Se puede ver a los feligreses que asisten a Misa en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Webster el 15 de junio manteniendo prácticas de distanciamiento social. Se puede ver a los feligreses que asisten a Misa en la Iglesia de la Santísima Trinidad de Webster el 15 de junio manteniendo prácticas de distanciamiento social. (Captación de pantalla de EMC a través de transmisión en vivo)

Iglesias reanuda misas con capacidad reducida, nuevas reglas

Las parroquias de toda la Diócesis de Rochester han comenzado a celebrar misas con ocupación limitada de la iglesia. Bajo la Fase 2 del Plan Avance de Nueva York, se permitió que las casas de culto en esta área regresaran a las liturgias públicas — mientras cumplían con los requisitos de distanciamiento social y desinfección — el 7 de junio.

En los Santos Apóstoles en Rochester, la celebración de misas al 25 por ciento de capacidad comenzó el 13 y 14 de junio, dijo el Padre Anthony Mugavero, párroco. Añadió que se envió por correo electrónico y se envió por correo a los feligreses información sobre las pautas de seguridad tales como el uso de desinfectante para manos o lavarse las manos al ingresar a la iglesia.

Los miembros del mismo hogar pueden sentarse uno al lado del otro, dijo el Padre Mugavero, y los feligreses se ubican de modo que estén al menos a seis pies de distancia de la última persona en un grupo. Con el distanciamiento físico que se requiere, se esperaba que la iglesia proporcionara suficiente capacidad para los fieles en las misas en inglés de la parroquia, dijo. Sin embargo, el espacio en la iglesia no siempre es adecuado para las misas en español, dijo el Padre Mugavero, y señaló que cualquier persona que llegue después de que una Misa de español de fin de semana esté llena, se le pedirá que venga a la Misa en español el martes por la noche.

Los feligreses también serán invitados a escuchar la Misa a través de altoparlante afuera y luego recibir la comunión en el momento apropiado, o se les animará a asistir a la Misa diaria.

“Sabemos que esto estará lejos de ser perfecto, pero aprenderemos a medida que avanzamos, ya que es un proceso”, dijo el Padre Mugavero.

En el norte del condado de Tompkins, el Padre Daniel Ruiz señaló que las tres iglesias a las que sirve como párroco — Todos los Santos en Lansing, Santa Cruz en Dryden y San Antonio en Groton, comenzaron a ofrecer misas públicas el 16 de junio.

El padre Ruiz explicó que comenzar a implementar esta política en un día laborable – cuando las congregaciones son más pequeñas que en las misas de fin de semana – permitió a las tres iglesias adaptarse gradualmente a las nuevas rutinas.

Señaló que la parroquia optó por esperar 10 días después de que las misas públicas fueran posibles para que el personal tuviera tiempo de notificar a los feligreses que no pueden acceder al boletín del clúster, el sitio web, el correo electrónico y las actualizaciones de las redes sociales a través de la computadora. Agregó que se mantendrá un sistema de reserva para misas durante la semana y fines de semana, con una capacidad de 85 personas en Santos Apóstoles, 75 en Santa Cruz y 65 San Antonio.

En la parroquia Paz de Cristo en Rochester y Irondequoit, las misas de lunes a viernes con hasta un 25 por ciento de capacidad comenzaron el 9 de junio y las misas de fin de semana comenzaron el 20 y 21 de junio.

“Daremos la bienvenida a las personas y les daremos las instrucciones necesarias para que se sientan cómodos entendiendo qué estamos haciendo y cómo, para cumplir con todas las pautas”, dijo el padre Robert Schrader, párroco.

Para garantizar la seguridad de todos los asistentes, el Padre Schrader dijo que los feligreses deberán usar mascarillas. Otras pautas de seguridad que se están implementando incluyen indicar los bancos y líneas en el piso con cinta adhesiva para garantizar seis pies de distanciamiento social, le dijo a El Mensajero, y la parroquia ha ajustado sus procedimientos para distribuir Comunión, recolectar ofertas y distribuir boletines.

No hay himnarios, misales u otros artículos de papel en la iglesia, señaló el párroco, y agregó que la música es principalmente instrumental o cantada por un cantor.

Cincuenta y ocho personas asistieron a la Misa diaria en la parroquia de la Santa Trinidad el 8 de junio, el primer día en que la parroquia comenzó a ofrecer Misa para hasta el 25 por ciento de la ocupación de la iglesia en Webster. El párroco, el Padre Timothy Horan y el personal de la Santa Trinidad habían creado previamente un conjunto de políticas y procedimientos diseñados para mantener seguros a los feligreses y ayudarlos a cumplir con los requisitos de distanciamiento social. Todo funcionó sin problemas ese primer día, según Helen Sleeman, coordinadora de ministerios de la Santa Trinidad.

La Misa del 8 de junio sirvió casi como una prueba, dijo Sleeman, ayudando al personal de la parroquia a determinar qué nuevos procedimientos funcionaron bien y cuáles debían ajustarse antes de que la parroquia comenzara a recibir multitudes más grandes en las misas del fin de semana del 13 y 14 de junio.

A los feligreses que planean asistir a una Misa de fin de semana en la Santa Trinidad se les pide que completen un formulario de Google en el sitio web de la parroquia que indique a qué misa planean asistir y si asistirán en un grupo familiar, pero no se les pedirá que proporcionen sus nombres.

El sistema permitirá que el personal de la parroquia se prepare mejor para multitudes en cada misa, pero no es un requisito o una reserva, dijo Sleeman.

Los ujieres sientan a los feligreses cuando llegan. El personal de la parroquia determinó que, según las pautas de distanciamiento social, cada banco puede contener ya sea tres individuos, dos parejas o una familia, y un banco vacío quedará detrás de cada banco ocupado.

Se han agregado marcas con cintas adhesivas en el piso y letreros rojos y verdes para ayudar a los ujieres y feligreses a saber a dónde ir y cómo moverse por la iglesia. En el sitio web de la parroquia y en la página de Facebook, se han publicado volantes coloridos que explican los nuevos procedimientos para asuntos tales como los asientos, la salida al terminar y la recepción de la Comunión, dijo Sleeman.

Estas medidas también se mencionan brevemente antes del comienzo de cada Misa, dijo Sleeman, “solo para que la gente no sea tomada por sorpresa y puedan poner su energía en nuestro tiempo de adoración y no concentrarse en las modificaciones”.

Al igual que muchas otras parroquias, la Comunidad Católica del Buen Pastor en el sur del condado de Cayuga ha revisado su horario de misas para reducir la ocupación y para mantener seis pies de distancia entre feligreses de diferentes hogares en todo momento. También ha decidido no abrir uno de sus cuatro lugares de culto, la Iglesia de San Miguel en Union Springs, para las misas de fin de semana en este momento, según una carta a los feligreses del Padre William Moorby, párroco.

“Dado que la Iglesia de San Miguel es pequeña y más difícil de hacer que las personas se sienten a seis pies de distancia entre sí, no tendremos Misa allí por el momento”, escribió el Padre Moorby.

Otros lugares de culto del Buen Pastor – San Patricio en Aurora, Nuestra Señora del Lago en King Ferry y San Patricio en Moravia – reanudaron las misas públicas del 13 y 14 de junio, justo a tiempo para el día de la fiesta litúrgica que celebra la presencia real de Jesús en el Eucaristía.

“Es tan apropiado que estemos reanudando misas públicas sobre la solemnidad del Santísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo”, escribió el Padre Moorby.

Los feligreses que regresan a Misa también encuentran una serie de nuevas políticas vigentes, continuó, y señaló que todos los fieles mayores de 2 años deben usar mascarillas.

Al concluir la Misa, se les pide a los feligreses que permanezcan en sus asientos hasta que un ministro les diga que pueden irse para preservar el distanciamiento social mientras la congregación sale de la iglesia. Y a los feligreses se les pide que renuncien a la reunión después de la Misa y se dirijan directamente a sus autos. Los baños no estarán abiertos antes, durante o después de la Misa debido a la dificultad de mantener la distancia social y la limpieza rigurosa y frecuente, escribió el Padre Moorby.

Los voluntarios desinfectarán las iglesias después de cada Misa. Actualmente, los equipos están listos para hacerlo, pero a medida que Santos Apóstoles agrega misas diarias a sus ofertas, se necesitarán más voluntarios para desinfectar las iglesias, escribió el Padre Moorby.

“A medida que avanzamos, cuento con que todos trabajen juntos para proporcionar un ambiente lo más seguro posible cuando reanudemos las misas públicas”, escribió. “Nuestra práctica puede ser diferente, pero la presencia real de nuestro Señor será la misma y se dará a todos la oportunidad de recibir al Señor en la Eucaristía”.

Contiene reportajes por Ketsia Rodríguez, Jennifer Burke y Mike Latona.

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter