Mary

Busque la intervención de María en tiempos difíciles

Mis queridas hermanas y hermanos en Cristo:

Mayo es tradicionalmente el mes en el que honramos a Nuestra Madre María. Ordinariamente nos estaríamos reuniendo para las procesiones de mayo y las coronaciones de mayo de la Santísima Virgen María. Pero sabemos bien que este es un momento muy inusual y extremadamente difícil que no permite tales reuniones. Sin embargo, rezo para que durante este mes recemos el rosario de María, ya sea en privado o en familia. Una familia puede tener su propia corona de mayo usando una estatua o una imagen de Nuestra Madre que esté en el hogar. Además, la recitación del rosario y otras devociones marianas están disponibles en las redes sociales como se indica en nuestro sitio web diocesano.

Durante este mes, cuando recurrimos a María, la Ayuda de los Cristianos, llegamos a apreciar que María realmente entiende las dificultades, lo que ciertamente fue parte de su vida. El 15 de septiembre, el día después de la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, la iglesia celebra el memorial de Nuestra Señora de los Dolores, en honor a la madre del Cristo crucificado. Hay siete dolores de María que la iglesia recuerda al venerar a la Virgen Madre que estaba debajo de la Cruz de Cristo, y que nos asegura su cercanía y compasión en nuestras luchas actuales.

El primer dolor es La profecía de Simeón, que ocurrió cuando María y José – de acuerdo con la Ley de Moisés – trajeron a Jesús a Jerusalén para ser presentado al Señor. Simeón “los bendijo y le dijo a María su madre: ‘Este niño está destinado a ser la caída y el surgimiento de muchos en Israel, una señal a la que se opondrán, y a ti misma una espada atravesará tu alma, para que los pensamientos de muchos corazones puedan quedar al descubierto’” (ver Lucas 2: 25-35). Ya se acercaba la sombra de la cruz.

El segundo dolor es La Huida a Egipto. Tan pronto como nació Jesús, su vida fue amenazada por el rey Herodes, que teme a este niño nacido en Belén, viendo en él una amenaza a su gobierno. El ángel del Señor se le apareció a José en un sueño con la orden: “Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que te diga lo contrario. Herodes está buscando al niño para destruirlo” (ver Mateo 2: 13-15). Sin hogar, María, José y el niño Jesús se convirtieron en refugiados que huían por su seguridad.

El tercer dolor es La pérdida del niño Jesús por tres días. Todos los años los padres de Jesús hicieron su peregrinación fiel a Jerusalén para la celebración de la Pascua. Siguiendo esta costumbre, siguieron esta misma tradición cuando Jesús tenía 12 años. Sin embargo, a su regreso, Jesús no estaba con ellos; se había quedado atrás. Al tercer día, María y José “se encontraron con él en el templo sentados en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos quedaron asombrados por su inteligencia y sus respuestas”. Sin embargo, durante los tres días que María y José buscaron a Jesús, buscaban “apenados”; los padres de un niño perdido, María y José no entendieron el significado de las palabras de Jesús: “¿Por qué me buscaste? ¿No sabían que tenía que estar en la casa de mi padre?” La pérdida del Niño se mezcló con asombro mientras José y María luchaban por comprender la misión de su Hijo, tanto la humana como divina (ver Lucas 2: 41-50).

El cuarto dolor es que María se encuentra con Jesús en su camino al Calvario. “Jesús fue llevado con la cruz a cuesta” (Juan 19:17). ¿Se puede imaginar la tristeza en el corazón de María cuando ve a su Hijo, golpeado, magullado y humillado, ahora abrumado por la cruz que Él cargó por nosotros? Sin duda, mientras la multitud seguía avanzando, María a veces solo podía verlo desde la distancia: ¡una madre indefensa para ayudar a su Hijo sufriente! (Lucas 23: 27-31).

El quinto dolor es La crucifixión y muerte de Jesús. La profunda tristeza que atraviesa el corazón de María mientras sigue a Jesús a lo largo de Su vía crucis ahora se hizo aún mayor al presenciar la crucifixión y la muerte de Jesús. El sufrimiento de Jesús se convirtió en su sufrimiento, un sufrimiento más allá del entendimiento humano, un sufrimiento que incluso las palabras de la profecía de Simeón no pudieron revelar completamente (Juan 19: 25-30). Sin embargo, en esta hora de su tormento, aceptó convertirse en Nuestra Madre. Al igual que su Hijo, ella ansiaba que la humanidad fuera rescatada de esta hora oscura. Irónicamente, el único consuelo vino de las palabras de Jesús: “Todo está cumplido” (Juan 19: 25-30).

El sexto dolor es El cuerpo de Jesús es bajado de la cruz. La fe le dio a esta Madre una fuerza excepcional para estirar los brazos para recibir a su Hijo muerto. Incluso Michelangelo (Miguel Ángel), cuya Pieta (Piedad) ha inspirado y cautivado los corazones de muchos, creo que su extraordinaria escultura solo puede dar una idea de la fuerza de María. ¡Durante toda la Pasión de Cristo, María permaneció siempre presente, siempre fiel, siempre Madre! (Lucas 23: 50-54; Juan 19: 31-37).

El séptimo dolor es El cuerpo de Jesús es colocado en la tumba. Desde el momento en que su Hijo nació en una cueva en Belén hasta la hora más oscura, cuando su Hijo crucificado estaba preparado para el entierro (Lucas 23: 50-56; Juan 19: 38-42; Marcos 15: 40-47), María nunca fue libre del sufrimiento y las angustias de la humanidad. De hecho, su letanía le confiere títulos de los cuales es tan digna como Madre de Dios, pero ella, que es la Reina del Cielo y la Tierra, mereció estos títulos porque ella, como su Hijo, estaba inmersa en la condición humana. Debido a esto, época tras época ha buscado su intercesión.

“En el Calvario, María se unió con el Hijo en un amor que era sobrenatural y materno. En fe, amaba a su Hijo moribundo con el amor de una Madre. Ella experimentó una ternura inimaginable para su Hijo, quien en amor y obediencia a Su Padre dio su vida. Con esa ternura, no le molestaba la Voluntad de su Padre Celestial; más bien, ella la abrazó. ¡Al comprender el amor del Padre por su Hijo y por los redimidos por su muerte, su ternura reflejaba tan claramente el tierno amor del Padre! ” (Cardenal James Hickey, Mary at the Foot of the Cross, Teacher and Example of Holiness, p. 112).

Durante estos tiempos difíciles, invocamos la intercesión de esta tierna y amorosa Madre para que interceda ante su Hijo, pidiéndole que nos lleve a la curación, la restauración y el fin de la oscuridad que ahora envuelve a Sus hijos.

Unidos contigo en oración y diariamente recordándote en el altar, permanezco

Devotamente suyo en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2020 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter