Programa coloca a los participantes en el camino hacia una vida mejor

ROCHESTER — Antes de encontrarse con a Operation Transform Rochester (OTR), Malaysha Strozier consideró devolverse presa a la prisión.

Su esposo la acosaba tanto que ella anhelaba cualquier solución para escapar de su situación, inclusivamente devolverse a la prisión. Esto lo confesó durante la sesión de admisión el 24 de septiembre para el programa de la ciudad diseñado para ayudar a los residentes en todo tipo de situación a volver a enderezar sus vidas.

Observando a Strozier en crisis, su abuela la conectó con Paul McFadden de OTR. Su madre cuida sus dos hijos, uno de los cuales ella lo tuvo mientras estuvo encarcelada.

"Me siento bien, con un nuevo comienzo", dijo Strozier, que no sabía sobre OTR previamente. "Deseo tomar ventaja de todo lo que este programa tienen que ofrecer … mantenerme en el camino positivo de modo que no tenga que volver a la prisión".

Strozier sirvió 26 meses de una sentencia de tres años por atentado. Ella dijo que recibirá clases particulares para poder recibir el diploma de equivalencia de escuela secundaria y adiestramiento para el trabajo a través de OTR. El programa también la ayudará a matricularse en clases para controlar su ira y la emparejará con un mentor para asegurar que ella se mantiene en un entorno seguro, dijo McFadden.

"Esto no es sólo un programa; ganas una familia", observó él. "Nunca debe haber un momento en tu vida donde sientes que es mejor volver a la prisión".

La idea de ayudar a los residentes de la ciudad a encontrar el camino hacia una vida mejor se desarrolló casi tres años atras cuando la Alcaldesa Lovely Warren era presidenta del Concejo de la Ciudad de Rochester. Ella observó lo que estaba ocurriendo con miembros de su propia familia extendida, quienes no se habían graduado de escuela secundaria, dijo Warren. Años después, ellos se encontraban estancados en trabajos con sueldos bajos mientras criando sus hijos, y hasta involucrándose en delitos, añadió Warren.

"Miré lo que estaba pasando en la comunidad y vi mucha gente que no sabían de los servicios de apoyo disponibles para ellos o no sabían cómo acceder a esos servicios", dijo ella.

Tales personas serían bien servidas si tuvieran un intercesor que las defienda y las impulsen para "hacer lo correcto", que es lo que el programa trata de hacer, añadió.

"Todo el mundo necesita una persona que crea en ellos", dijo Warren.

Desde su comienzo, OTR ha evolucionado para incluir servicios para los jóvenes y el componente Fresh Start (Nuevo Comienzo) para adultos, que guía a participantes que pueden necesitar clases, entrenamiento laboral o referencias para consultas, y emparejarlos con mentores.

Los miembros del personal de Fresh Start ofrecen sesiones semanales de admisión en el tercer piso de la Biblioteca Rundel como un único punto de entrada de modo que nadie tenga que esperar mucho tiempo para matricularse en OTR, explicó Ken Sayres, director del negociado de empleo, entrenamiento en destrezas y servicios a los jóvenes de la Ciudad de Rochester.

Una vez matriculados, los participantes pueden ser referidos a servicios externos, por eso la tutoría es esencial para mantener a cada persona conectada con el programa OTR, observó. Alrededor de 55 a 80 tutores son voluntarios activos en OTR, dijo Sayres.

La meta del programa es ayudar a cada participante a definir ¿qué es el éxito? y desarrollar un plan para lograrlo, añadió.

Paul McFadden dirige a los participantes en una sesión de Operation Tranform Rochester el 10 de octubre.

"Para algunos, obtener un GED (Diploma de Educación General, siglas en inglés) es un paso pequeño", ofreció James Waters, especialista de desarrollo profesional de OTR. "Para otros, un GED es un paso inmenso".

Ayudar a cada participante a determinar el próximo paso es un proceso de "toma y dame", dijo Jeff Bonds, que es un tutor voluntario.

La persona con quien él está emparejado ahora abandonó la escuela pero ahora está haciendo bien, habiendo obtenido su diploma de escuela secundaria y está matriculada en el Monroe Community College estudiando enfermería, dijo Bonds.

"Se trata de cuán comprometido uno es", dijo él acerca del potencial de éxito de cada participante. "No es fácil".

Cuando se trata de entrenamiento para el trabajo, tutores como Bonds también ayudan a enfatizar destrezas básicas necesarias para el éxito, tal como llegar a tiempo para una entrevista de trabajo o vestirse apropiadamente, dijo Warren. Por eso, cu

ando los participantes terminan el entrenamiento para el trabajo, los tutores a menudo sirven como consejeros de empleo.

"Lo que hemos descubierto es… a no ser que usted provea (a los participantes) apoyo continuo a través de la tutoría, es muy difícil para que personas se alejan de sus viejos estilos de vida", dijo Warren.

Los tutores también pueden abogar por un participante que podría no haber descubierto todavía la importancia de esas destrezas y podrían estar a riesgo de perder su empleo, añadió la alcaldesa.

Los patronos de Rochester están viendo una escasez de posibles empleados con destrezas intermedias para empleo, en tiempos cuando tales destrezas están en demanda a medida que la región sigue adelante con los proyectos del Rochester Regional Photonics Cluster, dijo Warren. A través de OTR, un manufacturero ahora está ofreciendo entrenamiento con clases de matemática así como trabajo práctico con maquinaria, observó ella.

"Nuestro objetivo es llenar el vacío que muchas personas (en Rochester) sentían como barreras para acceder a a empleo estable", dijo.

El programa OTR también provee talleres de destrezas prácticas, tales como la sesión del 10 de octubre acerca cómo vivir bajo un presupuesto. El taller fue dirigido por Arnishia Jordan, coordinadora del programa de administración financiera de Lifespan.

"Algunos de nosotros vivimos de cheque a cheque", dijo Jordan. "Mi prioridad es que usted tenga un techo sobre su cabeza, sus servicios públicos pagados, alimentos que comer, prescripciones — las cosas que son necesarias".

Proveer para su hija de 4 años de edad es lo que trajo a Wanda Correa a OTR después de enterarse del programa por una amiga, dijo después del taller el 10 de octubre. Ella abandonó la escuela a los 16 años de edad y ahora entiende cómo eso limita sus oportunidades, dijo ella.

"Lo lamento", dijo Correa, 24. "No me gustaba la escuela".

Una vez que obtenga su diploma, le gustaría encontrar trabajo como asistente médico clínico y ser una buena modelo para su hija, añadió. Está agradecida que existe un programa como OTR que ayuda a hacer de eso una realidad, dijo Correa.

"Ayudará a la gente, apoyará a la gente para que puedan mirar hacia adelante en la vida", dijo. "A veces necesitamos ese apoyo … que le digan a una lo que se necesita hacer para que yo haga lo que debo para mí y mi hija".

NOTA DE LA REDACCIÓN: Para información adicional o para matricularse en Operation Transformation Rochester, llame al 585-428-6342 o visite cityofrochester.gov/otr.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter