Una anciana migrante de Venezuela descansa mientras pasa la noche en la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad en Ciudad de México el 27 de noviembre de 2023, mientras ella y otros migrantes esperan una cita con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos a través de la aplicación para teléfonos inteligentes CBP One de la agencia. Una anciana migrante de Venezuela descansa mientras pasa la noche en la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad en Ciudad de México el 27 de noviembre de 2023, mientras ella y otros migrantes esperan una cita con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos a través de la aplicación para teléfonos inteligentes CBP One de la agencia. (Foto de OSV News por Gustavo Graf, Reuters)

Ciudad de México es una ‘sala de espera’ para los migrantes 

CIUDAD DE MÉXICO (OSV News) — Eliana Polo, una migrante venezolana, intentó llegar a la frontera con Estados Unidos a bordo de un tren de carga con su esposo y su hija de 4 años, pero funcionarios de seguridad la obligaron a abandonarla a unas 75 millas de la frontera con Estados Unidos en Paso de Águila, Texas.

Posteriormente, funcionarios de migración mexicanos llevaron a su familia al estado sureño de Tabasco, donde se dirigieron nuevamente al norte. Esta vez, sin embargo, se detuvieron al llegar a Ciudad de México y exploraron sus opciones legales.

«Me devolvieron la primera vez», dijo Polo a OSV News desde un refugio para migrantes administrado por católicos en la Ciudad de México. «No quiero correr el riesgo de que me envíen de regreso a Venezuela».

Durante mucho tiempo los inmigrantes han pasado por el área de Ciudad de México en sus travesías hacia el norte, un acto casi inevitable en un país centralizado, donde la mayoría de las carreteras conducen a la capital.

Pero un número cada vez mayor de inmigrantes ahora se queda por largos períodos en Ciudad de México mientras intentan resolver sus situaciones legales antes de arriesgarse a cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, donde los cárteles de la droga los persiguen para secuestrarlos.

En los últimos años, Ciudad de México ha sido vista como una opción segura en un país donde cárteles se disputan franjas de territorio. Los católicos que trabajan con inmigrantes dicen que la capital ofrece a las personas sin documentos adecuados la posibilidad de evitar el escrutinio de los funcionarios de migración y, a menudo, encuentran trabajo en la vasta economía informal para mantenerse mientras esperan.

«El único lugar donde no hay retene es la Ciudad de México», dijo el padre Benito Torres, párroco de la parroquia de Santa Cruz y la Soledad, que alberga a los inmigrantes en su iglesia del siglo XVIII y atiende un campamento de inmigrantes cercano. Describió la ciudad como un lugar «donde pueden arreglar sus papeles».

Los católicos que trabajan con migrantes atribuyen el creciente número de inmigrantes a la aplicación para celulares CBP One, que se introdujo en enero de 2023.

La aplicación permite a los migrantes obtener citas para ingresar a los Estados Unidos en los puertos de entrada oficiales. Pero solo es accesible para los solicitantes después de llegar al área de Ciudad de México. Las citas también son escasas, lo que «hace un embudo en la Ciudad de México», según el padre Torres.

Polo fue una de las afortunadas — recibió su cita en marzo después de dos meses de intentarlo. Permaneció todo el tiempo con su familia en el refugio San Ángel Arcángel administrado por los Scalabrinianos en el extenso distrito de Iztapalapa en la Ciudad de México. Su esposo tenía trabajos ocasionales en un mercado mayorista cercano, mientras ella colaboraba en el refugio preparando comidas para otros huéspedes. La familia volará a la frontera el 15 de abril y entrará a Estados Unidos al día siguiente, y las aerolíneas aceptarán su cita con CBP One como documento de viaje.

Otros todavía están esperando. Víctor, de 22 años, huyó de Ecuador con su esposa y su hijo de 2 años después de que matones del cartel de la droga extorsionaran el salón de manicura de su esposa. La familia ha esperado dos meses en el albergue de Iztapalapa para una cita con CBP One, pero Víctor dijo que su esposa había encontrado trabajo en un salón de manicura, lo que le permitió cuidar a su hijo mientras la familia ahorra dinero para viajar a la frontera.

«Queremos hacer esto bien», dijo Víctor mientras esperaba una cita.
El padre scalabriniano Juan Luis Carbajal habla de un «efecto CBP One» en la capital, que atribuye al «deseo de una migración más regulada y controlada».

Se estima que hay 2.500 migrantes esperando en la Ciudad de México, de los cuales el 99% intenta usar la aplicación CBP One, según un recuento realizado por una coalición de organizaciones no gubernamentales y refugios católicos. La mayoría vive en seis campamentos, donde duermen en tiendas de campaña y carecen de servicios sanitarios básicos.

«La Ciudad de México se ha vuelto la sala de espera para aquí hacer la aplicación» para sacar una cita, dijo el padre Carbajal, director de ministerios para migrantes de la Arquidiócesis de la Ciudad de México.

«Es la Iglesia la que está dando ayuda humanitaria y la que hace sus esfuerzos de dialogar con autoridades para que atienda este caso», afirmó.

Los funcionarios de la Iglesia han abogado por el barrido de calles, la recolección de basura y medidas de saneamiento básico alrededor de las plazas que albergan campamentos de inmigrantes, además de brindar atención médica a los niños, muchos de los cuales están desnutridos, dijo el padre Carbajal.

El gobierno de Ciudad de México no ha atendido muchas de sus solicitudes, dijo. Mientras tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha insistido en que su gobierno «se preocupa» por los migrantes y exigió que Estados Unidos aborde lo que considera las causas fundamentales de la migración.

Informes en las redes sociales y entrevistas con católicos que trabajan con migrantes sugieren un aumento en el número de migrantes detenidos y enviados de regreso al sur de México. Associated Press también describió que los venezolanos quedaron «atascados» en México debido al aumento de la aplicación de la ley, a instancias de la administración Biden.

México ha comenzado a repatriar venezolanos, pagando 110 dólares mensuales durante seis meses a quienes regresan voluntariamente al país sudamericano. El padre Carbajal vio poco interés entre los inmigrantes por regresar a Venezuela, donde la economía colapsó debido a la mala gestión del gobierno y los candidatos populares para las próximas elecciones presidenciales han sido descalificados.

«La gente no quiere volver por unos cientos de dólares», dijo el padre Carbajal. «Ellos sacrifican y quieren llegar a Estados Unidos, donde van a tener más dólares».
– – –
David Agren escribe para OSV News desde Ciudad de México.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter