Vivamos como la gran familia de Dios

Febrero 16

6to domingo: Todo la historia de salvación que la palabra de Dios nos enseña, es un llamado sencillo a ser hermanos, a ser familia, a ser comunidad; para nuestro DIOS ser sus hijos es ser parte de su familia, es ser parte de él. Por tanto, la voluntad de nuestro señor es que seamos familia que nos amemos como comunidad, que nos amemos como hermanos, y si en esa relación familiar(eclesial) existen dificultades tienen que ser resueltas ante la presencia del el señor y por amor a él. "Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano".

Febrero 23

7mo domingo: La palabra de Dios continua llamándonos a entender el seguimiento del señor como una relación familiar, amando a todos, incluso a aquellos que un día fueron parte de nuestra familia y se fueron; aquellos que fueron nuestros amigos y que hoy no están cerca. El señor Jesús hoy nos presenta una regla de oro para ser reconocidos como hijos de Dios: "Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo". Por tanto, es necesario arrancar de nuestro corazón frases como: "Yo saludo a quien me saluda", "Yo solo le hablo a quien me cae bien", "Yo solo amo a mi familia y mis amigos". Estas frases en nada nos diferencian de los que no creen en cristo, los hijos de Dios amamos incluso a aquellos que no nos quieren y también oramos por ellos.

Marzo 2

8º domingo: Continuando en éste ambiente de vivir como familia, en éste domingo el señor Jesús nos recuerda que Dios es nuestro padre y que no es un padre cualquiera; nuestro Dios es un padre bueno que nos ama con locura, que extiende sus brazos hacia nosotros y nos dice no temas, no te preocupes, no andes fatigado pensando en qué será de ti en el futuro, pues papá Dios cuida de ti y aunque tu madre te abandone él nunca te abandonará. Hermanos, nuestro problema es que muchas veces no nos reconocemos como hijos de Dios y no confiamos en su amor ni en su providencia. Renueva tu amor a papá Dios y dile papá en ti confío y en tus manos está mi futuro.

Marzo 9

1er domingo: Hemos llegado al primer domingo de cuaresma, el miércoles pasado pusimos ceniza en nuestra frente como signo de nuestro deseo de hacer sacrificios y de luchar por volver a la casa del padre, ha llegado el momento de restaurar nuestra relación familiar con Dios, ha llegado el tiempo de vivir como hermanos, de reconciliarnos con Jesús y aunque todos tenemos muchas tentaciones en nuestras vidas, tenemos que hacer como Jesús, vencer las tentaciones diarias con oración y con la palabra de Dios, que sea el espíritu de Dios el que nos de fuerza para vencer las tentaciones y construir el reino de Dios.

Jainer Erick Viloria es un seminarista del Diócesis de Rochester.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter