Colegio celebra Día de los Muertos

PITTSFORD — Para Lori Nolasco, el servicio del Día de los Muertos en el Nazareth College tenía un sentido significativo, ya que ella perdió su esposo recientemente.

Ramón Nolasco murió el 13 de octubre, dijo Nolasco, una maestra de inglés como segundo idioma.

En su honor, ella cantó "La muerte no es final" durante el servicio el 28 de octubre en la Capilla Linehan que incluyó lecturas de poesías por profesores de Nazareth y una reflexión sobre la historia mejicana de la tradición que se celebra el 2 de noviembre.

Nolasco también leyó una poesía, "Lament for the Soul of Machu Picchu" (Lamentación por el Alma de Machu Picchu) que ella escribió después de la pérdida de un amigo en el 2005. En su lecho de muerte, ella le hizo dos promesas.

"En mi mal español le hice mi promesa de llegar a hablarlo con fluidez", dijo Nolasco. "Y que iría a Machu Picchu".

Adriana Hoppe dijo que la tradición del Día de los Muertos, que tiene sus raíces en creencias indígenas y católicas traídas por los conquistadores españoles, significa mucho para ella personalmente. Los mejicanos celebran la fiesta los días I y 2 de noviembre en los cementerios de sus seres queridos y también creando altares con fotos y alimentos favoritos y cosas de sus seres queridos.

Andrea Hurtado (centro) de 10 años de edad y otros niños hacen la señal de la cruz al fin de una Misa el 2 de noviembre en la Iglesia de la Epifanía en Sodus. Los niños llevan trajes ceremoniales para bailar en una fiesta del Día de los Muertos después de la Misa.

La comunidad de la Iglesia de la Epifanía en Sodus también marca el Día de los Muertos con una Misa y fiesta el 2 de noviembre.

"No celebramos el morir", dijo ella. "Celebramos vida después de la muerte".

Ella mantiene la costumbre de crear un altar en su casa en este tiempo del año en honor de su padre, también para educar a sus dos hijas sobre el patrimonio mejicano. La mayoría de los altares tienen niveles para representar la jornada de la persona desde la tierra hasta el cielo e incluyen algo de los cuatro elementos de aire, agua, fuego y viento.

Papel picado (papel cortado en diseños), velas y esqueletos de azúcar se añaden también a los altares, dijo Hoppe.

Éste es el segundo año para este servicio en Nazareth College, dijo Paul Figueroa-Lippert, que coordinó el evento que es una colaboración entre la Casa Hispana, el Centro para Espiritualidad y el club español LASMA. La meta es exponer la comunidad de Nazareth a los aspectos diferentes de la cultura latina, dijo él.

La Profesora Esperanza Roncero, jefa del departamento de lenguas y literatura extranjeras en Nazareth, dijo que aunque la tradición no se celebra en España donde nació, ella había aprendido sobre esto cuando vivía en California y Arizona.

"Me gusta ver la variedad de tradiciones en el mundo hispano," dijo ella. "Ver las raíces pre-colombianas que no están muertas. Están ahí".

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter