Mercedes Vázquez Simmons (izquierda), directora ejecutiva del Centro de Recursos y Desarrollo de la Juventud Latina, abraza a Ashley Offen durante una fiesta de cumpleaños organizada para Offen el 17 de marzo en el centro en la Avenida Clinton Norte en Rochester. (Foto de EMC por Jeff Witherow)

Mercedes Vázquez Simmons (izquierda), directora ejecutiva del Centro de Recursos y Desarrollo de la Juventud Latina, abraza a Ashley Offen durante una fiesta de cumpleaños organizada para Offen el 17 de marzo en el centro en la Avenida Clinton Norte en Rochester. (Foto de EMC por Jeff Witherow)

Centro de Rochester ofrece refugio, motivación para jóvenes

“¿Quién tiene un arma o puede tener acceso a un arma hoy?” Mercedes Vázquez Simmons le preguntó una vez a un grupo de adolescentes en el Centro de Recursos y Desarrollo de la Juventud Latina de Rochester.

Cada uno de los 12 adolescentes levantó la mano.

“Casi me caigo de la silla”, recordó Vázquez Simmons, directora ejecutiva del centro.

El intercambio confirmó aún más lo que ella ya sabía: que el centro en la Avenida Clinton Norte No. 980 es muy necesario en un vecindario donde la violencia armada está normalizada y está aumentando. Un adolescente mencionó recientemente que su casa había sido alcanzada por una bala perdida, dijo

“Algunos de estos niños enfrentan desafíos impensables”, dijo Vázquez Simmons, quien también representa al Distrito 22 como legisladora del condado de Monroe. “Están asumiendo responsabilidades de adultos, y es realmente triste verlo”.

El centro promete una zona libre de juicios y alienta a los jóvenes, en su mayoría de 11 a 21 años, a compartir lo que piensan y trabajar para resolver las diferencias de manera pacífica. Cada semana, de 4 a 7 p. m., casi 200 jóvenes cruzan el felpudo de “Bienvenidos amigos” para sesiones de resolución de conflictos, capacitación laboral, apoyo extracurricular y otros servicios.

Las conversaciones sobre la necesidad de un centro de este tipo comenzaron hace casi tres años entre Vázquez Simmons y la ciudad de Rochester. El año pasado, el espacio que ocupa actualmente el centro se convirtió en su oficina de campaña. Ella recuerda una de las preguntas más comunes que recibía cuando la gente entraba para recoger literatura o pasar felicitaciones: “¿Puedes ayudarnos con los niños?”

Dirigido únicamente por voluntarios, el centro ha estado abierto extraoficialmente durante aproximadamente un año, pero vio un aumento sustancial en el interés de la comunidad después de una ceremonia de inauguración el 22 de febrero. Se han establecido asociaciones con escuelas cercanas y agencias comunitarias como el Instituto de Niños, Center City Boxing Club y Vineyard Farms y Outdoors Center for Excellence, dijo Vázquez Simmons.

Las donaciones ahora cubren las paredes del modesto centro de 350 pies cuadrados: libros, juegos, abrigos (muchos con etiquetas de precios aún adheridas), una bolsa de plástico gris llena de refrigerios.

A mediados de marzo, el centro y la ciudad de Rochester organizaron conjuntamente una cumbre juvenil de dos horas centrada en la mediación entre pares. Y las ferias de trabajo semanales han expuesto a los jóvenes a oportunidades de contratación en oficinas gubernamentales y varias cadenas de negocios importantes.

Lisandra Rivera dijo que ha visto “un tremendo cambio” en su hijo, Jaden Scott, desde que el joven de 15 años comenzó a asistir al centro a fines del año pasado. Pasó la mayor parte de 2021 en un centro de detención.

“Ahora tiene un lugar donde estar y una dirección”, dijo. “Esto le da otra opción que ser un criminal”.

Jaden dijo que está agradecido de que el centro le haya brindado la oportunidad de una entrevista para un trabajo en Walmart.

“No voy a mentir, estaba tan perdido y no sabía qué hacer conmigo mismo”, dijo. “Esto (asistir al centro) me está cambiando las cosas, ayudándome a abrirme. Me siento más confiado en mis decisiones”.

Parte de esa confianza proviene de las habilidades que ha aprendido en el centro, como vestirse, sentarse derecho, hacer contacto visual significativo y ofrecer un lado de una conversación muy bien pensada.

Esa última habilidad se practica mucho cuando los adolescentes en el centro no están de acuerdo, ya sea sobre qué estrella de rap es más talentosa o qué marca de teléfono celular es mejor. Vázquez Simmons señaló un podio negro donde los adolescentes se turnan para estar de pie cuando llevan sus casos a la sala.

“Esto costó $70, y hemos obtenido miles de dólares de uso”, dijo.

Se espera que los artículos más costosos, como las computadoras para hacer la tarea y asistir a las visitas de telemedicina, se financien a través de subvenciones que Vázquez Simmons planea solicitar. Por el momento, ella y los otros voluntarios del centro: Ivonne Martínez, consejera de crisis; Joy Claboine, especialista en resolución de conflictos y pandillas; María Andújar, coordinadora de emergencias; y Cynthia Rochet, presidenta de la junta, están trayendo sus computadoras portátiles personales para que las usen los jóvenes.

Mientras tanto, el centro seguirá ofreciendo un lugar de refugio y motivación para los niños que ven un futuro lleno de posibilidades.

“Si ven una luz encendida, entran”, dijo Vázquez Simmons.


NOTA DE LA REDACCIÓN: Para obtener información adicional sobre el Centro de Recursos y Desarrollo de la Juventud Latina o para hacer una donación, comuníquese con Mercedes Vázquez Simmons al 585-281-2540.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter