Programa promueve creatividad, relaciones positivas

ROCHESTER — Jayla Simms de siete años estaba aferrada a Amy Bauer cuando sus compañeros de clase corrieron para saludar a la policía de Rochester.

Bauer es una de varios agentes de policía que son voluntarios en la Escuela Henry Longfellow School No. 36 como parte del programa Generation Two (Generación Dos, siglas en inglés G2), que empareja voluntarios adultos con los estudiantes del primer grado para sesiones semanales de media hora para juego creativo. La sesión del 24 de abril con Jayla y sus compañeros de clase fue la última vez que ellos se reunieron.

Este año escolar es el segundo de Bauer como voluntaria de G2 y lo que fue diferente este año es cómo algunos de los estudiantes, como Jayla, llegaron a ser muy posesivos de ella como su amiga.

"Ellos no querían compartirme", dijo Bauer.

Estas relaciones son tan únicas que a veces los niños tienen dificultad para entender que su amigo también juega con otros niños en otros grupos en los días que ellos son voluntarios, explicó Melanie Mroz, la directora del programa Generation Two: "Es una relación y situación única. Y todos necesitamos a veces esta lección en compartir no importa los años que tengamos".

Bauer, que se vestía en ropa común cuando comenzó a ser voluntaria este año escolar, dijo que los niños prácticamente no se inmutaron cuando ella llegó vestida en uniforme en enero, El concepto detrás de venir en ropa común es hacer que los niños lleguen a conocer a los agentes de policía como gente regular.

"Los niños naturalmente se acercan a nosotros en esta edad de todos modos, pero ésta es otra manera para asegurarles que nosotros estamos para ayudar a la gente y proteger a la gente", dijo Bauer de los policías. "Nosotros somos exactamente como ellos, con o sin uniforme".

Haciendo estos tipos de relaciones positivas es tan importante para un agente de policía que Bauer anima también a otros policías para ser voluntarios. Ella regaló etiquetas de placa de policía en las bolsas de regalo del fin del año que ella ayudó a repartir a los niños. "Esto nos da una oportunidad para conectar con la comunidad fuera del trabajo como policía y es una experiencia que hace que uno se sienta bien".

El programa le dio también una experiencia reveladora cuando ella acompañó a los estudiantes de Generation Two al Strong Museum of Play (Museo de Juego Strong) a fines de mayo junto con otros voluntarios. "Los niños estaban dondequiera", bromeó ella. "Fue agotador".

Proveer un lugar donde los niños pueden dejar salir su energía y recibir toda la atención de un adulto es el corazón del programa Generation Two, dijo Bruce Gilberg en un artículo en El Mensajero Católico de diciembre 2013. Él introdujo el programa a los superintendentes hace 11 años y el distrito escolar de Fairport inmediatamente se interesó. Dos años más tarde Rochester hizo lo mismo para la Escuela 36.

Empezando el próximo otoño, el programa va a consolidar sus 80 voluntarios con la Escuela Nathaniel Rochester No. 3, Mroz explicó. Existen planes para cerrar dos de las escuelas donde Generation Two opera, dijo ella, así que parece un tiempo bueno para acomodar la petición del distrito para crear una experiencia de tutoría de múltiples años para los niños.

Mroz cree que esto hará una diferencia más grande. "Dondequiera que sea posible, tendremos niños emparejados con los mismos adultos con quienes trabajaron en el pasado. Así, si todo va bien, un niño podría tener el mismo adulto en su vida por tres años".

Según la voluntaria Sandy Swinburne de Pittsford, la relación emocional es de parte en parte.

Aunque el programa va a consolidar en la Escuela No. 3, ella quiere quedarse en la Escuela No. 36, quizás como tutora de lectura. "Me siento un poco triste que este salón ya no va estar aquí, dijo Swinburne, que ha sido voluntaria en la escuela por dos años. "Me gusta realmente esta escuela. … Tenía relaciones maravillosas con los niños".

Por estas relaciones los estudiantes en el programa Generation Two han podido también desarrollarse socialmente y sacar provecho de su creatividad, dijo Raquel Hawkins, maestra del primer grado en la Escuela 36. Y esto es especialmente importante porque la escuela no ofrece muchas de estas oportunidades.

"Ellos llegan a expresarse (en Generation Two)" dijo. "Les ayuda socialmente para llevarse bien con sus compañeros y con adultos. Ellos van allí y disfrutan y tienen un tiempo bueno".

Al dirigir juego, que es otro elemento del programa, los estudiantes también llegan a ser más independientes. Y la atención de uno a uno por un adulto ayuda a reponer la atención que a lo mejor no reciben en casa.

"Cada persona que es voluntaria toma el tiempo con ellos para demostrarles amor y cuidado", dijo Hawkins.

Los estudiantes que trabajaron con Bauer tuvieron también la experiencia del cuidado de los agentes de policía como ella.

"Estoy segura que van a recordarla" dijo Hawkins.

Inger Williams, la coordinadora del programa Generation Two en la Escuela No. 36 dijo que las niñas también tuvieron un gran modelo de conducta en Bauer.

"Esto es juego y relaciones y esto es realmente bueno", dijo.

Por Bauer, Denali Castro de 6 años dice que ella ahora quiere ser policía. Antes quería ser doctora.

Ella estaba sorprendida cuando Bauer vino vestida en uniforme por la primera vez. Los policías le gustan.

"Ellos vienen y llevan gente a la cárcel y entonces ayudan a la persona que tiene problemas", dijo Denali a quien Bauer dio una etiqueta de placa antes de salir del salón de Generation Two y las dos se abrazaron para despedirse.

Angelea Sánchez, 6, dijo que los policías siempre le daban miedo antes de conocer a Bauer y ella estaba sorprendida que ella tenía un revólver en la correa de su uniforme. Especialmente le gustaba "jugar con los bebés" con Bauer.

"Ella es mi amiga", dijo Angelea.

Sabrina Pagán, 7, dijo que los policías son "perfectos excepto cuando matan gente". Pero trabajando con Bauer y estando en Generation Two la ayudó a aprender más sobre lo que los policías hacen.

"Ahora sé que los policías son buenos" dijo. "La Señorita Amy es amable. … G2 es el lugar más perfecto en que he estado en toda mi vida".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter