Escuela chárter busca ampliación

ROCHESTER — El personal y los padres en la Escuela Chárter Eugenio María de Hostos están de acuerdo en que su modelo de doble lenguaje ha demostrado ser exitoso.

La escuela chárter más antigua en Rochester ahora tiene 15 años y ha logrado puntuaciones en los exámenes estatales significativamente más altas que las de las escuelas en el Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, dijo Julio Vázquez, presidente de la junta de Directores de Hostos.

La escuela desearía ampliar, pero los planes para hacerlo se han visto impedidos por las desigualdades en financiamiento e instalaciones que siguen teniendo un impacto negativo sobre las escuelas chárter, de acuerdo a los funcionarios escolares y una organización que radicó una demanda contra Nueva York por alegada desigualdad en financiamiento.

Los estudiantes en las escuelas chárter por todo el estado reciben $5,232 menos por estudiante que los estudiantes en las escuelas tradicionales de los distritos escolares, de acuerdo a información de la Red Noreste de Escuelas Chárter (http://bit.ly/1D8W3jb), de la cual Vázquez es miembro. Esta disparidad es peor en la zona septentrional de Nueva York, dijo la red en su página web. Vázquez añadió que las escuelas chárter en esta área reciben alrededor de $6,000 menos por estudiante.

Además, la mayoría de las escuelas chárter, y todas las escuelas chárter de la zona septentrional de Nueva York, tienen que pagar los costos de instalaciones para cubrir gastos tales como alquiler y servicios públicos, de acuerdo a la red Noreste. Si la escuela recibiera $1,000 más por estudiante para los gastos de las instalaciones, Vázquez dijo que los retos de financiamiento para la ampliación futura en Hostos serían resueltos.

Hostos desearía obtener el edificio de la Escuela Lincoln No. 22 en la vecina Calle Zimbrich gratis — o aquilar o comprarlo — y crear el componente de escuela secundaria para el próximo año escolar. La escuela K-9 espera añadir 1,000 estudiantes en los próximos siete años, dijo Vázquez.

"La necesidad existe", dijo él, y los padres están solicitando instalaciones separadas para la escuela intermedia y la escuela secundaria. "Tenemos una larga lista de espera".

La escuela — que empezó a operar en el 2000 en propiedad de la Corporación de Desarrollo Iberoamericana — hizo su primera ampliación hace varios años. Fue entonces cuando empezó a alquilar la anterior Escuela Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en la Avenida Joseph al llegar a su cupo máximo en su lugar original adyacente a la intersección de las avenidas Clifford y Hudson. Hace tres años que la iglesia en la propiedad cerró y Hostos compró todo el recinto, explicó Jeff Halsforder, principal de la escuela.

La propiedad en la Escuela No. 22 tenía que ser devuelta a la ciudad a fines de junio, dijo Vázquez, y la escuela Hostos tiene que esperar hasta que el concejo de la ciudad lleve a cabo el proceso de requisición de propuestas (RFP, siglas en inglés) para el redesarrollo de la propiedad. Un funcionario de la ciudad dijo que el proceso de RFP ha comenzado.

"El edificio es una escuela y debe mantenerse como tal, especialmente si una escuela chárter exitosa necesita el espacio", comentó Vázquez.

Los estudiantes del tercer grado Ángel Sepúlveda-López (desde la izquierda), Freitty García and Esaiyu Joseph levantan sus manos durante la clase de matématicas el 24 de junio en la Escuela Eugenio María Hostos.

El éxito de la escuela Hostos es validado en sus puntuaciones en los exámenes estandarizados, dijeron él y Halsforder. El año pasado, 49 por ciento de sus estudiantes aprobaron los exámenes de matemática del estado de Nueva York, comparado con 7 por ciento en el Distrito Escolar de la Ciudad de Rochester, dijo Halsforder. Aunque el índice de 20 por ciento aprobado en el examen de inglés no fue al nivel deseado, éste fue significativamente más alto que el índice de 5 por ciento del distrito, dijo.

Las puntuaciones en matemática "fueron algunas de las más altas en el Condado de Monroe, no sólo en Rochester", dijo Halsforder. Y las puntuaciones en ciencia y estudios sociales están en el nivel de 90 por ciento, dijeron él y Vázquez.

Esas estadísticas son significativas tomando en consideración que la población de la escuela refleja la demografía del distrito escolar de la ciudad, con más de 80 por ciento de los estudiantes recibiendo almuerzos gratis o a precios reducidos, añadió Halsforder.

"Nuestra filosofía es que los niños pobres pueden aprender y competir con los niños de la clase media si uno hace ciertas cosas", incluyendo un modelo de enseñanza expedicionario, instrucción en grupo pequeño y apoyos extras como tutoría (clases particulares), dijo Vázquez.

Sin embargo, la escuela está teniendo dificultad para implantar el currículo básico común, al igual que otros distritos, dijo. Y la escuela Hostos es única porque enseña esas asignaturas en ambos idiomas, el inglés y el español, añadió Halsforder.

"El currículo básico común (Common Core) no está diseñado para (escuelas) con doble lenguaje", dijo, añadiendo que los maestros han tenido que traducir el currículo, lo cual ha significado más trabajo para el personal.

Pero el modelo de doble lenguaje es uno de los aspectos que atrajo a Jamie Trostle a la escuela; sus hijas ingresarán al sexto y tercer grado en el otoño. Ella dijo que las destrezas de los estudiantes en su segundo lenguaje son puestas "al corriente" a medida que pasan por las asignaturas básicas comunes enseñadas en ambos lenguajes.

"Es asombroso que ellos lo hagan (adquisición de lenguaje) de ese modo", dijo.

El día escolar ampliado ofrece una opción valiosa a los padres que trabajan, añadió. Los estudiantes asisten a la escuela de 8:30 a.m. a 4 p.m. pero empiezan su día escolar a las 9 a.m. y tienen actividades extracurriculares hacia el final del día, explicó Trostle.

Ella tiene la esperanza de que la escuela pueda seguir ampliando, dijo Trostle. Aunque ella ha hablado con sus hijas acerca de otras oportunidades a medida que crecen, Trostle dijo que ella preferiría que ellas se quedaran con la comunidad que han establecido en Hostos.

Si los funcionarios de Hostos pueden obtener la propiedad de la Escuela 22, los estudiantes se mudarían del lugar original en la Avenida Clifford, dijo Vázquez.

El Plan B incluye convertir y añadir al espacio antes ocupado por la iglesia y casa parroquial en el recinto de la Avenida Joseph o destruir y construir de nuevo, añadió.

"Eso sería un gasto grande", comentó.

Hasta que la demanda contra el estado se resuelva, la escuela podría tener que recurrir a organizaciones como el Fondo Turner-Agassi para Instalaciones de Escuelas Chárter que provee subvenciones a las escuelas chárter por todo el país. Los funcionarios de Hostos se conectaron con representantes de Turner-Agassi a través de la PUC Achieve Charter School.

Se ha creado una petición para ayudar a los padres a involucrarse más en el problema y abogar por las necesidades de las escuelas chárter, dijo Vázquez. Una renovación estatal reciente enfatiza por qué escuelas como Hostos deben recibir financiamiento equitativo, dijeron Vázquez y Halsforder. El informe dice que Hostos está haciendo "lo que las escuelas chárter deben aspirar a ser", observó Halsforder.

"Y estamos haciendo eso con… menos", añadió Vázquez. "Si tuviéramos de 75 a 80 por ciento del financiamiento de la escuela pública, (imagínese) lo que podríamos hacer".

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter