Cartas se dirigen a jóvenes que esperan sacramentos

En su columna de este mes, el Obispo Matano comparte sus cartas recientes a los primeros Comunicantes, los candidatos a la Confirmación y sus familias.

1o de mayo, 2020

Período de Pascua

Estimados primeros comunicantes y nuestras familias de primeros comunicantes:

Durante estos días, mientras el mundo se enfrenta a la pandemia de Coronavirus, mi mente y mi corazón se han centrado en tantos que sufren de muchas maneras diferentes. Pienso en aquellos que están enfermos y en quienes los cuidan; en quienes sufren de incertidumbre sobre el futuro; en aquellos que han perdido empleo y sufren económicamente, y en tantos otros. Entre las muchas personas que comparten la cruz de Jesús, pienso en aquellos en nuestras parroquias que no pueden asistir a misa cada semana, y en nuestros sacerdotes a quienes les resulta tan difícil ministrar a sus feligreses. Y, por supuesto, pienso en ustedes que esperan recibir a Jesús por primera vez en su Primera Comunión.

Este acontecimiento sagrado, importante y hermoso generalmente se celebra en nuestras parroquias durante la primavera, pero como tantos acontecimientos y ocasiones, no es posible en este momento. Debemos esperar y orar por ese día, por favor Dios, pronto, cuando puedas hacer tu Primera Comunión y ser uno con Jesús en la Santísima Eucaristía.

Sé que te has preparado muy bien para este gran momento de tu vida. Has aprendido que Jesús está realmente, verdaderamente presente en la Hostia Consagrada; le pediste ayuda y perdón al Señor cuando recibiste el Sacramento de la Reconciliación, la Confesión; y has esperado con entusiasmo como tantos jóvenes lo han hecho a lo largo de los años. La cantidad de preparación, espera y anhelo que normalmente acompaña a la Primera Comunión hace que la recepción sea especial. Pero debido a estas circunstancias, se te ha pedido que esperes un poco más y espero que cuando llegue el día, sea aún más especial. En tus oraciones cada día, dile a Jesús que anhelas recibirlo en la Sagrada Comunión, no solo por primera vez, sino cada semana después de eso cuando vayamos a Misa, porque recibir la Comunión siempre debe ser tan especial.

Para terminar, me gustaría compartir contigo las palabras de Santa Teresa de Lisieux (1873-1897) que escribió en su autobiografía, La historia de un alma, sobre su propia Primera Comunión:

“Por fin, llegó el día más maravilloso de mi vida y puedo recordar cada pequeño detalle de esas horas celestiales: mi alegre despertar al amanecer … y, sobre todo, nuestra entrada a la capilla … Qué lindo era … Sabía que era amada y dije: `Te amo y me entrego a ti para siempre’”.

Quiero que sepas que rezo por ti ya que juntos esperamos el día alegre en que puedas recibir tu Primera Comunión. Que tu anticipación de recibir a Jesús en la Eucaristía aumente tu fe y tu amor por Él. ¡Y espero que compartas los mismos recuerdos alegres que Santa Thérèse!

Asegurándote mis oraciones y pidiéndote me recuerdes en tus buenas oraciones, permanezco

Sinceramente tuyo en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

1o de mayo, 2020

Per­­íodo de Pascua

Estimados candidatos y familias de los candidatos para la Confirmación:

Durante estos días, mientras el mundo se enfrenta a la pandemia de Coronavirus, mi mente y mi corazón se han centrado en tantos que sufren de muchas maneras diferentes. Pienso en aquellos que están enfermos y en quienes los cuidan; en quienes sufren de incertidumbre sobre el futuro; en aquellos que han perdido empleo y sufren económicamente, y en tantos otros. Entre las muchas personas que comparten la cruz de Jesús, pienso en aquellos en nuestras parroquias que no pueden asistir a misa cada semana, y en nuestros sacerdotes a quienes les resulta tan difícil ministrar a sus feligreses. Y, por supuesto, pienso en ustedes que esperan recibir el don del Espíritu Santo en el Sacramento de la Confirmación. Este acontecimiento sagrado, importante y hermoso es celebrado por muchas parroquias de nuestra diócesis durante los meses de primavera, pero como tantos acontecimientos y ocasiones, no es posible en este momento. Debemos esperar y orar por ese día, por favor Dios, pronto, cuando puedas ser Confirmado.

Sé que te has preparado muy bien para este gran momento en tu vida cuando completarás los sacramentos de iniciación y te convertirás en miembro totalmente incorporado del cuerpo de Cristo, la Iglesia. A través del programa de formación aprendiste más sobre tu fe, desarrollaste una vida de oración y te acercaste más a Jesús a través del Sacramento de la Reconciliación, la Confesión, y especialmente en la Santa Misa cuando puedes recibir a Jesús en la Santísima Eucaristía. Sé que has aprendido que el Sacramento de la Confirmación es la efusión total del Espíritu Santo, los mismos dones que se les dieron a los Apóstoles en Pentecostés (50 días después de Pascua): Sabiduría, Comprensión, Consejo, Fortaleza, Conocimiento, Piedad, Temor del Señor. Estos dones perfeccionan las virtudes de quienes los reciben y sostienen nuestras vidas como cristianos.

Para finalizar, me gustaría compartir con ustedes un evento que ocurrió en Azerbaiyán, parte de la ex República Soviética, donde la fe católica había sido arrasada en gran medida por las persecuciones de Stalin. En el 2005, el Arzobispo Claudio Gugerotti, el Nuncio Apostólico del Papa en Azerbaiyán, visitó parte del país para administrar el Sacramento de la Confirmación a un grupo de católicos mayores que habían esperado más de 70 años para ser confirmados. Del privilegio que era suyo, el Arzobispo Gugerotti escribió:

“Fue una emoción indescriptible ver a las ancianas, con el velo tradicional en sus cabezas y a los ancianos llenos de arrugas que se adelantaron y pronunciaron nuevamente su nombre bautismal – Teresa, Anselmo, Francisco, – después de décadas de usar otros nombres de raíces azerbaiyanas (por temor a la persecución), y luego pedir confirmación. Me sorprendió ver que la mayoría de las personas confirmadas eran ancianas porque en la década de 1930, Stalin mató al único sacerdote y la iglesia fue demolida. Desde entonces, los católicos han estado viviendo clandestinamente. ¡Pero ahora están confirmados!”

Quiero que sepas que rezo por ti, ya que juntos esperamos el día en que pueda recibir el Sacramento de la Confirmación, cuando el mismo privilegio del Arzobispo Gugerotti será mío para confirmarte y la misma gracia sacramental será tuya como la otorgada a los católicos azerbaiyanos. ¡Que tu anticipación de recibir este Sacramento aumente tu fe y tu amor por Jesús!

Asegurándote mis oraciones y pidiéndote que me recuerdes en tus buenas oraciones, permanezco

Sinceramente tuyo en Cristo

Sinceramente tuyo en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2020 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter