El Dr. Leonard Brock habla durante la segunda graduación de Bridges el 19 de julio de 2019. (Foto cortesía de Katherine Grant) El Dr. Leonard Brock habla durante la segunda graduación de Bridges el 19 de julio de 2019. (Foto cortesía de Katherine Grant) El Dr. Leonard Brock habla durante la segunda graduación de Bridges el 19 de julio de 2019. (Foto cortesía de Katherine Grant)

Mentores de dos programas fomentan la autosuficiencia

Los mentores adultos fueron los ingredientes clave en un par de iniciativas locales que recientemente ayudaron a varios adultos con bajos ingresos a lograr movilidad económica y avanzar hacia la autosuficiencia.

Ambos programas surgieron del trabajo iniciado por la Iniciativa contra la Pobreza Rochester-Monroe, ambos fueron programas piloto de dos años posibles gracias a la colaboración entre el Centro Católico Familiar, Acción for a Better Community y el Community Place of Greater Rochester, con la asistencia de la Universidad de Notre Dame, el Instituto de Tecnología de Rochester y la ciudad de Rochester. Sin embargo, los dos programas tienen diferencias significativas, según Ron Rizzo, director de programas de prosperidad familiar en el Centro Católico Familiar.

“En realidad, son casi opuestos entre sí en términos de enfoque y filosofía”, explicó Rizzo. “Realmente queríamos saber cuál era el enfoque más efectivo para que estos programas pilotos pudieran informar la inversión futura”.

Una de las iniciativas, Bridges to Success (Puentes para el Éxito), actualmente busca financiación para un segundo grupo. Esta iniciativa emparejó a 160 adultos de bajos ingresos con trabajadores sociales profesionales en una relación de orientación. Los ocho mentores del programa eran personas involucradas en la comunidad y familiarizadas con los problemas que afectaban a las poblaciones con las que trabajaban y que eran empáticos con ellos, dijo Rizzo.

“Fue más un enfoque directivo. Todo el tipo de orientación provino del conocimiento del mentor”, dijo.

Cada mentor tenía un número de casos de 20 participantes. Las parejas se reunieron al menos una vez al mes y discutieron preocupaciones tales como vivienda, empleo y educación. Los mentores ayudaron a los participantes a evaluar sus situaciones, establecer metas y desarrollar planes de acción, dijo Rizzo.

“La otra parte del programa era financiera”, agregó, y señaló que cada participante tenía acceso a “fondos flexibles”, que se acumularon durante el transcurso del programa. “A medida que la red de seguridad de los fondos fue acumulándose, los participantes tenían acceso a esos fondos para ayudarlos”.

El segundo programa, llamado Family Independence Initiative Rochester (Iniciativa de Independencia Familiar de Rochester), utilizó compañeros mentores en lugar de mentores profesionales. Las personas que querían participar tenían la tarea de reunir un grupo de entre cinco y siete compañeros, que fueron capacitados por los dos administradores de la iniciativa. Los grupos de compañeros se reunieron una vez al mes, y los administradores de la iniciativa participaron solo como observadores, dijo Rizzo.

“Si nos enteramos de un recurso que un grupo de compañeros necesitaba y que otro grupo tenía, señalamos a esos grupos de compañeros para comunicarse entre sí. Realmente está creando esta comunidad social que se organiza y se apoya a sí misma”, explicó.

Esta iniciativa de Rochester, que tenía aproximadamente 150 participantes, era parte de una Iniciativa de Independencia Familiar más grande a nivel nacional, y los participantes tenían acceso a las herramientas en línea de la iniciativa más grande. Usando esas herramientas, podían establecer metas específicas y registrar electrónicamente los pasos que tomaron para alcanzar esas metas. Al igual que Bridges to Success, la Iniciativa de Independencia Familiar también incluyó un componente financiero, y los participantes podían ganar hasta $1,200 al utilizar e interactuar con las herramientas en línea y lograr objetivos, dijo Rizzo.

La efectividad de cada iniciativa se basó en el porcentaje de participantes activos que estaban empleados al comienzo del programa en comparación con después de la graduación, y de cuánto aumentaron los ingresos ganados de los participantes después de la graduación. Cuando comenzó Bridges to Success, por ejemplo, el 40 por ciento de sus participantes estaban empleados, y al graduarse ese número había aumentado a más del 80 por ciento, dijo Rizzo.

“El ingreso promedio de los hogares aumentó un 18 por ciento, pero el ingreso promedio ganado por participante (al principio) fue de solo $447 al mes… así que al graduarse, ahora ganaban $962 al mes”, dijo Rizzo. “Este fue un programa de dos años, y dos años claramente no es suficiente. … Lo que esto nos dijo es que ponemos a las personas en una trayectoria. Si continuamos invirtiendo… la trayectoria continuará moviendo a las personas hacia un salario digno”.

“Es más que el número de personas que consiguieron un trabajo”, señaló Shawn Futch, director del programa de Bridges to Success. “Esperemos que después de dos años les hayamos enseñado a los participantes cómo abogar por sí mismos”.

La Iniciativa de Independencia Familiar también tuvo éxito, dijo Rizzo. Hubo un aumento del 18 por ciento en el porcentaje de participantes que estaban empleados en el momento en que se graduaron, y el aumento promedio en el ingreso familiar fue del 26 por ciento, aunque el ingreso promedio inicial del hogar para estos participantes había sido algo mayor que el de los participantes de Bridges to Success, dijo Rizzo.

Copyright © 2020 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter