El obispo Salvatore R. Matano celebra la liturgia de la Eucaristía durante la transmisión en vivo de la Misa del Domingo de Ramos del 5 de abril de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. (Foto de archivo de EMC) El obispo Salvatore R. Matano celebra la liturgia de la Eucaristía durante la transmisión en vivo de la Misa del Domingo de Ramos del 5 de abril de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. (Foto de archivo de EMC) (Foto de archivo de EMC)

Eucaristía: Corazón de todos los sacramentos, ministerios

Mis queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús:

El 19 de junio de 2022, Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Corpus Christi, nuestra diócesis, en unión con todas las diócesis y arquidiócesis de los Estados Unidos, inaugurará formalmente un Avivamiento Eucarístico de tres años. Como bien saben, he escrito y hablado en muchas ocasiones y de muchas formas sobre este evento tan importante en la vida de nuestra diócesis y sobre la centralidad de la Santísima Eucaristía en nuestra práctica de la fe. ¿Cómo podría ser de otra manera? “La Eucaristía es ‘la fuente y cumbre de la vida cristiana’. ‘Los demás sacramentos, y ciertamente todos los ministerios eclesiásticos y las obras del apostolado, están ligados a la Eucaristía y están orientados hacia ella. Porque en la santísima Eucaristía está contenido todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1324).

El 6 de mayo pasado, tuve el honor como obispo diocesano y canciller de la Escuela de Teología y Ministerio de San Bernardo de presidir y pronunciar el discurso de inicio en la graduación de San Bernardo de 2022. Mi mensaje a los graduados fue en esencia simple y directo: permanezcan cerca de Cristo en el Santísimo Sacramento si desean que sus labores en la viña del Señor den fruto y eleven la vida de aquellos a quienes sirven. Hagan de la Santísima Eucaristía el corazón y el alma de todo lo que hagan.

Al día siguiente, 7 de mayo, fue para mí una alegría y un honor celebrar la Santa Misa para los destinatarios de la Primera Comunión en la Parroquia de San Lorenzo en Greece. Estaba realmente encantado cuando el párroco, el Padre Lee P. Chase, me extendió esta invitación. Fue una gran celebración. Las palabras son bastante inadecuadas para expresar la profunda alegría de ver a nuestros niños pequeños recibir a Nuestro Señor por primera vez en la Sagrada Comunión. ¡Qué regalo tan extraordinario poder ofrecerles!

Por otro lado, que triste es cuando nuestros jóvenes son privados de este gran don cuando los padres no los llevan a la iglesia cada semana para que desde pequeños conozcan y amen a Jesús. Nuestros jóvenes necesitan ver a la comunidad de adultos participar regularmente y con reverencia en la Santa Misa. El esplendor del Día de la Primera Comunión debe mantenerse vivo y repetirse una y otra vez.

En su Exhortación Apostólica Posterior al Sínodo sobre la Eucaristía, Sacramentum Caritatis (27 de febrero de 2007), el Papa Benedicto XVI escribió: “Recomiendo también que, en su formación catequética, y especialmente en su preparación para la Primera Comunión, se enseñe a los niños el significado y la belleza de pasar tiempo con Jesús, y ayudó a cultivar un sentido de admiración ante su presencia en la Eucaristía” (No. 67).

Tomando nota de estas palabras, es esencial que nuestras escuelas católicas y programas de educación religiosa continúen haciendo de la realidad de Cristo presente en la Eucaristía la pieza central de la instrucción religiosa en todos los niveles y apoyada por la celebración de Misas especiales, Adoración Eucarística y otras prácticas devocionales. Al mismo tiempo, se debe invitar a los padres a estas celebraciones especiales que contribuyen a la unidad familiar y manifiestan el apoyo de la iglesia a las familias que enfrentan tantos desafíos. Del mismo modo, espero que nuestros programas de ministerio universitario ayuden a los jóvenes adultos a los que sirven a encontrar en la Eucaristía la presencia misma de Jesús que siempre está ahí para apoyarlos mientras disciernen y encuentran el trabajo y la vocación de su vida en los años venideros.

Para enfatizar que “todos los ministerios eclesiásticos y las obras de apostolado están ligados a la Eucaristía y orientados hacia ella”, se recomienda encarecidamente que, siempre que sea posible, las reuniones parroquiales comiencen con algunos momentos de oración ante Nuestro Señor presente en el Santísimo Sacramento. Aquellos a quienes servimos a través de nuestras muchas agencias caritativas y comités de justicia social son verdaderamente hijos de Dios, y como agentes católicos de misericordia y amor, debemos ayudar a estas hermanas y hermanos a llegar a conocer a Jesús, el Buen Pastor, presente en la Eucaristía. Al extender nuestras manos en el alcance cristiano, también debemos extender las propias manos de Cristo verdaderamente con nosotros en el Santísimo Sacramento. Todo lo que hagamos debe ser hecho en Su nombre y estar motivado por nuestra propia práctica de la fe.

El Avivamiento Eucarístico debe ser tan natural para nosotros como el agua potable: lo hemos estado celebrando desde la Última Cena y ese primer Viernes Santo. Lo que tenemos que hacer, cada uno a su manera, es desempolvarnos, echar un vistazo a nuestras vidas y ver lo que falta, y tenemos que hacerlo con Jesús, de lo contrario el polvo nunca se asentará. Necesitamos contemplar esa Hostia transubstanciada y repetir las palabras de Santo Tomás: “Señor mío y Dios mío”. Si miramos a esa Hostia y creemos con todo nuestro corazón y alma, ¿cómo es posible que podamos destruir el don de Dios de la vida en todas sus etapas, desde el niño en el vientre, las víctimas inocentes de la violencia y la guerra, los pobres abandonados, los vulnerables y los ancianos? ¿Cómo podemos creer verdaderamente que en esa Hostia está Jesús, completo e íntegro, y no querer estar con Él, seguirlo y buscar Su ayuda?

El discipulado y la respuesta al llamado de seguir a Jesús están íntimamente unidos a nuestro culto a Dios y a nuestra digna recepción de la Sagrada Comunión. En esencia, ¿qué significa ser católico si no estamos presentes con el Señor en la Santa Misa? Jesús nos quiere allí con todas nuestras faltas y fracasos, porque Él es el Buen Pastor que fue tras aquella oveja descarriada. El Avivamiento Eucarístico tiene como finalidad fundamental volver a la casa de Nuestro Padre. Piense en nuestras hermanas y hermanos que por enfermedad y dolencia o aquellos en lugares donde los fieles son perseguidos por practicar su fe, todavía tan profundamente apegados a su fe católica, y anhelan poder estar en la Santa Misa. En la Eucaristía, los llevamos a través de nuestras oraciones a la comunión con el Señor.

Durante este Avivamiento Eucarístico, somos bendecidos porque nuestros sacerdotes, diáconos y ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión continúan alcanzando a los enfermos para llevarles a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión; es también una hermosa vivencia del ministerio sacerdotal para nuestros sacerdotes llevar a nuestros hermanos y hermanas enfermos la sanación y el consuelo del Sacramento de la Reconciliación y el Sacramento de la Unción de los Enfermos. ¡Estas hermanas y hermanos nunca serán olvidados!

Y profundamente unido al Avivamiento Eucarístico está el Sacramento de la Reconciliación, la Confesión. En el documento “El Misterio de la Eucaristía en la Vida de la Iglesia”, emitido por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en noviembre de 2021, leemos: “(Jesús) dio a la Iglesia el Sacramento de la Penitencia y la Reconciliación cuando sopló sobre los apóstoles y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados les serán perdonados, ya quienes se los retengáis les serán retenidos (Juan 20, 22-23). Cada vez que pecamos, tenemos esta hermosa oportunidad de ser renovados y fortalecidos por la gracia de Dios. Si hemos pecado gravemente, el Sacramento nos brinda la oportunidad de recuperar el don de la gracia santificante y de ser restaurados a la plena comunión con Dios y la Iglesia. Todo lo que el Sacramento requiere de nosotros como penitentes es que tengamos contrición por nuestros pecados, tomemos la determinación de no volver a pecar, confesemos nuestros pecados, recibamos la absolución sacramental y hagamos la penitencia asignada. Alentamos a todos los católicos a una renovada apreciación de este maravilloso Sacramento en el que recibimos el perdón y la paz del Señor. En palabras del Papa Francisco, decimos a todos los católicos de nuestro país: ‘No tengan miedo de ir al Sacramento de la Confesión, donde encontrarán a Jesús que los perdona’” (No. 50).

Se les pide a nuestras parroquias durante este Avivamiento Eucarístico que revisen la disponibilidad de la Confesión para los fieles. De hecho, es encomiable que algunas parroquias hayan modificado y ampliado las oportunidades para recibir este sacramento de la misericordia, ya sea proporcionando horas para la confesión durante los días de semana o por la noche. La administración de los sacramentos es la primera prioridad de los sacerdotes, como lo ha sido y siempre lo será.

Mis hermanas y hermanos, el Avivamiento Eucarístico no es una opción, es una necesidad absoluta y debe ser la primera prioridad en nuestras parroquias. Los bancos vacíos cierran las iglesias; disminuyen el apoyo a la educación católica, ya sea en escuelas católicas o programas de educación religiosa; limitan las oportunidades para apoyar y ayudar a los pobres en auténticos servicios católicos de extensión que respeten su dignidad como hijos de Dios; debilitan seriamente la fuerza de nuestras iniciativas de justicia social según la mente de Cristo; y la lista continúa. Como católicos, todo lo que hacemos emana de nuestro amor por la Santísima Eucaristía. Lo más importante es que nuestros hijos necesitan conocer a Jesús en un mundo donde muchos no lo conocen o lo han olvidado o, lo que es más devastador, se han alejado de él. ¡Nuestros niños merecen lo mejor y, sin duda, Jesús en la Santísima Eucaristía es lo mejor!

Tomemos en serio estas palabras atribuidas a Santa Teresa de Calcuta: “Una vez que comprendes la Eucaristía, no puedes abandonar la Iglesia. No porque la Iglesia no te lo permita, sino porque tu corazón no te lo permite” (Cf. documento USCCB, op. cit., n. 55).

Con la seguridad de mis oraciones y con admiración por vuestra ya profunda devoción a la Santísima Eucaristía, permanezco, suplicando la intercesión de Nuestra Madre María, Madre de la Eucaristía, por el éxito de este Renacimiento Eucarístico, quedo devotamente suyos en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter