En la fe católica, la nostalgia distinta de la Tradición

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo Jesús:

Irónicamente, en una era que busca el cambio, en algunos casos un cambio radical, la palabra nostalgia se menciona con bastante frecuencia, ya sea positiva o negativamente. Para aquellos de nosotros de una generación anterior que todavía usamos un diccionario de tapa dura (un ligero toque de nostalgia), El Oxford English Dictionary (impresión 19 en los Estados Unidos, marzo de 1980) define la nostalgia con estas palabras: “una forma de melancolía causada por una ausencia prolongada del hogar o del país”.

A la luz de nuestra fe católica, la nostalgia es muy distinta de la Tradición tal como la entiende y vive la Iglesia. En el Catecismo de la Iglesia Católica, leemos:

“81. “La Sagrada Escritura es el discurso de Dios puesto por escrito bajo el soplo del Espíritu Santo” (Dei Verbum, n. 9).

y la [Santa] Tradición transmite íntegramente la Palabra de Dios que ha sido confiada a los apóstoles por Cristo el Señor y el Espíritu Santo. La transmite a los sucesores de los apóstoles para que, iluminados por el Espíritu de la verdad, la conserven, expongan y difundan fielmente con su predicación”. (Ibídem).

“82. En consecuencia, la Iglesia, a la que está confiada la transmisión e interpretación de la Revelación, ‘no obtiene su certeza sobre todas las verdades reveladas sólo de las Sagradas Escrituras’. Tanto la Escritura como la Tradición deben ser aceptadas y honradas con los mismos sentimientos de devoción y reverencia.” (Ibídem).

“83. La Tradición aquí cuestionada proviene de los apóstoles y transmite lo que recibieron de la enseñanza y el ejemplo de Jesús y lo que aprendieron del Espíritu Santo. La primera generación de cristianos aún no tenía un Nuevo Testamento escrito, y el Nuevo Testamento mismo demuestra el proceso de vivir la Tradición”.

La tradición en la Iglesia, por tanto, es una realidad viva, la comunicación permanente del don de la salvación en Cristo a través de la Palabra y el Sacramento. Difícilmente es un apego anticuado y pasado de moda al pasado. Más bien, proclama la Palabra viva y eterna de Dios y culmina en nuestra comunión con Jesús en la Santísima Eucaristía y en los Sacramentos de la Iglesia en el aquí y ahora.

Al mismo tiempo, conmemora la vida de los santos mártires, santos, doctores, pastores y santas vírgenes del calendario litúrgico de la Iglesia, buscando la intercesión de los que le han precedido como testigos de la Tradición de la Iglesia en su tiempo. Esta comunión de los santos nos abraza en nuestra propia vida, ya que los santos son verdaderos miembros de nuestra familia en la comunidad de creyentes y cuyas vidas continúan representando el compromiso y el amor por Jesús, el mismo amor y compromiso al que estamos llamados a través de nuestro Bautismo en Cristo.

Siempre y en todas partes, la Iglesia es nuestra casa. No podemos olvidar la fe en la que fuimos bautizados y los rituales que nos acompañaron a lo largo de este camino de fe. Ya sea en un idioma diferente o en una forma diferente, la Santa Misa a lo largo de los siglos ha inspirado y continúa inspirando muchas de nuestras vocaciones y opciones de vida. Estas raíces no se olvidan fácilmente, ni la Iglesia espera que nos despojemos de nuestras experiencias personales de fe que nos llevaron a la comunión con Cristo. Nuestro “ancestry.com” se remonta a la época de Cristo, e incluso antes de Él como está prefigurado en el Antiguo Testamento.

Benedicto XVI adelantó la Teología de la Continuidad, que abraza la Tradición de la Iglesia en todos los tiempos, permitiéndole responder a las necesidades de la sociedad contemporánea, como la obra del Concilio Vaticano II, permaneciendo siempre fiel a la proclamación viva y permanente del Credo de la Iglesia. En este espíritu de continuidad, Benedicto XVI ha apoyado y prometido continuamente su lealtad al Papa Francisco. El que antes ocupaba la Cátedra de Pedro ahora rinde homenaje filial al que ahora es Pedro.

En su libro académico titulado Nostalgia, Anthony Esolen escribió: “Hablar felizmente sobre cómo todo cambio es bueno y el cambio que borra cosas que hemos conocido de la faz de la tierra es extremadamente bueno: nadie en la historia humana ha pensado o hablado tan despiadadamente. Nadie hasta nuestro tiempo” (p. 71). Bien entendida, la nostalgia en un sentido positivo no se entiende como un apego irrazonable a accidentes anteriores de la vida o la negación de las mejoras médicas o tecnológicas realizadas en la sociedad contemporánea. Más bien representa un anhelo por aquellas realidades que pueden caer bajo el paraguas de la Tradición: el deseo de proteger al hijo del vientre materno, la familia nuclear, el origen de la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios, la preservación de la paz, la libertad de religión y el mantenimiento total e íntegro de las Verdades de nuestra fe católica, y sí, nuestra historia personal de fe que alimentó en nosotros el deseo de seguir a Cristo.

En su discurso del 13 de septiembre de 2022, el Papa Francisco pronunció estas palabras a las autoridades de Kazajstán, la sociedad civil y el cuerpo diplomático en Nur-Sultan: “… Cuán importante es, en medio de los rápidos cambios económicos y sociales de hoy, no descuidar los lazos que nos conectan con las vidas de aquellos que nos han precedido. Pienso particularmente en aquellas tradiciones que nos permiten apreciar el pasado y valorar la rica herencia que hemos recibido”.

En ese mismo discurso, el Papa Francisco pasó a citar las palabras de San Juan Pablo II en el “Discurso de Ceremonia de Bienvenida”, 22 de septiembre de 2002: “La memoria de su país, que el Papa Juan Pablo II, como peregrino a Kazajstán, definida como ‘tierra de mártires y de creyentes, tierra de deportados y de héroes, tierra de intelectuales y artistas’, abraza una gloriosa historia de cultura, humanidad y sufrimiento”. Me atrevo a decir que la Tradición cristiana ha acompañado y sigue acompañando al pueblo de Dios en todos los episodios de la condición humana y se vuelve intrínseca a lo que somos, indeleble para siempre.

En este mes de octubre, Mes de Respeto a la Vida, dedicado a Nuestra Señora del Santísimo Rosario, no estamos siendo nostálgicos añorando lo que ya no puede ser, sino anhelando y trabajando por lo que debe ser, una protección profunda y permanente de El don de la vida de Dios y una comunidad de fe trabajando juntos para apoyar este don sobrenatural, como escribí en la columna del mes pasado.

No es nostálgico anhelar el regreso de los pilares sobre los que se construyen las auténticas civilizaciones y naciones, a saber, la honestidad, el respeto, la civilidad en el lenguaje y en la práctica, y el ejercicio de la caridad, cuya falta genera división que desemboca en ira y violencia.

No es nostálgico anhelar hablar la Verdad como lo hizo Jesús, clara y sin ambigüedades, sobre quiénes somos como discípulos de Jesús y qué motiva nuestra aceptación de Su invitación a venir y seguirlo. La claridad en la doctrina no está propiamente articulada por lo que es de creación humana, sino que clarifica lo que nos viene de Jesús y está viva al igual como toda Verdad sobre la fe está enraizada en Cristo: Su pasión, muerte y resurrección; Su don de los Sacramentos; la integridad de su mensaje sobre la persona humana, corona de la creación de Dios a quien el Señor confió el cuidado de toda su creación; Su elevación del matrimonio a Sacramento por el cual el hombre y la mujer se hacen uno en mente, corazón, cuerpo y alma y participan con Cristo en la continuación de la familia humana; Su juicio sobre cómo vivimos el don de la vida; cómo nos convertimos en aquel a quien recibimos en la Santísima Eucaristía sirviendo a todos los necesitados, desde el más pequeño hasta el más grande. Anhelar escuchar estas Verdades no es nostálgico; es justa expectativa del rebaño escuchar estas Verdades proclamadas en su integridad por los pastores a quienes les han sido confiadas.

Al adherirnos a estas Verdades eternas, nos fortalecemos en el peregrinaje de esta vida a esa Jerusalén celestial. Y sí, una forma de melancolía debería instalarse en nuestros corazones donde ha habido una ausencia prolongada del hogar o del país, en este caso nuestra ausencia de la comunidad de fe, la Iglesia. Pero la melancolía nunca puede ser la parada final; más bien, ¡es nuestra decisión convertir nuestra tristeza en alegría cruzando el umbral de la Casa del Señor! No nos quedamos encerrados en el pasado ni en la neutralidad, sino que seguimos adelante, guiados por el Credo que profesamos. Convertimos lo que algunos llaman nostalgia sentimental en alimento para el camino y estrechamos las manos de los grandes santos entretejidos en esta gran Tradición cristiana que nos conducirá a las puertas de la vida eterna.

Concluyo, como lo hizo Anthony Esolen en su libro Nostalgia (páginas 217-218), citando el Libro del Apocalipsis:

“Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado, y el mar ya no existía.

“Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una novia ataviada para su marido;

“Y oí una gran voz desde el trono que decía: He aquí, la morada de Dios está con los hombres. Él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos;

“Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni habrá más llanto, ni llanto, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado”.

“Y el que estaba sentado en el trono dijo: ‘He aquí, yo hago nuevas todas las cosas’. También dijo: ‘Escribe esto, porque estas palabras son fieles y verdaderas’.

“Y él me dijo: ¡Hecho está! Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al sediento le daré de la fuente

del agua de la vida gratuitamente. “El que venciere tendrá esta herencia, y yo seré su Dios y él será mi hijo…. (Apocalipsis 21:1-5).

Unido a vosotros en la adoración al Salvador de la humanidad e imitando la fe y la humildad de Nuestra Madre María, que permitió que el Verbo se hiciera carne, permanezco

Devotamente suyos en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter