en celebración del día de la festividad.

Durante la Misa el 21 de enero en la Iglesia San Miguel, un grupo grande de niños, desde los más pequeños hasta adolescentes, llevaron rosas rojas que fueron colocadas en floreros sobre una mesa frente a un retrato de la imagen de Altagracia, llevada por los feligreses en procesión.

"Somos una familia. Somos un pueblo", dijo el Padre Tracy. "Somos la iglesia".

Por eso no importa bajo qué título los latinos honren a María — desde Nuestra Señora de la Providencia en Puerto Rico a Nuestra Señora de la Guadalupe en México — el Padre Tracy dijo que los latinos deben velar por el menor de sus hermanos cuando son amenazados con la deportación por las políticas de inmigración injustas de los Estados Unidos.

"Como una madre, oramos por nuestros hijos que están sufriendo", comentó él. "¿Cuál de nosotros no es inmigrante? El pueblo latino está unido no solamente por tener un solo Dios, una sola madre pero por sufrir".

Incluso el Papa Francisco, para el Día Mundial de Migrantes Y Refugiados el 18 de enero, señaló que debemos ser como la Virgen María y servir de protectores de nuestros hermanos latinoamericanos y convertirnos en una comunidad unida, explicó el Padre Tracy.

"Debemos convertirnos … en una iglesia sin fronteras", añadió él. "Entre nosotros aquí, no hay fronteras entre dominicanos y puertorriqueños o… los mejicanos".

Los feligreses en la comunidad latina de Rochester son una familia, estuvo de acuerdo Miriam Rosa, que es de Puerto Rico y siempre asiste a la Misa de Altagracia. Ella asiste a Misa en la Iglesia Nuestra Señora de las Américas.

"Nuestra devoción … se ha convertido en un gesto de grandes manifestaciones de amor", dijo ella. "Y aquí en Rochester, (María) es un puente de unidad".

Esa devoción es una tradición que los niños aprenden a una edad temprana, dijo Anastasio García, que vino de Santo Domingo a los Estados Unidos en el 1991 para jugar en las ligas menores y mayores de béisbol, incluyendo períodos con los Toronto Blue Jays y los Rochester Red Wings.

"Esa imagen es la más sagrada que tenemos aparte de la madre de nosotros", dijo él. "Es una tradición de respetar nuestra patrona, nuestra reina. Creemos mucho en ella y le pedimos la bendición".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter